Aprende a conducir tu moto en pendientes

Uno de los grandes temores de los motociclistas principiantes aparece cuando se quedan parados en una pendiente, ya sea de subida o bajada.

Para tener éxito en ese escenario difícil, a marca mexicana de motos Italika ofrece 10 consejos que te ayudarán a dominar las pendientes y disfrutar más la experiencia de conducción.

Cómo subir una cuesta

Revoluciones

Un aspecto fundamental es poner atención a las revoluciones del motor. Para comenzar a avanzar, debes mantenerlas bajas y no forzar el motor, para evitar un descontrol y mantener bajo el consumo de combustible.

Velocidad engranada

Para subir una pendiente debes tener engranada la primera o segunda velocidad, dependiendo del grado de inclinación; se pueden subir las velocidades si la cuesta no está muy pronunciada, pero si el grado de inclinación es muy alto, debes avanzar sólo en primera.

Para saber si puedes cambiar de velocidad, sólo es cuestión de que escuches y sientas el motor: si al subir se fuerza mucho es un aviso de que debes realizar un cambio; si subes en primera y las revoluciones están muy altas, cambia a segunda para permitir que el motor descanse.

Si estás subiendo en segunda y la moto pierde potencia es un indicativo de que debes hacer el cambio a primera, para dotar de mayor fuerza al motor y subir de forma óptima.

Embrague

Para subir una pendiente es vital tener el control del embrague. Para ello debes conocerlo muy bien e identificar en qué punto hace el corte, es decir, dónde hace que la moto comience a avanzar. Si lo dominas, subirás con la seguridad de que to motocicleta no se apagará.

Freno

Si te quedas parado en medio de una subida y te preocupa que to moto se apague, frena con la rueda trasera; de esta forma, al momento de acelerar podrás sacar el embrague con normalidad y sentir cuando la moto comienza a avanzar. Entonces es el momento de soltar el freno trasero y subir.

Cómo bajar una cuesta

Frenada

Lo más importante es siempre mantener el control de la moto y para ellos es común que tengas que frenar al bajar. Por un lado, contamos con el freno de motor, que permite disminuir la velocidad y controlar la moto; por el otro, tenemos el freno trasero, que nos ayuda a mantener la dirección del recorrido en caso de que haya que disminuir velocidad o detenerte totalmente.

Al frenar con motor es necesario mantener la tracción, es decir, al descender debes tener engranda una velocidad, primera o segunda, y no utilizar el clutch. De esta forma se disminuye la velocidad, pero si requieres que baje más de lo que permite el motor o hacer un alto, entonces utiliza el freno trasero.

El freno delantero ejerce una fuerza de presión mucho mayor en la rueda, por lo que utilizarlo al bajar por una pendiente dificulta la dirección. Por eso el freno trasero y el de motor son los recomendados.

Revoluciones

Igual que en una subida, es importante cuidar las revoluciones, sobre todo en el caso de que bajes con el freno de motor, ya que el motor en movimiento ejerce una fuerza para mantener constante la velocidad. En la medida en que el motor aumente las revoluciones será mayor el esfuerzo para frenar. Al cuidar las revoluciones, cuidas el motor.

Aceleración

Al bajar una pendiente, la velocidad se incrementa significativamente al acelerar un poco, así que hazlo con moderación para mantener el control en todo momento.

Practica estos con consejos para recorrer pendientes con mayor seguridad y forma parte de una comunidad motociclista más informada.

X