Realiza una búsqueda en las noticias:

Así son los aceites que ganan carreras de alto rendimiento

Un equipo de competición es como una máquina de precisión. Son tantos los factores que determinan el éxito o el fracaso en una carrera, que para subirse a lo más alto del podio no se puede dejar nada al azar. Cada carrera es un nuevo reto, con sus participantes, sus vehículos y las peculiaridades que la caracterizan. Para aumentar las probabilidades de éxito, todo debe estar diseñado a la medida de cada prueba. Incluso el aceite o la gasolina de competición.

Una clave del éxito

Utilizar el lubricante o el carburante adecuado para una competición determinada puede ser la clave. Las exigencias que plantea cada prueba a una moto (o auto) requieren una respuesta a la medida; no se aconseja utilizar el mismo aceite de motor para una carrera corta que para una de gran longitud. Para eso existen productos que ofrecerán una relación entre rendimiento y protección del motor a la medida de cada competición y tipo de vehículo.

Rendimiento, fiabilidad y calidad

Las competiciones de alto rendimiento son muy exigentes con las motos y en general cualquier tipo de vehículo, por eso no se debe perder de vista la posibilidad de que se estropee el motor o la caja de cambios por no utilizar el aceite adecuado. También debe hacer lo posible por asegurarse que el carburante que utilizará le proporcionará la potencia que necesita, sin penalizar el consumo ni las propiedades de combustión que requiere su vehículo.

Al final, todo se reduce a tres palabras: rendimiento, fiabilidad y calidad en los aceites y las gasolinas de competición que se utilizan en las carreras. Para conseguirlos, es necesario disponer de productos adecuados a cada vehículo, a cada motor y a cada transmisión.

Por eso existen en el mercado gamas específicas de aceites y gasolinas para vehículos de competición, tanto para los que equipan motores de cuatro tiempos (coches o motocicletas de gran cilindrada), como para aquellos con motores de dos tiempos (karts o motos de motocross).

Aceites para cada competición

Dentro de cada tipo de motor, existen también aceites de competición indicados para distintas situaciones. Si hablamos de motores de cuatro tiempos, la gama ELF HTX ofrece lubricantes diseñados para mantener el rendimiento del motor del coche en carreras prolongadas y con cargas pesadas, como es el caso de un rally o de una prueba de resistencia (HTX 850 y HTX 860). Esta gama también incluye la línea de lubricantes HTX 38xx, diseñada para motocicletas que compiten en MotoGP, Superbike y Supersport, a las que ofrece la máxima potencia del motor en eventos cortos y muy cortos, como carreras de sprint, sesiones de calificación en las que hay que darlo todo o subidas de montañas.

En el caso de los motores de dos tiempos, dentro de la oferta de lubricantes Elf HTX existen productos (HTX 909) pensados para propulsores que funcionan a velocidades muy altas y requieren una resistencia excepcional a las altas temperaturas, por ejemplo, en el caso de las carreras de karts o de motocross.

Estos son solo algunos ejemplos de los productos que contiene una gama específica de competición. También los aceites para cajas de cambios se diseñan cuidadosamente para ofrecer el equilibrio necesario entre rendimiento y fiabilidad, garantizar cambios de marchas ultrarrápidos en condiciones extremas y restringir al máximo la pérdida de potencia de la caja de cambios. Efectivamente: hasta en esos detalles, que pueden ser cruciales para ganar una carrera, se deja notar el uso de un buen producto de competición.