Realiza una búsqueda en las noticias:

Tus emociones pueden influir en tu forma de pilotar tu moto, te damos algunos consejos para que los domines

El estado de ánimo y las emociones sea tristeza, felicidad, enojo o cualquier otro sentimiento puede influir en la manera que conduces en moto, carro o bicicleta. Se dice que si tienes desarrollada tu inteligencia emocional, esto te ayudará a dominar tus emociones, sin que estas intervengan en tu manera de manejar o de entregar las llaves.

Según un estudio de Conducción ZEN: emociones, decisiones y conducción, son respuestas automáticas del cerebro que guían el comportamiento. Son tan naturales que pueden presentarse de forma inconsciente. Y por más que quieran controlarlos, eso no significa no tomar decisiones emocionales asertivas.

El estudio menciona, “Los conductores sin control emocional triplican la probabilidad de tener un parte o sanción y duplican su agresividad por las acciones de los demás”, por eso la importancia de cultivar la inteligencia emocional.

Cuando sientas que tus emociones no son las mejores para tomar las llaves y prender el motor, debes de comprender que eres el responsable de tu seguridad vial, aplica estas claves en tu cotidianidad y aporta a la seguridad vial y de los que te rodean cuando vas en la calle o en carretera.

Hay que ser consciente de que lo que estás pensando y lo que se siente, tiene impacto en tu cuerpo y tus acciones. Así no lo quieras, puedes actuar de forma inadecuada cuando no controlas lo que sientes. Conducir cualquier vehículo te exige capacidad de reacción ante un imprevisto y el malgenio o la tristeza hacen que esta se reduzca.

Se debe de tomar conciencia del vehículo que llevas, por lo que debes de conectarte con la vía y sus condiciones, observa los actores de la movilidad que te rodean y los que podrían aparecer: peatones, ciclistas, otros conductores, animales, entre otros.

En caso de que tu estado anímico represente un riesgo para ti y los demás, lo mejor es que detengas tu moto en una zona segura y pidas ayuda. Si la situación no es tan extrema, está en ti controlar tus emociones por medio de la relajación. Respira profundo y no te dejes llevar por el estrés o la crisis. Piensa en positivo.

Te recomendamos revisar el funcionamiento de tu vehículo antes de comenzar la marcha. Esto te permite identificar si hay algo que está fallando y evitar una varada en la vía.

Asume la postura adecuada en la silla o sillín para que no pierdas la concentración y estés cómodo.

Mantén la temperatura de tu cuerpo. El calor te produce somnolencia y el frío hace que recojas tu cuerpo, es decir, que atraigas tus piernas hacia tu pecho y cierres más los brazos alrededor de tu tronco. Si te movilizas en moto o bicicleta, usa el equipo adecuado para conservar tu cuerpo en estado óptimo. Si vas en carro, toma medidas para que el ambiente de la cabina sea agradable.

Si quieres mejorar tu estado anímico, prueba con la música, la cual suele influir para relajarte, todo depende el tipo de música que decidas, como por ejemplo si escuchas un género que transmite caos y desorden, es muy posible que esto impacte tus pensamientos. Mientras conduces, procura escuchar lo que te genere tranquilidad, no desvíe tu atención y no te dé sueño.

Conducir cuando el tráfico es más complicado no es fácil. Es una realidad de todas las ciudades, así que prepárate. Piensa de forma positiva ante los trancones, los choques, si un conductor que no respeta las normas de tránsito, entre otros factores, de esta manera te evitas disgustos y das un respiro a tus emociones.