Realiza una búsqueda en las noticias:

Checa la prueba activa que hicimos en la Moto Guzzi Audace

La Moto Guzzi Audace es una moto de las de antes pero con la tecnología de ahora. Desbordante de potencia y personalidad llega a México para el deleite de los aficionados de la marca italiana

Una muscle-bike que derrocha personalidad con sus 96 CV y sus casi 300 kilos de peso. Imponente, musculosa, tiene una estética potente caracterizada por su frente ligero y estilizado, por su grupo óptico redondo y su salpicadera delantera de carbono montada sobre una horquilla sin casquillos de protección.

¿Cómo es su motor?

Un bicilíndrico transversal a la moto. Propulsuores V2 a 90 grados con los cilindros despegándose por los laterales que sibmolizan la tradición de la marca italiana.

¿Cuenta con opciones para personalizarla?

Moto Guzzi ha dispuesto en sus agencias oficiales un amplio número de accesorios originales con los que se pueden personalizar esta moto. Para potenciar la imagen musculosa se puede optar por los logos corsa anodizados, retrovisores con la base más corta, palancas de freno y embrague de aluminio ligero con control numérico. Para aquellos que quieran hacerla más deportiva, existe un kit de carbono cubre-tanque, cubre-tapa de depósitos y cubre-inyectores.

Esta moto representa el más auténtico espíritu Moto Guzzi”. Estas fueron las palabras que Miguel Galluzzi, responsable del Centro de Diseño del Grupo Piaggio en Pasadena, California, escogió para presentar la Audace, la última creación de moto Guzzi que ahora aterriza en México y que este mes analizamos a detalle en esta Prueba Activa.

Basta una mirada para notar que esta es una máquina que desprende personalidad en cada segmento con una imagen inspirada en los primeros modelos nacidos en la compañía italiana a los que se une la última tecnología. Así se escribe el futuro de esta marca legendaria.

Tras pasar a formar parte del Grupo Piaggio, los modelos que han salido de sus fábricas han ido incorporando cada vez más las nuevas tecnologías. Hace unos años habría quien pensaría que esto iba a romper la esencia de este tipo de motocicletas, pero nada más lejos de la realidad: la estética se ha mantenido y la electrónica se ha incorporado sin estridencias. Como tampoco las presenta el panel de control sobrio pero con toda la información necesaria y la adecuada comunicación con la computadora de a bordo.

Así, los nuevos modelos cuentan con inyección electrónica de última generación, aceleradores electrónicos, frenos ABS o control de tracción, por citar sólo algunos. Todo ello se incluye en sus modelos sin perder ni una pizca de la tradición de la marca del águila, caracterizada por construir motos que no pasan desapercibidas y que rebosan personalidad.

Una de las características más conocidas de la firma italiana es la configuración de su motor bicilíndrico transversal. Propulsores V2 a 90 grados con los cilindros despegándose por los laterales. Otro punto característico es la transmisión por eje cardán, que también permanece inalterable en este modelo.

Además de la estética, el motor V-Twin a 90 grados de 1,400 cc, el más grande que hasta la fecha ha construido Moto Guzzi, entrega 96 CV con un par máximo de 121 Nm a 3,000 rpm, provocando un mundo de sensaciones desde que arranca y, por supuesto, al acelerar y ver cómo sus casi 300 kilos de peso parecen hacerse ligeros. Tengan en cuenta que la moto acelera de 0 a 60 kilómetros por hora en 4.2 segundos.

El torque es muy alto (121 Nm a 3,000 rpm) y se siente desde la primera hasta la sexta velocidad (puedes acelerar y la moto sigue empujando en una respuesta casi inmediata) y sobre la caja comanda un embrague hidráulico muy suave de operar.

Pese a que el motor trata de seguir la línea con la que los aficionados de la marca se sienten más satisfechos, la evolución de este corazón es innegable. Sigue teniendo cuatro válvulas, pero sus prestaciones han mejorado ostensiblemente ganando, además, en seguridad con la ayuda de elementos tecnológicos, los más destacados: el sistema de control de tracción y los modos de manejo.

