Realiza una búsqueda en las noticias:

Harley-Davidson Fat Boy 2018: Renovación profunda

Una renovación total. Así es como Harley-Davidson ha afrontado la actualización de su gama Softail para 2018, y probando una de sus motos más icónicas es como empezamos el año en Revista Moto. De entrada, la Fat Bob equipa el nuevo motor Milwaukee-Eight 107, se vistió con un chasis de acero con basculantes más ligeros y rígidos y se equipó con nuevas suspensiones. O lo que es lo mismo: prácticamente es una moto nueva que conserva un aspecto imponente y radical con el que temblará el asfalto a nuestro paso.

De la anterior Fat Bob parece que sólo ha quedado la nomenclatura que va camino a hacerse legendaria pues al integrarse entre las Softail de Harley-Davidson, tuvo que ‘adelgazar’ un poco (más de 15 kilos), cambió su chasis, su basculante y sus suspensiones para mejorar su dinamismo y ganar en agilidad, especialmente en las curvas, donde se desenvuelve mucho mejor permitiendo al motorista inclinarse más.

Y es que la sensación de moto musculosa es total con sólo una mirada donde, irremediablemente, nuestros ojos se detienen en sus poderosas llantas (delante 150/80-16 71H BW; y detrás 180/70B16 77H BW) calzadas con unos rines de aluminio fundido en color negro que, en este caso, desde luego no adelgazan el conjunto… Ni falta que hace.

Tampoco el modelo deja mucho a la imaginación, pues los componentes vitales se muestran sin contemplaciones, como el juego de escapes 2-1-2 tricolor. Lo único que queda oculto es el monoamortiguador trasero, como ya es característico en las Softail.

Otro de los elementos característicos de su gruesa silueta está en su grupo óptico delantero, un llamativo faro rectangular Daymaker Signature de LED con el que se sella el aire de renovación de toda la gama en este modelo a la par que se aumenta el poder de iluminación y se reafirma el interés de la marca por mejorar ostensiblemente los acabados (basta mirar el tanque o los rines).

NUEVA ERA
Precisamente renovadas están las suspensiones y los frenos que, de manera general, se notan más consistentes. La nueva horquilla invertida delantera ofrece el rendimiento de una horquilla de cartucho de estilo de carreras y permite un manejo más lineal y preciso. En la parte trasera se ‘esconde’ un amortiguador único regulable que ofrece una capacidad de giro dinámico conservando intacto el aire agresivo de la parte trasera, una de las más espectaculares de la Fat Bob donde luce un guardabarros trasero recortado con un par de luces LED de estilo dragster. 

El trabajo de los ingenieros de Milwaukee se traduce en un mejor comportamiento en curvas, proporcionando una entrada rápida gracias a que el lanzamiento de la moto (los grados de inclinación de la horquilla delantera), no tienen un excesivo ángulo de inclinación. También se nota la acción de la llanta delantera gruesa, que perdona errores a la hora de hacer cambios de dirección. El paso por curva es más lento, pero la salida es rápida con un golpe de gas.

Sobre la aceleración cada cosa que se puede decir es buena y todo se concentra en el nuevo propulsor Milwaukee-Eight que viene en dos versiones: 107 y 114 pulgadas. El modelo que probamos en esta ocasión, gracias a la colaboración de la agencia oficial Estampida Harley-Davidson, fue el más ‘pequeño’, el de 107 y la contundencia con la que respondió́ a todas nuestras exigencias fue sobresaliente.

Se trata de un enorme bicilíndrico V-Twin a 45 grados con un sistema de eje de balance interno y refinado que reduce las vibraciones y va anclado directamente al nuevo chasis que ahora es más rígido (un 35% según las especificaciones técnicas que ofrece la marca), ya que tiene menos secciones y soldaduras que hacen la moto más compacta.

El par motor que arroja es sorprendente con sus pistones de 102 mm de diámetro y una carrera de 114 mm, que se eleva hasta los 155 Nm con lo que, literalmente, nos dio una bofetada en la cara a la mínima exigencia. Este motor de serie ya ha sido incorporado a más modelos Softail de Harley-Davidson y viene dotado de inyección y refrigeración por aire renovado que otorga excelentes resultados y un arranque sin igual, que sube la adrenalina desde el primer segundo.

La potencia que destila es, sin embargo, más versátil de lo esperado, pues permite la circulación en ciudad, escondiendo esa estridencia que sale a relucir en carretera con un torque muy especial y potente que aparece cuando alcanzamos las 2,800 a 3,000 revoluciones y la Fat Bob da lo mejor de sí́. Sí es importante referirnos al ruido del motor, que se ha reducido como consecuencia de las exigencias de la normativa Euro 4 para mostrarse agresivo, pero con menos latidos del pistón, lo que se traduce en que la moto no sea escandalosa, sino más bien armónica.

