Motociclistas y autoridades municipales se unen por un mismo fin

Compañerismo, hermandad, apoyo, respeto y buena organización fue lo que se demostró ayer por la noche en la magna rodada motociclista realizada en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, por invitación del Motoclub Piss Wheels, en honor de Germán Alí Santana y Oscar Cajita, integrantes de dicho grupo organizado que en días pasados terminaron su misión en la tierra, para rodar en la eternidad.
Además, la caravana biker también tuvo como objetivo demostrar a la sociedad que entre los motoclubes y sus integrantes existe la hermandad pero, sobre todo, el ímpetu de ejercer su afición con responsabilidad y organización, hecho que quedó evidenciado al contar con el fuerte apoyo de elementos de la Policía Municipal y de Tránsito quienes, a petición de los propios motociclistas, escoltaron la rodada durante todo el recorrido.

Al llamado del tributo de los también pilotos de velocidad, respondieron alrededor de 900 motociclistas independientes y de diferentes motoclubes de la perla tapatía.

El punto de reunión fue en la Glorieta del Parque Alcalde, lugar al que todos arribaron alrededor de las 9:00 de la noche, ahí los motociclistas alinearon sus motos para una fácil circulación de los vehículos, portaron debidamente su cubrebocas, cantaron la canción Amigo de la Carretera y brindaron unas palabras y aplausos en honor a Alí y Óscar, los cuales estuvieron representados por medio de sus máquinas, las familias de ambos, además de banderas y playeras con imágenes de los dos “hermanos” caídos.

En punto de las 10:00 de la noche se comenzaron a encender motores para arrancar con la rodada, que recorrió puntos como Av. de los Maestros, Federalismo, Vallarta, el entronque del Poniente del Periférico, Lázaro Cárdenas, Mariano Otero hasta llegar a Plaza de la República sobre Av. México.

La ruta se desarrolló en completo orden y ánimo por parte de los motociclistas que, por supuesto, causaron admiración y curiosidad de todos aquellos que los vieron pasar a los mandos de sus motos de diferentes estilos, modelos, colores y cilindradas; eso sí, portando debidamente su equipamiento de seguridad, el casco fue el elemento de protección que fue solicitado como mínimo por las autoridades y el motoclub organizador, para poder ser parte de esta rodada.

En Revista Moto queremos felicitar a los motociclistas y a las autoridades municipales y de vialidad que formaron parte de este contingente, puesto que demostraron que el diálogo, el mutuo acuerdo, el respeto a la afición y a los lineamientos de seguridad sí se pueden conjugar a la perfección y dar como resultado lo que ayer se vivió: diversión, saldo blanco, satisfacción y demostrar que los buenos somos más.