Realiza una búsqueda en las noticias:

Suzuki RM-Z450: Fiera en la pista

La RM-Z450 es una moto que hemos probado en repetidas ocasiones en esta Casa Editorial y cuya trayectoria seguimos muy de cerca debido a las buenas prestaciones y mejores sensaciones que este modelo siempre nos ha dejado sobre la pista. La última actualización de esta máquina amarilla (tope en su gama) no nos ha dejado en absoluto indiferentes y confirma que Suzuki tiene un muy buen producto que brilla aún más con unos (y estratégicos) ajustes.

El primer acercamiento que tuvimos con la RMZ450 fue en la fecha que el Mundial de Motocross se celebró en León, Guanajuato, justo cuando vimos en acción a la escuadra liderada por Stefan Everts –el entonces jefe de equipo del team MXGP Suzuki–. Desde ese momento comprobamos que las novedades que anunciaba Suzuki no se iban a quedar únicamente en ajustes estéticos, sino que la moto se presentaba muy diferente, con un look más fuerte y poniéndose a la altura del resto de los modelos del segmento.

Éste en particular acumula una legión de seguidores que, incluso siendo muy fieles a su moto, pedían un cambio que ajustara el modelo a las nuevas tendencias del mercado (incluso a la tecnología que la propia marca había desarrollado en otros modelos). La versión 2018 gustará a los fans de la marca y a los nuevos aficionados que se acerquen a descubrir cómo la firma japonesa ha reinventado su manera de ver el motocross.

Las novedades más destacadas de la RM-Z 450 2018 las encontramos en el bastidor, que es completamente nuevo. Las barras principales son más estilizadas y estrechas para reducir su peso respecto al modelo anterior en 700 gramos. También es nuevo el basculante, que aligera en 100 gramos su peso sin renunciar a la rigidez y mejorando la tracción.

También se declara una distancia entre ejes más corta y una variación en la posición de la pipa de dirección para una mayor agilidad y mejor centralización de masas. Asimismo, el subchasis presenta ahora un aspecto más redondeado y tiene una entrada en la parte inferior con un diseño distinto para alojar el amortiguador trasero, que también ha cambiado.

Otra línea evidente de renovación tiene que ver con su aspecto más moderno. Con una carrocería de líneas más sencillas y recreando la gama cromática de la marca en el pasado, mezclando el azul con el amarillo (protagonista) donde el rojo se reserva casi para el emblema de la marca sobre el depósito de gasolina (6.3 litros).

MOTOR MEJORADO
El monocilíndrico mantiene la misma base del motor de 4 tiempos con mejoras orientadas a sumar potencia y desempeño; como las que aporta el nuevo cuerpo de inyección, con accionamiento de mariposa simplificado –directo, sin varillas; más simple y que funciona mejor–, y el inyector situado en la parte baja que, junto a la nueva bomba de gasolina con mayor presión, quema mejor el combustible y empuja perfectamente a una moto que declara en la báscula 112 kilos con el depósito lleno.

Los sistemas de escape, el pistón, la culata con conductos de admisión y los árboles de levas también se han modificado para otorgar al motor más contundencia en medios y altos.

Suzuki sigue confiando en un arranque por patada que responde bien en todas las ocasiones y que se complementa con el sistema Suzuki Holeshot Assist Control (S-HAC) que da mejor tracción en el arranque. No se pierdan el sonido al arrancar, muy estridente y una de las señas de identidad de este modelo que goza de 450 cc, transmisión cinco velocidades y un embrague húmedo de discos múltiples que puede llegar a resultar algo duro al principio.

En la parte electrónica también es novedad el ECM, un programa para controlar la tracción que interviene en la lectura de los sensores del acelerador, las revoluciones del motor y el cambio de velocidades para reducir potencia cuando se detecta que la moto está acelerando de más.

El torque de esta Suzuki es poderoso; el cambio en los inyectores facilita que el motor aspire de un modo más lineal y responda de forma más estridente en medios y altos; en medias y a máxima estira mucho más. Mientras que en bajas el rendimiento es más progresivo, quizás algo menor del que esperábamos; si bien el tacto del gas es considerablemente más rápido que en versiones anteriores.

En cuanto a los modos de manejo, el agresivo nos pareció muy destacado (y difícil para un piloto sin mucha experiencia); para nuestra sorpresa, el modo intermedio funcionó perfectamente dibujando una moto alegre y fluida sobre la pista donde se aprovecha considerablemente una distancia entre ejes más reducida.

En esta Prueba Activa, desarrollada en el Nabo Race Park, una pista muy arenosa y funcional, en las primeras vueltas anduvimos con más aplomo, reconociendo el trazado, y sintiéndonos muy cómodos a los pocos minutos, dando con la velocidad necesaria (la tercera nos gustó especialmente por su versatilidad).

MEJOR ERGONOMÍA
La nueva estructura de la moto ha mejorado la ergonomía haciéndola más estrecha y un asiento plano que permite al piloto desplazarse durante las maniobras más técnicas. El manubrio Renthal Fatbar se sitúa en una posición baja y tiene un tamaño muy correcto y no fatiga en exceso, incluso en jornadas largas.

Las suspensiones suponen otro paso adelante en esta remodelación que firma Showa. El amortiguador trasero equipa la tecnología Showa BFRC (Balance Free Rear Cushion), que se ha visto en modelos de competición donde se reubican las válvulas hidráulicas en la cabeza del amortiguador, junto a la cámara de gas, estableciendo así un circuito hidráulico más simple, efectivo y sencillo de modificar.

La parte delantera monta una nueva horquilla invertida dorada de 49 mm de diámetro con resortes de acero que sustituye al sistema SFF Air Tac de aire que portan los modelos anteriores y que no han dado los resultados esperados. En definitiva, la suspensión es ahora mejor (aunque algo más pesada). A la hora de los brincos en el circuito notamos muchísima seguridad, misma sensación que tuvimos en curvas y en maniobras cerradas.

Los frenos presentan algunos cambios para buscar más contundencia con un disco delantero de 27 mm de diámetro con bomba trasera Nissin y doble pistón y un disco trasero con pistón sencillo que aporta mejores sensaciones en conjunto con las llantas (80/100-21, delante y 110/90-19 detrás) y los tradicionales rines de rayos.

FICHA TÉCNICA SUZUKI RM-Z450
MOTOR
Tipo de motor: Monocilíndrico, 4 válvulas por cilindro, 4T, refrigeración líquida, DOHC, doble árbol de levas
Desplazamiento: 449 cc
Diámetro x Carrera: 96 x 62.1 mm
Relación de compresión: 12.5:1
Encendido: Transistorizado CDI
Sistema de combustible: Inyección Keihin 43 mm
Sistema de arranque: Pedal
Sistema de lubricación: Bomba semihúmeda

TRANSMISIÓN
Embrague: Húmedo de discos múltiples
Transmisión: 5 velocidades
Patrón de cambios: 1 abajo, 4 arriba
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Aluminio
Suspensión delantera: Telescópica invertida, hidráulica Showa
Suspensión trasera: Basculante con monoamortiguador Showa
Freno delantero: Disco, doble pistón
Freno trasero: Disco, pistón sencillo
Llanta delantera: 80/100-21
Llanta trasera: 110/90-19
Rines: de Rayos

DIMENSIONES
Largo: 2,175 mm
Ancho: 835 mm
Alto: 1,260 mm
Distancia entre ejes: 1,480 mm
Peso seco: 100.5 kg
Peso neto: 112 kg
Capacidad del tanque de combustible: 6.3 lts

COLORES: Amarillo
PRECIO: $148,490.00 pesos