Estos últimos responsables de modificar el comportamiento del acelerador, la curva de avance del motor y la suspensión trasera. Se seleccionan con el botón de encendido, de manera simple, y permite que el piloto puede elegir entre tres modos predeterminados: Veloce, la opción más radical con una respuesta contundente si se abre gas con generosidad y derrochando torque. El modo Turismo es el que nos pareció más adecuado para la ciudad, pues modifica la curva de entrega, pero no la potencia. La moto tiene una respuesta muy interesante desde bajas, pero sin estridencias. La tercera opción es el modo Pioggia (lluvia en italiano) que limita sensiblemente la entrega y se antoja la mejor opción para terrenos con poco agarre o resbalosos.

El control de tracción MGCT es otro de los aportes interesantes que hacen a la Audace una moto muy completa y más eficaz cuando las condiciones de agarre no son las idóneas. Tiene tres posiciones y también es desconectable. Como era de esperar, esta Moto Guzzi cuenta con control de velocidad de crucero. Desde el arranque notamos la potencia del motor, incluso una serie de vibraciones en absoluto molestas y que desparecen rodando. Esto es gracias a que el motor en lugar de estar descansado o soportado en la parte baja por el chasis de doble cuna, está sujeto en la parte alta del motor, permitiéndo una separación en la parte mecánica y el asiento del conductor, haciendo placentero el manejo.

Para terminar de repasar el motor es necesario hacer mención al sistema Ride-by-Wire, un elemento electrónico que controla el mando del gas a través de conexiones electrónicas. Esto beneficia la seguridad y, además, hace más eficiente el consumo de combustible, pues al trabajar de manera conjunta con el sistema de inyección electrónica, el propulsor recibe la cantidad idónea de gasolina.

En su parte ciclo la moto sale bien parada en todas las pruebas. Si bien es cierto que se trata de una moto de unas dimensiones importantes que no se hace alta para conductores de talla media (incluso de media-baja), pues la distancia al piso es reducida.

La prueba en carretera parecía más un disfrute para los sentidos que un verdadera Prueba Activa, así que decidimos someterla al tráfico más pesado de la ciudad para comprobar que también sale con alta nota gracias a su manubrio ancho, a la respuesta del motor en bajas y a una capacidad de giro suficiente para moverse con ímpetu, si bien resulta complicado hacer maniobras típicas de quienes usan la motocicleta para sus desplazamientos cotidiano. ¿Les parece esta una moto para ir al trabajo? A nosotros tampoco.

En la ergonomía nos presenta un manubrio plano que permite una posición algo tumbada. Los pies están recogidos y no se sitúan muy al frente, conformando una de las mejores posiciones de las Cruiser que hemos probado últimamente y una excelente opción para recorrer largas distancias sin fatiga.

El asiento es cómodo y ligeramente deportivo, con poco especio para el acompañante, pero bien mullido y con unas costuras en un llamativo color rojo. De sus líneas más oscuras podemos resaltar los guardabarros de carbono y la ausencia de cromado en direccionales y escape. También es muy genuino su faro clásico y una amortiguación trasera con doble amortiguador con envase remoto y su escape recortado con detalles en color aluminio le dan un toque más rebelde.

En curvas su comportamiento es aplomado; con una entrada lenta pero bastante precisa, un paso seguro y una salida puntual (ojo al torque) gracias a sus grandes llantas que le dan puntualidad pese a los pesos y las propias inercias. En carretera garantiza diversión auténtica; no se nota dura de suspensiones, pero tampoco se hunde al frenar (sin duda los reglajes de agencia son acertados). El ABS, poco intrusivo y altamente eficaz, y el control de tracción refuerzan la confianza del piloto, que notará siempre que la moto se agarra al piso, incluso a velocidades elevadas, donde también comprobamos que los cambios de dirección se hacen de manera ágil si se cuenta con la suficiente experiencia y dominio sobre esta moto.

