Realiza una búsqueda en las noticias:

BMW G310GS: ¿Una ‘baby’ GS? Por qué no…

Los números no engañan. Y si hacemos caso a la información oficial de BMW Motorrad observaremos que la familia GS representa por méritos propios el honor de ser la saga más vendida en la larga historia de la firma alemana. Pero si faltaba alguien por tener una GS, BMW ahora se lo pone más fácil que nunca con la G 310 GS, modelo considerado como la puerta de entrada a esta familia de la que todos quieren ser parte.

Con una moto mucho más accesible que la que hasta ahora se consideraba el modelo de iniciación de las GS (la 700), BMW también pone los ojos en mercados emergentes (Asia y Latinoamérica), donde cada vez más usuarios están dispuestos a dar el salto a una de las grandes marcas. Por eso BMW ha incursionado con fuerza en el mercado de las pequeñas y medianas cilindradas, que son las que realmente marcan las cifras de ventas en estos países.

Así, cuando no había pasado ni un año desde la presentación de la pequeña naked, Revista Moto asistía en la última edición del EICMA de Milán a la presentación de esta ‘hermana’ aventurera que hemos probado en México gracias a la colaboración de la agencia oficial BMW Motorrad Autokam Germania, situada en Jalisco.

Desde su develación en Milán, la BMW G 310 GS ha acaparado numerosas miradas y algunas voces críticas que ya denotaban la presencia de este modelo al lado de las potentes motocicletas que conforman la familia GS. Estas voces se equivocaban en sus diagnósticos previos porque la G 310 GS forma parte de esta gran saga por méritos propios.

Sí, es cierto que la moto se presenta como la ‘hermana’ menor o la ‘pequeña’ GS, pero eso no demerita sus enormes capacidades, ni tampoco que muchas personas de todo el mundo vean en este modelo la moto perfecta para dar el paso a la aventura sin arriesgar todo su presupuesto. Y es que por sus características es una moto ideal para dar los primeros pasos en el segmento de Aventura sin necesidad de haber acumulado una larga experiencia previa.

Desde un punto de vista práctico, y pensando en los consumidores, que BMW Motorrad añada un producto más a su catálogo es una excelente noticia porque ello no supone que los productos tope de gama hayan desaparecido, ni tampoco que la marca devalúe un prestigio adquirido a lo largo de su historia. El siguiente paso para mantener estos estándares de calidad y abaratar el precio de sus motocicletas lo dio BMW Motorrad trazando una alianza estratégica con la compañía hindú TVS que, hasta la fecha, ha demostrado cumplir con sus compromisos en la fabricación de propulsores par la nueva hornada de productos de baja y media cilindrada que llevan el sello de la firma alemana.

ESTIRPE GS
La impresión que da esta G 310 GS es de una moto grande, que tiene casi la misma talla de la GS 800 y que recuerda en cada una de sus líneas el ADN de sus hermanas mayores (no hay más que ver su carrocería o su tradicional pico de pato) y un nivel de acabados que convence al más purista.

Y con esos buenos argumentos comenzamos esta Prueba Activa, partiendo del hecho de que esta GS está basada en la G 310 R, con la que comparte el mismo cuadro, motor, basculante, y un subcuadro muy similar. Dicho de otro modo, podría decirse que las motos son iguales en un 90%, sin embargo, ese 10% marca las diferencias y acentúa el carácter de esta Trail capaz de llevar más equipo sobre la moto para moverse por ciudad y por carretera sin problemas y que no se achica cuando se enfrenta a terracería en buen estado.

Ese 10% que diferencia a estos dos nuevos modelos de BMW incluye componentes estéticos como las tapas, el asiento o el manubrio, parrilla grande, parabrisas, elementos que marcan la ergonomía de una motocicleta que ofrece una postura cómoda y relajada para espalda y articulaciones, con un asiento ancho y una cúpula de mediano tamaño que evoca a su condición aventurera.

El motor monocilíndrico de 310 cc es el mismo que usa el modelo naked, pero su desempeño en la Trail es mucho más convincente. El propulsor se caracteriza por tener el cilindro girado a 180 grados (admisión por delante, escape en la parte posterior) e inclinado hacia atrás para mejorar la refrigeración, el flujo de aire y centralizar las masas para ofrecer más dinamismo y, por tanto, más agilidad.

El centro de gravedad de la G 310 GS es más bajo debido a la original disposición del cilindro y se concentra en la rueda delantera, lo que la hace muy divertida a la hora de trazar curvas con precisión. No se puede decir que sea la moto más veloz a la hora de entrar y salir de las curvas, pero con ciertos ajustes en la suspensión, se logra incrementar la velocidad y aprovechar el centro de gravedad bajo. Con una culata de cuatro válvulas que incluye tecnología heredada de la BMW S 1000 RR y un cambio de seis velocidades, la BMW G 310 GS entrega 34 CV a 9,500 rpm, un par máximo de 28 Nm a 7,500 rpm y un desempeño que no influye en sus buenas cifras de consumo: con 11 litros de combustible que le caben a su depósito la autonomía es de unos 300 kilómetros. La nota característica es un arranque suave y cuando se suben las vueltas y se alcanzan las 6,000 – 7,000 rpm la moto alcanza su punto más dulce manteniendo el torque y dando más alegría al motor, que da un ruido seco en todo momento. De 0 a 100 kilómetros por hora la moto marca un crono de 5.4 segundos.

