Realiza una búsqueda en las noticias:

Italika Vort-X 300: Va por todo

Cuando hablamos de movilidad urbana en México, Italika siempre es una referencia. Motos de trabajo, Scooters… pero ahora el movimiento de la marca mexicana va más allá y amplía su catálogo a nuestro país con motocicletas para un público que quiere ir más allá. Italika también quiere más y no se queda atrás.

En publicaciones pasadas de Revista Moto te presentamos la Vort-X 650, el modelo con más potencia de la casa; este mes la protagonista es su hermana menor: la Vort-X 300, una motocicleta muy esperada, con muy buen diseño que gustará al público joven que quiere seguir avanzando en el mundo de las dos ruedas, subiendo poco a poco de cilindrada y demandando más calidad en sus máquinas.

Esta naked la conocimos en el Salón Internacional de la Motocicleta México 2016 en la Ciudad de México presentando una imagen actual y deportiva, reforzada por una acertada combinación de colores donde domina el blanco, sobre el que se incrustan franjas rojas y negras para destacar sus líneas angulosas y el remarcado chasis tubular. Igualmente, los grupos ópticos están muy conseguidos gracias a la tecnología de iluminación LED. Los cuartos de la moto y las direccionales cuentan también con luz LED, mientras que la luz baja es de Xenón con lupa y las altas disponen de Hyper LED. Todo contribuye a reforzar un look agresivo. Su panel de control es digital, de buen tamaño y tiene lugar para un puerto USB 2.0 al que se le puede conectar el celular.

MOTOR MUY PROBADO

Otro de los puntos destacados tiene que ver con su propulsor, similar al de la KLX 300 gracias al acuerdo alcanzado entre la marca japonesa y Loncin que permitió a la firma asiática fabricar estos motores para sus motocicletas. Al tratarse de un motor muy probado, el funcionamiento es bueno, con una aceleración progresiva y bastante intuitiva a la hora de generar sensaciones al piloto. Es un monocilíndrico carburado con refrigeración por medio de agua y aire con buen torque en medias y eficiencia en el consumo, pues con el depósito lleno (16 litros) supera una autonomía de 476 kilómetros. La transmisión consta de seis velocidades por cadena y permite cambios rápidos y ágiles.

Entre las 4,000 y las 4,800 revoluciones es cuando mejor se comporta, sacando lo mejor de sí en un manejo urbano que permite circular por ciudad con los privilegios que dan las dos ruedas, aprovechando las paradas de los semáforos para tomar ventaja. Su escape es corto y el sonido que emite es ronco y deportivo, muy en la línea de la agresividad del modelo. Combina perfectamente con el colín levantado, que le da más radicalidad, además de sus asas que emiten similitud con el conjunto.

La ergonomía es otro punto acertado, pues permite una posición de ataque con hombros y codos levantados para conseguir una respuesta más ágil; las estriberas son de posición baja y el asiento es cómodo para el piloto. El acompañante cuenta con espacio en una segunda altura que le permite ir en una posición elevada y adecuada para trayectos cortos.

Su tránsito en ciudad, como comprobamos en nuestra Prueba Activa, es agradable. Esto viene determinado por un manejo dinámico que se ve reforzado por un escaso peso y la corta distancia entre ejes que presenta y que da un paso rápido por curva. Si bien el paso no es tan preciso, la salida sí lo es, convirtiéndose en un excelente ejercicio para que los jóvenes pilotos tengan un buen banco de pruebas para mejorar su conducción. En general esta es la tónica de la Vort-X 300, una motocicleta que no equipa mucha tecnología y que, si se aprovecha, mejorará a quien la pilote.

Sus suspensiones son progresivas, con buena respuesta para sobrepasar los baches que se presentan en nuestras urbes. Delante llama la atención el poder de sus barras frontales y su horquilla telescópica. Detrás monta un monoshock que también se comporta adecuadamente. El trabajo de los frenos de disco (delante y detrás) es contundente, proporcionando una distancia de frenado corta.

La valoración general es que esta moto nos induce a pensar que Italika va por el buen camino, avanzando al introducir en México motocicletas que generan expectativas y las cumplen. Con mejores acabados, con una imagen muy actual y bien rematadas.

Recomendamos a nuestros lectores que acudan a una de las agencias Italika del país para solicitar una prueba de manejo. Y a quienes ya lo tengan claro, que acudan a cualquier punto de esta red o a tiendas departamentales como Liverpool y encuentren el financiamiento más adecuado para adquirir este modelo que, estamos seguros que les gustará.

Conclusión: Si estas a la búsqueda de tu primer motocicleta, esta es una buena opción, la Vort-X 300 es una moto con carácter, de gran personalidad y un diseño actual, con un manejo sencillo y funcional.

EN BREVE: ITALIKA VORT-X 300

¿Qué es lo que más llama la atención de este modelo? Su diseño. Las líneas angulosas, su chasis tubular y su acertada combinación de colores dibujan una imagen muy actual en una moto que luce un frontal muy llamativo.

¿Cómo es su motor? Un cuatro tiempos monocilíndrico con 292 cc capaz de alcanzar 135 kilómetros por hora. Su rendimiento es eficiente y su torque muy interesante. Es prácticamente igual al propulsor de la Kawasaki KLX 300 gracias al acuerdo alcanzado entre la marca japonesa y Loncin. 

¿Para qué público está indicada? Para quienes quieren dar un salto de cilindrada, lucir un nuevo estilo más deportivo y seguir aprendiendo cómo dominar una moto. Cualquier joven aficionado verá con buenos ojos este modelo.

FICHA TÉCNICA ITALIKA VORT-X 300

MOTOR

  • Tipo de motor – 4 tiempos
  • Cilindros – Monocilíndrico
  • Desplazamiento – 292 cc
  • Potencia máxima – 26.8 HP @ 8,500 rpm
  • Torque máximo – 24 Nm @ 7,000 rpm
  • Sistema de arranque – Eléctrico

TRANSMISIÓN

  • Transmisión – 6 velocidades
  • Transmisión final – Cadena

CHASIS, SUSPENSIÓN Y FRENOS

Notas relacionadas:

Be the first to comment

Leave a comment

Your email address will not be published.


*