Realiza una búsqueda en las noticias:

La nueva era de Yamaha

Oscuro o no, la nueva FZ 09 representa por méritos propios el lado más salvaje de Yamaha y encabeza una generación de motos que llevan la innovación por bandera. Una saga que, ya veremos con el tiempo, si ocupan una posición entre los abundantes éxitos de la marca japonesa. Comienza una nueva era en Yamaha con una moto que se ha diseñado sin lastres ni complejos.

 

El primer problema surge cuando se trata de definirla.  Si es Roadster o Naked. Si atendemos a las explicaciones de Oliver Grill, el jefe de Planificación de Productos de Yamaha, la FZ 09 “tiene raíces roadster mezcladas con influencias Motard”. Clasificaciones aparte, está meridianamente claro que estamos ante una moto que se fabricó desde un concepto diferente y novedoso que rompe con una inercia un tanto conservadora de Yamaha.

 

El punto de partida ha sido la búsqueda de una motocicleta potente. El propio Grill reconoció que se persiguió aumentar la deportividad en rangos de baja velocidad, por lo que la solución técnica pasó por una posición de manejo más erguida con un manubrio más ancho, como si de una Motard se tratara.

 

Menos velocidad, más atractiva

Cabe emplear un párrafo más en analizar el giro que Yamaha ha dado en su producción y que se escenifica en la FZ 09. Los directivos de la firma de los tres diapasones no tienen reparos en reconocer que el mercado les ha confirmado que la gente ni quiere ni puede conducir a altas velocidades. En este segmento, Yamaha ha abandonado la carrera por fabricar la moto con más velocidad punta y se ha sumado a la ‘pole’ de las mejoras de las sensaciones de la conducción en pro de un producto multifuncional capaz de cumplir con su cometido en cuanto a vehículo que lleva a su propietario a trabajar y, por supuesto, como ese elemento incomparable en momentos de ocio.

 

Así se entiende cómo Yamaha replanteó su estrategia a la hora de escoger motor para la FZ 09. El escogido fue un tres cilindros que, según la marca “ofrece toda la pasión pero sin tantas revoluciones”. En concreto, se trata de un motor de tres cilindros en línea de 847 cc con refrigeración líquida que Yamaha utiliza en alguna de sus Snowmobile (Moto de Nive) del momento y que es una herencia viva del de las voluminosas XS 750 y 850 de los años 70.

 

El conjunto se comporta de un modo muy fiable, especialmente cuando la marcha proporciona un régimen de bajas revoluciones, lo cual le confiere un punto más a la hora de partir de cero pues, con sus 856 cc es capaz de desarrollar una potencia bárbara (especialmente en las dos primeras velocidades).

 

A partir de las 2,500 rpm el motor va apostillando su buena entrega de potencia, con muy buenos puntos medios. A partir de las 4,000 rpm y hasta las 7,000 se siente su empuje para llegar a las 11,500. Sea como fuere, entre las 2,500 y las 6,000 está una franja de máximo rendimiento.

 

Por el contrario, la respuesta quizás no es tan suave como la que ofrece un motor de cuatro cilindros. La FZ 09 dispone de tres modos de manejo: el STD (estándar: que se activa por defecto cuando se para el motor se y arranca), el modo B, y el más flexible de todos: el A, donde hay que cuidar el movimiento del puño derecho si no queremos sustos.

 

En nuestra Prueba Activa hemos comprobado que esta moto requiere un modo particular de manejo, pues requiere acostumbrarse a sus respuestas contundentes a la hora de acelerar y también en el momento de necesitar el freno  de motor cuando se trata de disminuir la velocidad, por su sencillez para realizar todo ello de forma contundente. Menos trabajo cuesta acostumbrarse a su sonido y velocidad , que va en consonancia a ese carácter genuino. ¿Será lo que el equipo de Marketing de Yamaha llama ‘el lado oscuro’? ¿O serán el efecto de los desarrollos de cambio cortos y el empuje constante del motor en cualquier régimen?

 

Más deportividad

Desde Yamaha se asegura que una de las intenciones con las que partió la FZ 09 pasaba por esmerarse en aumentar la deportividad en los rangos de velocidad más baja. Una vuelta más a este concepto de innovación que, además de con el tricilíndrico, se ha conseguido con una posición de conducción más erguida, con un manubrio más ancho.

 

En ciudad la FZ 09 se maneja sin contratiempos. Es una motocicleta fácil de conducir que no se siente pesada (174 kilos de peso sin combustible y 188 si se incorpora ABS), lo que se ha conseguido reduciendo componentes no tan necesarios en su diseño. Para competir directamente con una moto de uso citadino, la Yamaha debería tener más ángulo de giro para hacerla mas liberar.

 

Su comportamiento en vías rápidas compensará este aspecto, pues resulta una moto muy divertida donde el piloto siempre conserva el control, sintiéndose segura y estable. En distancias largas se puede extrañar una protección aerodinámica más específica, también depende del tipo de viaje a realizar, a quienes nos gusta el aire en la cara “  otros solo por un rato “;  El tanque de combustible supera los 13 litros seria algo a considerar en ruta o que el pasajero no va en la posición más cómoda, pero es eso lo que la marca no busca, es una actitud diferente de cara a un nuevo producto con mas dinamismo para un publico diferente.

 

Volvemos al principio: tampoco es una touring. Y si no, basta echar un vistazo a su asiento, que es el más cómodo para estos menesteres . Y si no, que se lo digan a quien quiera viajar de acompañante.

 

En cualquier superficie, los frenos hacen correctamente su trabajo y ofrecen un tacto muy interesante y preciso. Las pinzas de cuatro pistones con anclaje radial atrapan los discos como deben, especialmente en la parte delantera. El cuerpo trasero es muy dócil y puntuable, aun sin el añadido del ABS (existe un modelo de FZ 09 con ABS que aumenta su peso, su precio y, por supuesto, su seguridad).

 

Las suspensiones están en la correcta línea ciclo. Son un tanto más altas que las que suelen montar otras naked, por lo que la parte ciclo, dotada de estas suspensiones largas resulta ligera y se adapta con facilidad a diferentes tipos de manejo y camino.

 

La MT-09 tiene una horquilla delantera de 137 mm muy resistente que absorbe muy bien los impactos con un tacto progresivo. La horquilla delantera es regulable en rebote. En la parte trasera la suspensión es Monocross. El amortiguador, casi debajo del asiento, favorece la centralización de masas de la moto y su capacidad de conducción; también permite protegerlo de la suciedad de la carretera para reducir su desgaste. Dispone de ajuste de precarga y rebote.

 

Imagen renovada, también en los detalles

 

El panel de instrumentos presenta una forma asimétrica que llama mucho la atención. Es completamente de LCD y sus diagramas de barras (tacómetro) y tiene testigos indicadores de la marcha, de combustible y del modo de conducción en el que se esté circulando en cada momento.

 

Notas relacionadas:

Be the first to comment

Leave a comment

Your email address will not be published.


*