Realiza una búsqueda en las noticias:

Expedición Ducati a Oaxaca

La agencia DLG Moto Art, en la Ciudad de México (CDMX), realizó el pasado fin de semana una expedición al estado de Oaxaca, donde invitaron a medios de comunicación, influencers y clientes de la marca, entre ellos tu Revista Moto, con la intención de disfrutar las bondades de las motocicletas Ducati como las SuperSport, Monster, Diavel e, incluso Scrambler.

Revista Moto fue uno de los medios invitados que participó y vivió la expedición de viajar en motocicleta desde la CDMX hasta Oaxaca, por lo que te traemos los detalles que en ella vivimos.

Ricardo Palafox fue el piloto representante de Revista Moto, quien tuvo la oportunidad de hacer el recorrido en una motocicleta SuperSport de Ducati. Partiendo de las afueras de la agencia el pasado viernes 1 de diciembre, en dos grupos, uno de ellos integrado por influencers en conjunto con medios de comunicación; el otro grupo por los clientes de Ducati.

Tomando carretera se fueron separando las agrupaciones, por el ritmo de algunos motociclistas, aunque sin contratiempos de otro tipo.

El grupo de medios de comunicación realizó una parada en el estado de Puebla, donde no sólo recargaron un poco más de energía con un descanso para resistir el trayecto, sino que también se alimentaron para rodar con mayor ímpetu en la segunda parte del recorrido. Y es así que conforme avanzaban los kilómetro, se iba sintiendo más cómodo el camino, teniendo más confianza en las vueltas, en las curvas, seguridad que, en el caso de nuestro piloto, lo hizo aumentar la velocidad de la SuperSport.

“Llegue a un punto que le encontré tanto el gusto a la moto que no sentí mucho el cansancio, me gustó mucho como se acopla, porque en un punto yo iba acostado, por el estilo de la moto, lo aerodinámico, pues obviamente corta el aire, y como tenía el casco doble propósito, venía haciendo un poco de esfuerzo con la cabeza”. Experiencia que lo hizo sentir como ir flotando en la moto.

Al llegar a Oaxaca, horas más tarde del mismo viernes, solo algunos pilotos se dirigieron a cenar y el resto optó por ir a descansar de inmediato por el cansancio que sentían por el viaje.

Para el sábado 2 de diciembre, el grupo de viajeros llegó hasta Monte Albán, situado a 30 minutos del hotel sede. Ahí los invitados a esta Experiencia tuvieron la oportunidad de conocer las pirámides, así como de la historia que envuelve esta cultura.

El plan continuó hasta el poblado de Agua Hirviendo, donde los motoristas esperaban un lugar con abundante agua, sin embargo la sorpresa fue cuando se dieron cuenta que el nombre de este lugar era totalmente opuesto a lo que pensaron, pues el agua estaba al punto de estar congelada, petrificadas, esto debido a los altos grados de azufre que contiene el líquido. Aunque el lugar era un paraíso por sus aguas y cascadas, además de que los pobladores afirman que aunque este helada el agua, también contiene muchas propiedades para el cuerpo, siendo solo dos personas las que se atrevieron a entrar al agua, uno de ellos nuesto intrépido piloto de Revista Moto.

Respecto al tema de las motocicletas, Palafox, además de conducir la SuperSport, también tuvo la oportunidad de probar la Scrambler y la Monster, motocicletas a las que se refirió como dueñas del terreno; mientras que laSuperSport y la Diavel, en la zona de Agua Hirviendo se les complicó un poco por las subidas y en la terracería prolongada que tuvieron que pasar, además de las cuestiones como la llanta y el mapeo, sin embargo todo resultó bien y la aventura continuó.

Ese mismo día fueron a La Capilla, un restaurante típico de Oaxaca, donde vendían mole, chiles rellenos y la famosa tlayuda que es una tortilla típica hecha con maíz y de gran tamaño. Al finalizar el día regresaron al hotel para preparar su regreso a la CDMX.

Y así es como ocurrió, el grupo de expedición retornó al día siguiente a la CDMX hasta la agencia, para que todos regresaran a sus lugares de residencia.

GALERÍA

Expedición Oaxaca