Realiza una búsqueda en las noticias:

Bultaco|De vuelta al ruedo

bultaco-unveils-rapitan-its-debut-electric-motorcycle_2

El 17 de mayo de 1958 nacía un proyecto que no tardaría

en convertirse en una leyenda en el mundo de

las motocicletas. Paco Bultó cumplía ese día 46 años

y, al dejar atrás su etapa en Montesa, creó una nueva

compañía: Bultaco. Menos de un año después Barcelona

sería testigo de su primera creación, la Tralla 101, con la

cual la marca empezó a escribir una historia obteniendo muchos

éxitos deportivos y una expansión internacional sin precedentes

en la industria motociclista española.

Desde sus inicios, la filosofía de esta empresa era ofrecer

productos de mucha calidad a un precio asequible para un

emergente mercado que siempre encontraba una Bultaco en los

niveles más altos, con mucha calidad en sus acabados, elegancia

y muchas prestaciones. Porque tener una moto con el sello del

pulgar rampante no era cualquier cosa.

La llegada al mercado de la cada vez más potente industria japonesa

terminó con el cierre de Bultaco en 1983. Pero el mito no hizo más

que avivarse: sus motos pasaron de ser comunes a convertirse en piezas

de colección que se revalorizaban cada día más. El último modelo

de Bultaco fue la Streaker, una moto que incorporaba ya, en aquella

época, frenos de disco, tanto adelante como detrás, algo inusual hasta

la fecha, ya que siempre habían utilizado frenos de tambor.

Mirando al futuro desde el presente

32 años después del cese de su producción Bultaco vuelve al

ruedo desde Madrid y apoyándose en el talento de la Universidad

Carlos III y en una pequeña compañía de tecnología,

LGN. Sin embargo, el apellido Bultó sigue siendo una parte

fundamental del proyecto, ya que cuenta con el visto bueno de

la familia, e incluso la presencia de algunos de sus miembros en

el equipo fundador, a pesar de que la iniciativa del renacer de

la marca nada tuvo que ver con ellos, sino de un ingeniero de

la Universidad Carlos III de Madrid quien, en el estudio de un

proyecto de moto eléctrica, concluía lo conveniente y factible de

recuperar la marca.

Así, la recuperación de la licencia cedida a Piaggio, comenzó con

una nueva singlatura que recuerda a los inicios de la marca, ya que

Bultaco ha hecho una apuesta firme por una tecnología que no está

del todo asentada en el marco actual: el motor eléctrico.

Motos eléctricas con tecnología pionera

Paco Bultó, hijo del pionero y directivo de la nueva empresa, recuerda

cómo su padre se fijó para sus creaciones en un propulsor

reservado hasta entonces a la extracción de agua de los pozos.

Hasta que acabaron con él las nuevas normas, “el motor de dos

tiempos barría en las competiciones y demostró ser el más prestacional”.

Y con el eléctrico la situación es exactamente la misma.

Su potencial es enorme.

Por ello, la primera motocicleta de la nueva Bultaco se llamará

Rapitán, nombre que Paco Bultó quería para su primera moto.

Los primeros prototipos muestran una moto con un aire atractivo

y una versión Sport verdaderamente radical que prometen

recuperar los principios de pasión y competición de la Bultaco

original con el aire moderno que inspiran sus nuevos directivos.

La idea de envidar con propulsiones eléctricas no es nueva pero

sí arriesgada. Conscientes de que esta tecnología aún no cuenta

con una importante red de puntos de recarga y que la duración de

las propias baterías es escasa, en Bultaco consideran su nueva moto

una supermotard eléctrica de altas prestaciones, aunque con una

velocidad autolimitada a 150 kilómetros por hora y una autonomía

de 200 kilómetros. En la modalidad rápida, la batería puede

cargarse en sólo una hora en cualquier red eléctrica (incluida la doméstica)

y una carga normal dura cuatro horas y media. El precio,

aunque no es todavía oficial, se situará entre 12 y 16 mil euros.

La base de esa considerable autonomía reside en el Sistema

de Tracción Eléctrico de Bultaco BEDTS, que permite sacar el

máximo rendimiento energético de la frenada regenerativa. La

capacidad de regeneración de energía será de hasta el 25% gracias

a un chasis alternativo y a un motor que trabaja como generador.

Bultaco Brinco: la moto bike

Antes de la llegada al mercado de la Rapitán Bultaco ha lanzado

la Brinco, un ciclomotor eléctrico con pedales al que llama motobike,

que ‘crea’ una nueva categoría con una moto para todas las

edades, ultraligera, conectada y divertida. Esta Bultaco, recupera

el nombre del antiguo modelo Brinco para demostrar su respeto

por el legado a la hora de construir el futuro.

De propulsión eléctrica y con un peso de apenas 33 kilos,

ofrece una autonomía de hasta 100 kilómetros y alcanza los

60 kilómetros por hora de velocidad máxima gracias al motor

de 3 kW que incorpora en la rueda trasera. La Bultaco Brinco

se define como una opción de movilidad ideal para la ciudad,

sin perjuicio del perfil o la edad de quien la monte. La marca

española comercializa a través de la web bultacobrinco.com la

‘Brinco Bultaco is Back Limited Edition’, con la que celebra su

regreso al mercado. Lo hace en una serie limitada a 175 unidades

que se pueden reservar bajo pedido y que se entregarán a partir

del 1 de abril por un precio que parte desde los 4,800 euros. De

momento, sólo quedan menos de ochenta ejemplares.


de vuelta al ruedo

Notas relacionadas:

Be the first to comment

Leave a comment

Your email address will not be published.


*