Realiza una búsqueda en las noticias:

Suzuki GSX-250R: Polifacética

En Revista Moto probamos una de las novedades más esperadas del catálogo de Suzuki, una pequeña deportiva con un diseño espectacular y la suavidad necesaria para quienes entran a la leyenda en la familia GSX-R.

La GSX-250R era uno de los modelos más esperados del catálogo de Suzuki, un gran lanzamiento de la firma japonesa que tuvimos el placer de probar en el Autódromo Apex de Guadalajara, por cortesía de Suzuki Guadalajara, activando su pequeña deportiva como se debe: en un trazado con todas las medidas de seguridad que exige la prueba.

Así, y sin ningún tipo de complejo por ser la menor (también la más nueva) de una saga mítica en el mundo del motociclismo, la moto sacó todo su carácter racing y también su lado más dócil. Quizá esta combinación es la que distingue a este modelo de sus competidoras (definitivamente más potentes) pero no tan sencillas de manejar para un piloto novel.

Otro de los mejores argumentos de esta GSX-250R es su diseño; su estilizada silueta se viste con los colores: negro y el de competición (MotoGP) de la casa de Hamamatsu, para reforzar una imagen que marca perfectamente la deportividad que esperábamos de este lanzamiento orientado a pilotos con poca (o nula) experiencia, para personas que desean una moto especial, con un carácter agresivo pero que esperan un manejo más suave, sin tantas complicaciones. Un cliente difícil, sin ninguna duda.

Difícil de convencer, pero que representa a un amplio espectro de clientes potenciales que miran con buenos ojos los 250 cc que presenta esta deportiva y otra réplica que recoge la legendaria V-Strom. Clientes que quieren dar un primer paso con el aval de modelos ampliamente reputados y que quieren aprender a hacer kilómetros sin complicaciones.

La polivalencia es uno de los puntos fuertes de este modelo, que resuelve especialmente bien la cuestión de la ergonomía. A pesar de las líneas racing, la posición de manejo no es en absoluto radical; esto se debe a que los reposapiés se sitúan en una posición adelantada y el manubrio está lo suficientemente elevado como para que se puedan pasar horas a sus mandos (ya sea en ciudad o en carretera) sin fatiga.

La protección contra el viento que proporciona una cúpula muy estética y lo suficientemente elevada como para permitir que pilotos de talla mediana puedan agachar la cabeza y evitar buena parte del aire. El asiento es confortable, incluso si se quiere llevar un pasajero éste no sufrirá en trayectos moderados; los mandos están justo donde deben y la posición que encuentran las piernas es la adecuada porque existen espacios amplios para que se integren en el conjunto.

El chasis es de doble cuna y la altura del asiento es de 790 mm, un detalle que permite que motociclistas de casi cualquier estatura encuentren la seguridad que ofrece poner el pie en el suelo con facilidad.

Por otro lado, su clara intención de llegar a cualquier tipo de público –cualquiera que sea su sexo, altura o experiencia– la deja bien clara con sus medidas. Por ejemplo, el asiento es estrecho porque el subchasis es más compacto.

ESPÍRITU DEPORTIVO

El referido carácter deportivo no es incompatible con la versatilidad que ofrece, por ejemplo, para utilizarla en ciudad. Y si se afirma sin dudarlo que presenta una línea agresiva, definitivamente el motor no lo es.

El bicilíndrico paralelo con culata multiválvulas con refrigeración líquida e inyección electrónica de 248 cc y 25 CV, si bien no es un canto a la potencia, sí ofrece una respuesta lineal y un consumo contenido que no llega a los cuatro litros por cada 100 kilómetros. El depósito tiene una capacidad de 15 litros, por lo que la autonomía declarada en la ficha técnica puede llegar a los 480 kilómetros.

Nos atrevemos a decir que el propulsor está bien logrado para la personalidad de esta Suzuki, acelerando sin ruidos ni desplazamientos raros en ninguna fase de las revoluciones del motor. Dicho de otro modo: potencia y torque son suficientes en bajas y medias en el mismo propulsor que portan la Inazuma o la V-Strom 250; además no existen vibraciones ni emisiones molestas de calor.