FIABLE COMO SIEMPRE, POLIVALENTE COMO NUNCA
La polivalencia de esta moto permite a su dueño unas salidas a carretera inolvidables, pero también lucirla como se merece en ciudad. La ausencia, de serie, de protección contra el viento no la vemos como una carencia, sino más bien como una característica de la personalidad de esta moto que está pensada para celebrar el manejo y experimentar con los cinco sentidos la libertad de este motor que marcará una era.

Para detener esta moto que supera los 300 kilos de peso totales, Harley-Davidson ha optado por unos discos dobles de alto rendimiento de 300 mm de diámetro con doble pinza de doble mordaza flotante y un disco trasero de 260 mm de diámetro y pinza sencilla de doble mordaza. El tacto es bueno y la frenada progresiva y puntual a la que no le encontramos ni una sola falla aún en situaciones extremas.

En cuanto a su ergonomía, es destacable la posición de manejo relajada que encuentra el motociclista de un modo sencillo en cuanto se acomoda en el nuevo asiento de buen tamaño y que cuenta con soporte lumbar. Los brazos van algo elevados y los pies encuentran un acomodo perfecto en la parte frontal de la moto, casi donde comienza el motor.

Desde Revista Moto estamos encantados de compro- bar, modelo a modelo, que la gama Softail de Harley-Davidson ha sabido cómo adaptarse a los nuevos tiempos, a los gustos de sus clientes de siempre, pero también a aquellos que quieren formar parte del exclusivo club ‘Harley’. Los ingenieros de la marca saben cómo trabajar sobre esta base de metal y cromo para que la imagen de esta moto icónica permanezca en la retina de las nuevas generaciones. Acércate a una de las agencias oficiales del país, agenda tu prueba de manejo, condúcela y celebra con la Fat Bob la libertad.

EN BREVE HARLEY-DAVIDSON FAT BOB 2018
¿Qué ha cambiado en la versión 2018?
Estamos ante una moto prácticamente nueva donde ha cambiado desde el motor, el chasis y las suspensiones. También se han mejorado sustancialmente los acabados.

¿Cómo son sus nuevas suspensiones? Son un nuevo equipo que mejora las prestaciones dinámicas de la moto compuesto por una poderosa horquilla invertida de 43 mm y un mono-amortiguador trasero regulable en precarga ‘escondido’ siguiendo la filosofía de la gama Softail.

¿Cómo luce su aspecto? Imponente de extremo a extremo. Destaca el músculo que lucen el tanque de combustible, las enormes llantas y un faro rectangular que equipa tecnología LED.

FICHA TÉCNICA HARLEY-DAVIDSON FAT BOB 2018
MOTOR
Motor: Milwaukee-Eight 107
Desplazamiento: 1,745 cc
Diámetro: 100 mm
Carrera: 111.1 mm
Relación de compresión: 10.0:1
Sistema de combustible: Inyección electrónica de combustible de toma secuencial (ESPFI)
Par motor: 145 Nm @ 3,500 rpm

TRANSMISIÓN
Embrague: Multidisco en baño de aceite
Transmisión: 6 velocidades
Transmisión final: Banda dentada

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Doble cuna de acero
Suspensión delantera: Horquilla invertida
Suspensión trasera: Doble brazo, monoamortiguador progresivo, ajustable en precarga
Freno delantero: Doble disco de 300 mm con pinza de 4 pistones. ABS de serie
Freno trasero: Disco único de 292 mm con pinza de 2 pistones. ABS de serie
Neumático delantero: H-D Series D427, Dunlop, Tubeless, 150/80B16 71H BW
Neumático trasero: H-D Series D427, Dunlop, Tubeless, 180/70B16 77H BW
Rin delantero y trasero: Aluminio fundido color Denim Black con gráficas grabadas con láser

DIMENSIONES Y PESO
Longitud: 2,340 mm
Altura del asiento: 710 mm
Espacio libre al suelo: 120 mm
Ángulo de inclinación: 28º
Dirección de tiro: 132 mm
Distancia entre ejes: 1,615 mm
Capacidad de combustible: 13.6 lts.
Peso de envío: 296 kg
Peso en funcionamiento: 306 kg

COLORES: Vivid Black, Black Denim, Red Iron Denim, Bonneville Salt Denim, Industrial Gray Denim
PRECIOS: Desde $336,900.00 pesos