FIABLE Y VERSÁTIL

Otro de los apartados de la moto que ha despertado más preguntas tiene que ver con sus suspensiones KYB, en donde el trabajo que hace la horquilla invertida de 41 mm de diámetro (con 180 mm de recorrido) nos convenció por su fiabilidad y su nobleza. En la parte trasera trabaja un monoamortiguador con precarga ajustable (también con 180 mm de carrera).

Y aunque las suspensiones presentan un buen recorrido y se muestran firmes, percibimos que el reglaje que trae de agencia resulta algo duro en terracería y se comporta mucho mejor en ciudad. Los neumáticos son Metzeler, de 19 pulgadas delante y 17 detrás, son garantía de que la moto se agarra bien al piso. Como era de esperar, en asfalto su rendimiento es mejor que en terracería, pero si las condiciones del terreno no son severas el funcionamiento también es bueno.

Buen comportamiento también presentan las suspensiones y, los frenos que equipa esta BMW no se quedan tan atrás. Con sistema ABS desconectable, que firma Continental (de serie), la moto gana en seguridad. La configuración permite desconectar por completo el ABS.

Los componentes vienen de la mano de Brembo (a través de Bybre) y se conforman por un monodisco delantero de 300 mm de diámetro con una pinza fija de 4 pistones, y un freno trasero de 240 mm de diámetro sobre el que actúa una pinza flotante de pistón único. Las sensaciones que nos dejan los frenos son de progresividad en la actuación, aunque desde nuestro punto de vista, algo más de contundencia en el freno delantero sería bienvenida en futuras actualizaciones.

En lo referente a la ergonomía todo gira en torno a la tradicional postura relajada que ofrece la saga GS.

Es importante resaltar que un motociclista de talla baja encuentra un buen ajuste en la moto, ya que de agencia el asiento se sitúa a 835 mm del piso; además BMW Motorrad ofrece dos asientos que se venden aparte: uno bajo de 820 mm y el confort, de 850 mm. A sus mandos resulta fácil encontrar una posición cómoda, porque el manubrio es ancho y algo elevado, y las piernas se encuentran algo abiertas gracias a que es más ancha en la zona de bajada, la posición en parado resulta algo cansada, al no tener buen contacto las rodillas y el depósito de combustible.

De su equipamiento no se puede decir que sea de lujo, aunque parece mejor resuelto que el que porta su hermana de calle. En una moto de estas características no se echan de menos los controles de tracción o los mapeos de motor, aunque sí sería muy interesante que equipara un caballete central. El cuadro de mandos es amplio con una pantalla LCD que ofrece toda la información al motorista y sí destacan los acabados de mandos, pedales y mandos (de muy buen tacto). También es importante recordar que BMW ofrece en su catálogo numerosas posibilidades de personalización y accesorios.

Esta moto se comercializa en México a un precio que parte de los $115,000.00 pesos. Desde Revista Moto animamos a nuestros lectores a que la conozcan en cualquier agencia oficial BMW Motorrad de la república.

FICHA TÉCNICA BMW G310GS
MOTOR
Motor: Monocilíndrico, 4 tiempos, refrigerado por agua, cuatro válvulas, dos árboles de levas, lubricación por cárter húmedo
Cilindrada: 313 cc
Potencia: 34 CV a 9,500 rpm
Diámetro x carrera: 80 mm x 62.1 mm
Par motor: 28 Nm a 7,500 rpm
Relación de compresión: 10.6:1
Control de la mezcla y gestión del motor: Inyección de combustible electrónica, BMS-E

TRANSMISIÓN
Embrague: Multidisco en baño de aceite, de accionamiento mecánico
Transmisión: 6 velocidades sincronizadas, integradas en el motor
Transmisión final: Cadena con juntas tóricas

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENO
Chasis: Tubo de acero con sección trasera atornillada
Suspensión delantera: Horquilla invertida con 41 mm de diámetro y 180 mm de recorrido
Suspensión trasera: Basculante de aluminio fundido, monoamortiguador con precarga ajustable y 180 mm de recorrido
Freno delantero: Monodisco de 300 mm de diámetro, pinza fija de 4 pistones, atornillado radialmente
Freno trasero: Monodisco de 240 mm de diámetro, pinza flotante de pistón único
ABS: BMW Motorrad ABS
Neumático delantero: 110/80 R 19
Neumático trasero: 150/70 R 17
Rin delantero: 2.50 x 19”
Rin trasero: 4.0 x 17”
Rines: Aluminio fundido

DIMENSIONES Y PESO
Distancia entre ejes: 1,420 mm
Avance: 98 mm
Ángulo del manillar: 63.3°
Longitud: 2,075 mm
Anchura: 880 mm
Altura: 1,230 mm
Altura del asiento: 835 mm (asiento bajo: 820 mm; asiento confort: 850 mm)
Peso en vacío: 169.5 kg
Peso total: 345 kg
Carga admisible: 175.5 kg
Capacidad del depósito de combustible: 11 lt
Reserva: 1 litro aprox.

COLORES: Racing red, Cosmic black, Pearl white metallic
PRECIO: Desde $115,000 pesos