Realiza una búsqueda en las noticias:

Ahorra combustible en tu moto

El elegir adquirir una motocicleta no necesariamente para muchos el solo comprarla para salir a rodar de vez en cuando, hay quienes la utilizan como su vehículo de transporte diario y esto sucede porque entienden que será un gasto menor el que se realice al comprarla y al mantenerla, en comparación de un automóvil.

Pero se debe de tomar en cuenta que el ahorro en el costo de la moto y del combustible, se tendrá, si se trata de motos pequeñas, ya que si es una moto de gran cilindrada las proporciones entre un auto y la moto, nos son tan desproporcionadas.

En esta ocasión trataremos de recomendarte la manera podrás ahorrar en los costos del combustible, pues andar en moto es fácil ahorrar en gasolina. (Aunque si cuentas con una moto eléctrica, no hay mucho de que preocuparse).

Aunque las motos modernas cada vez son más eficientes, la realidad es que los gastos que las personas le etiquetan a la gasolina son superior.

Con los siguientes trucos y consejos conseguirás gastar la mínima cantidad necesaria de

Para empezar, es importante que sepas cuánta gasolina gastas y así podrás notar la diferencia cuando pongas en práctica estos trucos. Pon a cero el contador de tu moto al llenar el depósito y tu siguiente visita a la gasolinera calcula qué cantidad de combustible has consumido en la distancia que hayas recorrido.

Pongamos que para hacer 150 km has rellenado con 7 litros de gasolina. Haz una regla de tres para saber que en este ejemplo el consumo ha sido de 4,6 litros a los 100 km recorridos.

Si vas en tu motocicleta y pretendes bajar los costos del gasto de gasolina, te recomendamos no des acelerones innecesarios. Pues en muchas ocasiones se dan sin sentido y en esos momentos el consumo de combustible se dispara. Utiliza el puño de gas de manera gradual siempre que puedas. Incluso acelerar a ralentí en parado provoca un consumo extra que no sirve para nada.

Si quieres circular a una velocidad concreta, cuando más larga sea la marcha menos serán las revoluciones del motor para mantenerte a esa velocidad. Y es muy fácil decir que a menores revoluciones menores será el consumo de gasolina.

Dentro de las recomendaciones es fundamental llevar siempre las presiones de los neumáticos bien ajustadas. Unas presiones bajas restan precisión y comprometen nuestra estabilidad. Además, provocan un mayor rozamiento con el asfalto y nos hacen consumir más gasolina para mantener la velocidad deseada.

Igual sucede con la mala aerodinámica de la moto, una gran pantalla hará de freno al igual que lo hace circular con maletas laterales. Ten en cuenta que estos elementos conllevarán un mayor consumo de combustible.

47045885 – close up of a high power motorcycle, classic vintage style.

Al arrancar, y aún más en frío, no des gas y acciona el embrague, así conseguirás que el motor gire algo más libre y exija un menor consumo de combustible.

Hay que desacelerar bajando de marcha, no sólo te servirá para ahorrar frenos sino que al desacelerar o al bajar una cuesta, si embragas o metes punto muerto, para mantener el ralentí el motor sigue consumiendo, mientras que al retener y no dar gas la inyección corta por completo el suministro de gasolina y te ahorras ese consumo.

Si vas a circular por la ciudad las paradas y los cruces son constantes y no sirve de nada acelerar demasiado para llegar antes al siguiente semáforo si, al fin y al cabo, te vas a tener que parar igualmente. Los acelerones para ser el primero sólo te harán gastar más y esperar más en la próxima detención.

Una manera de ahorrar es repostar cuando la temperatura sea más baja, es decir, por las mañanas. Teniendo en cuenta que las gasolineras tienen los tanques bajo tierra, el frío nocturno provoca que la temperatura de la tierra baje y cuanto más fría esté, más densidad tendrá el combustible. Así se puede inyectar más gasolina en un mismo volumen… y el motor rendirá algo mejor. Por otro lado, lo más recomendable es no apurar al máximo el depósito por su ubicación en la moto, que le hace estar expuesto a dos fuentes de calor: el propio motor y el sol. Debido a esto, cuanto más bajo sea el nivel de combustible, mayor será la evaporación y en este proceso se pierde gasolina que ya ha sido pagada y no cumple su cometido.