La transmisión es de seis velocidades, de tipo cassette, que en sexta permite rodar perfectamente a unas 8,000-8,100 revoluciones, exigido y sin vibraciones, incluso permite acelerar al embragar. Precisamente el accionamiento del embrague es muy cómodo en ciudad, donde la moto es amable y polivalente y permite un manejo alegre dominado por la progresividad, con buenos rebases y mejores movimientos.

En ciudad también se agradece el manubrio alto y la suspensión delantera, que remata muy bien apoyado por una horquilla telescópica regular bañada en aceite. Horquilla que permite al piloto mucho tacto con el asfalto y, a la vez, un manejo más técnico. Detrás, el monoamortiguador no permite tanta deportividad; con ajustes no muy duros.

El buen rendimiento de las suspensiones se complementa con unos neumáticos de dimensiones adecuadas (17 pulgadas con 110 y 140 mm de ancho delante y detrás, respectivamente) que permiten entradas en curva eficaces con paso rápido y salida amplia. La suavidad del bicilíndrico permite que se estire el gas cómodamente sin explosiones largas, incluso sin bajar velocidad.

El equipo de frenos tiene un enmarque deportivo. En la parte delantera el monodisco es suficiente para ciudad (incluso en frenadas de emergencia) aunque sí podría ser más suave. Sin poder concretar si estas mejoras deberían practicarse en la bomba de frenos o en las mordazas, resultaría uno de los pun- tos que en futuras actualizaciones Suzuki seguro tendrá en cuenta.

También incorpora buenos acabados, iluminación LED, un cuadro digital muy completo (velocímetro, tacómetro por escala, nivel de gasolina, parciales, marcha insertada, kilómetros de reserva…) y detalles que permiten poder anclar equipaje en el asiento trasero.

Sin duda la apuesta de Suzuki con esta nueva GSX no dejará lugar a duda hacia donde se dirige el público, que cada vez busca un producto más refinado, deportivo y, por demás, cómodo, sin complicaciones de servicios y menos de manejo, seguro este modelo es para ti, si tu meta es sólo buscar disfrutar del camino.

EN BREVE SUZUKI GSX-250R
¿Qué aspecto es el más destacado de este modelo?
Sus líneas deportivas, una silueta esbelta que facilita la polivalencia de una moto especial para ciudad y carretera.

¿Para qué tipo de usuarios está indicada? Para conductores noveles que buscan aprender con un modelo mítico adaptado a sus necesidades; con una moto que les enseñará a hacer kilómetros.

¿Cómo es su motor? Es el mismo que porta la Inazuma y la V-Strom 250. Se trata de un bicilíndrico paralelo con culata multiválvulas, refrigeración líquida e inyección electrónica con de 248 cc y 25 CV, preparado para un uso más deportivo.

FICHA TÉCNICA
MOTOR
Tipo motor: 4 tiempos, refrigeración líquida, SOHC, 2 cilindros en línea, 250 cc
Diámetro x Carrera: 53.5 mm x 55.2 mm
Relación de compresión: 11.5:1
Sistema de combustible: Inyección
Sistema de arranque: Eléctrico
Sistema de lubricación: Bomba húmeda

TRANSMISIÓN
Embrague: Disco múltiple en baño de aceite
Transmisión: 6 velocidades
Patrón de cambios: 1 abajo, 5 arriba
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Suspensión delantera: Telescópica hidráulica con aceite
Suspensión trasera: Monoamortiguador hidráulico con resorte ajustable
Freno delantero y trasero: Disco sencillo ventilado
Llanta delantera: 110/80-17 57H
Llanta trasera: 140/70-17 66H
Rines: Aleación

DIMENSIONES Y PESO
Largo: 2,085 mm
Ancho: 740 mm
Alto: 1,110 mm
Distancia entre ejes: 1,430 mm
Distancia al piso: 160 mm
Altura del asiento: 790 mm
Capacidad del tanque de combustible, incluida reserva: 15 lts.
Peso seco: 174 kg Peso neto: 178 kg

COLORES: Negra, MotoGP
PRECIO: $98,990.00 pesos (Negra) o $98,990.00 pesos (MotoGP)