Delante trabajan dos discos flotantes de 320 mm de diámetro y pinzas Brembo radiales de cuatro pistones, mientras que detrás actúa un disco de 282 mm con pinza Brembo de dos pistones, incluso cuando se activa el ABS, éste pasa casi desapercibido y apenas vibra.

Conexión con el celular

Esta Moto Guzzi equipa un sistema llamado MG-MP con el cual un teléfono inteligente puede recoger todos los parámetros de la Audace. Ofrece datos como velocímetro, tacómetro, potencia instantánea, par motor instantáneo, consumo instantáneo y medio, velocidad media y voltaje de la batería y la aceleración longitudinal. El Eco Ride ayuda a limitar el consumo y a mantener una conducción ecológica, proporcionando un resumen de los resultados obtenidos durante el viaje.

También se pueden registrar los datos de viaje y revisarlos en el ordenador o directamente en la aplicación, mediante el análisis de la distancia recorrida con los parámetros de funcionamiento del vehículo. La luz indicadora de la reserva de combustible junto a esta aplicación, permite al MG-MP ofrecer también la información de la ubicación de las estaciones de servicio más cercanas. El sistema también permite encontrar fácilmente el vehículo cuando esté estacionado en un lugar desconocido, indicando automáticamente el lugar.

El MG-MP incluye la función “Grip Warning” que avisa sobre el funcionamiento del sistema de control de tracción y proporciona información en tiempo real acerca del comportamiento de conducción en relación con las condiciones del asfalto. Una luz advierte de la falta de adherencia disponible. Gracias al uso de giroscopios y de la información del vehículo, también el teléfono inteligente se convierte en una herramienta sofisticada para medir el ángulo de inclinación en curva a través de algoritmos especialmente desarrollados para la nueva Moto Guzzi.

Opciones de personalización

Moto Guzzi ha dispuesto en sus agencias oficiales un amplio número de accesorios originales con las que personalizar este moto. Para potenciar la imagen musculosa se puede optar por los logos corsa anodizados, retrovisores con la base más corta, palancas de freno y embrague de aluminio ligero con control numérico). Para aquellos pilotos que quieran hacerla más deportiva existe un  kit de carbono cubre tanque, cubre tapa de depósitos y cubre inyectores. La gama de accesorios exclusivos incluye componentes específicos para aumentar el confort, como el kit de protectores anticalóricos de los cilindros en acero inoxidable con acabado de espejo.

DATOS TECNICOS

MOTOR

Motor: Bicilíndrico, 4T en V a 90°, refrigerado por aire, DOHC

Válvulas por cilindro: 4

Cilindrada: 1,380 cc

Potencia máxima: 96 CV

Diámetro: 104 mm

Carrera: 81.2 mm

Relación de compresión: 10.5:1

Batería: 12V 18Ah

Marca alimentación: Magneti-Marelli

Alimentación: Inyección

Alimentación diámetro: 52 mm

Encendido: Electrónico digital

Arranque: Eléctrico

TRANSMISIÓN

Embrague: Multidisco en aceite

Tipo: Manual

Número velocidades: 6

Transmisión final: Cardán

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS

Chasis: Multitubular en acero

Lanzamiento: 32 grados

Avance: 144 mm

Suspensión delantera: Horquilla convencional con 46 mm de diámetro y 120 mm de recorrido

Suspensión trasera: Doble amortiguador con 120 mm de recorrido

Freno delantero: Doble disco flotante de 320 mm de diámetro con pinzas radiales de 4 pistones

Freno trasero: Disco único de 282 mm de diámetro con dos pinzas de 2 pistones

Sistemas especiales frenos: ABS

Rueda delantera: 130/70-18

Rueda trasera: 200/60-16

DIMENSIONES Y PESO

Altura del asiento: 740 mm

Peso: 299 kg

Capacidad del tanque de combustible: 25.5 litros

COLORES: Rosso impetuoso, Nero travolgente

PRECIO: $349,500 pesos