Realiza una búsqueda en las noticias:

Arriba las manos

Cuando se trata de cuestiones de seguridad y emergencias, cada segundo cuenta. Y puede marcar la diferencia entre un rescate o una catástrofe. Así lo pensaron los ingenieros de Can-Am cuando eligieron uno de sus modelos más existosos, el UTV Commander 1000, para convertirlo en el aliado de los cuerpos de seguridad y crear el Commander Police. Para ello, trabajaron sobre la base de Firestrike-TR, la primera evolución del Commander que estaba dedicado a apoyar labores de extinción de incendios la cual fue tomando fuerza para crear un vehiculo para fuerzas de seguridad.

La segunda evolución del Commander conserva el alma de este modelo fabricado pensando para facilitar el trabajo de los cuerpos de rescate y tiene capacidad para transportar a dos personas y de un simple vistazo se puede comprobar que se trata de un vehículo completamente reforzado para un uso especial heavy duty, más allá del recreativo que se asocia a los UTV. No hay más que ver la caja de carga de 2 niveles que equipa en placas de metal reforzado.

Así, de un simple vistazo podemos observar que el Commander Police es un vehículo con líneas muy agresivas y de color  negro mate o satin que resulta casi intimidante. Sus formas son más incisivas y esconden un UTV que destila robustez por los cuatro costados gracias a la lámina de 3 milímetros de espesor que cubre toda la estructura. No se trata de un blindaje, pero sí de un refuerzo más que considerable apto para ese manejo heavy duty para el que está pensado este poderoso Can-Am.

El motor que impulsa el Commander Police es el mismo que el que porta el Commander 1000 XT, que es el modelo de referencia sobre el que se ha ideado el Police. Ambos equipan un motor Rotax 1000 cc, V-Twin refrigerado por líquido, SOHC de 8-válvulas. Su sistema de alimentación es de inyección electrónica y el sistema de arranque, eléctrico.

Todo conforma un equipo compacto y potente capaz de impulsar a este Commander que es considerablemente más pesado (por sus accesorios y su revesmitiento) que otros modelos de la gama. Con un centro de gravedad más bajo, que impide que el vehículo se pueda voltear con facilidad y que influye en que el arranque se haga más lento y, por tanto, su manejo es considerablemente aplomado.

La transmisión es automática por variador (con alta, baja, park, neutral y marcha atrás), y permite seleccionar tracción a cuatro ruedas o a dos, con diferencial delantero Visco-Lok.

El chasis de acero queda reforzado convirtiendo al habitáculo del piloto en una especie de caja de seguridad que soporta con facilidad los baches del camino debido a un buen conjunto de suspensiones: la delantera de amortiguadores de doble trapecio Motion control Shocks de 254 milímetros de recorrido; y la suspensión trasera se compone de amortiguadores TTI Motion control Shocks, también con idéntico recorrido.

Los frenos delanteros los conforman dos discos ventilados, de sistema hidráulico de 214 mm, mientras que los traseros son de un solo disco ventilado, hidráulico de 214 mm. El freno motor es estándar. Las llantas son RP SOF Series Flat Run, aptas para desenvolverse con soltura por cualquier terreno; los rines, de aluminio en color negro.

Todo ello compone un UTV especialmente diseñado para una serie de trabajos relacionados con la seguridad (pública o privada) y por ello su interior y los asientos fueron mejorados por los de la marca “””””” para un uso mas prolongado arriba del vehiculo, ademas de contar con una linterna extraible para vigilancia de mara Warn ademas de contar con un Wuinch de 3000 lbs de serie y sin tantos elementos de adorno en pro de la funcionalidad. Un ‘compañero’ que no fallará al más exigente de los operadores.

Notas relacionadas:

Be the first to comment

Leave a comment

Your email address will not be published.


*