Realiza una búsqueda en las noticias:

Bestia Amarilla

Toda la tecnología racing de Suzuki en una moto con una avanzada inyección electrónica en una máquina de motocross de 4 tiempos y 250 cc. Así resume la marca japonesa el modelo 2015 de la RM-Z250 cuya reputación seguirá subiendo enteros con esta versión mejorada de una moto pensada y testada en las competencias con los pilotos del equipo Suzuki, cuya información se usa para incorporar mejoras y un mayor rendimiento en pista.

En esta Prueba Activa, Revista Moto ha exprimido al máximo la motocicleta amarilla -que luce más agresiva y moderna que nunca- donde más nos gusta: al aire libre, para exprimir las enormes posibilidades de este modelo de gama media a la hora de enfrentarse a las exigencias que impone un trazado técnico y una montura experimentada.

En general, se puede afirmar que Suzuki ha mejorado casi todo lo que se podía mejorar empleando la tecnología derivada de las carreras, que se hace mucho más presente en cada detalle. Empezando por un motor de 4 tiempos y 250 cc que puede presumir de incorporar una avanzada inyección electrónica y de haber conseguido aumentar significativamente la potencia, especialmente desde bajas y medias revoluciones. En este sentido, la RM-Z250 ofrece la posibilidad de elegir entre tres posibles mapas de inyección mediante un sencillo conector que modifica las diferentes curvas de potencia disponibles.

Y es que la primera de las mejoras derivadas del motor la encontramos nada más arrancar la moto, pues esta maniobra se hace mucho más rápida y sencilla gracias al rediseño que ofrece la palanca de pedal de arranque que presenta una forma diferente y, lo que es más importante, 30 milímetros más largo que se agradecen mucho. Además, los pilotos pueden elegir entre dos acopladores EFI adicionales que se pueden conectar sin necesidad de herramientas; uno incrementa y otro reduce el suministro de combustible. Con reserva incluida el tanque puede transportar 6.5 litros.

En esta línea el sistema de descompresión también es nuevo y hace que el motor gane en precisión y se haya eliminado el sistema de arranque en caliente gracias a un ángulo de funcionamiento más pequeño que en el modelo 2014 y un muelle de retorno que (también) funciona mucho mejor. Igualmente significativos son los cambios en el sistema de refrigeración, que consiguen mejorar el desempeño de estos sistemas rediseñando la conexión de la manguera del radiador en forma de Y en lugar de ser a modo de T, como en 2014. Esta pieza en Y iguala el flujo de líquido entre ambos lados del radiador. Además, la Suzuki RM-Z250 presenta una nueva cubierta de la bomba de agua y una reubicación de la conexión de la manguera de agua para un flujo más suave.

A medida que el ritmo de nuestra prueba aumentaba pudimos notar las mejoras anunciadas por Suzuki en los cambios de marcha. Así, la transmisión (de cinco velocidades) funciona mejor y el cambio de marchas es, pues, más suave que en su antecesora. La marca asegura haber revisado el proceso mecánico de cada engranaje, ajustando e incrementando la presión en la transición de marchas para hacer de esta operación algo más progresivo y, como hemos citado, suave. Y para ajustarse a las normativas sobre ruidos, el escape de esta Suzuki posee un escape certificado por la AMA.

Más maniobrabilidad

La parte ciclo también presenta muchas mejoras orientadas a aumentar la estabilidad y la maniobrabilidad de esta motocicleta que en versiones anteriores ya destacaba por ligera y que en 2015 no superará los 93 kilos en seco. Además de más ligero su chasis de aluminio es más rígido. Maniobrando (especialmente a la hora de tomar curvas) se siente liviana gracias a la reducción de peso (4% declarado por Suzuki) del chasis que se ha conseguido rediseñando las partes internas del marco para ganar, además, en rigidez. El manubrio sigue siendo RENTHAL (de aluminio) y absorbe con eficacia las vibraciones del camino dando sensación de confianza y control a quien la maneja.

Otro de los aspectos que se han mejorado tiene que ver con las suspensiones, que pasan de ser SFF a SFF Air en el modelo 2015. Este nuevo sistema, que no es sino la evolución del anterior, elimina el muelle helicoidal, disminuye el peso muerto y aumenta el diámetro del tubo interior. Así, en la parte delantera SHOWA firma una suspensión telescópica invertida., hidráulica con resorte interior, mientras que en la parte trasera (también SHOWA) monta un sistema de basculante con mono-amortiguador hidráulico.

Notas relacionadas:

Be the first to comment

Leave a comment

Your email address will not be published.


*