Bavarian Motoclub y sus amigos ruedan juntos por Jalisco

El Babarian Motoclub GDL probó que tiene muchos amigos por todo México.

La agrupación tapatía, integrada por entusiastas del motociclismo de aventura y las máquinas de BMW Motorrad, reunió a más de 170 personas y 130 motos en un evento de tres días que se llamó Rodada de Amigos por Jalisco.

Los organizadores no sólo cumplieron con ejemplares logística, seguridad y planeación, sino que  consiguieron que el ambiente de amistad se esparciera entre todos los participantes, quienes quedaron encantados con los parajes que visitaron y el ambiente de camaradería que se creó en las tres jornadas del evento.

El jueves 19 de noviembre, el Bavarian Motoclub recibió a sus amigos con los brazos abiertos para el proceso de registro en el Hotel Riu Plaza Guadalajara, que sirvió como punto de reunión durante el fin de semana.

Cada participante, piloto o copiloto, recibió un kit de bienvenida que incluyó un ejemplar de Revista Moto, material de sanitización y regalos de los patrocinadores. Después de los registros, los rodadores pasaron a un salón del hotel para convivir, afinar detalles de la rodada y conocer algunos de los productos de los patrocinadores, entre ellos Jürgen Motors, agencia BMW Motorrad de Guadalajara.

El viernes, pilotos y copilotos tomaron sus lugares en cada uno de los cinco grupos de 50 personas aproximadamente que se formaron para las salidas, las cuales se dieron con 5 minutos de diferencia a los alrededores del hotel, de acuerdo con los protocolos exigidos por las autoridades con el objetivo de prevenir cualquier contagio de Covid-19.

La primera parte del paseo por Jalisco fue una rodada de 450 kilómetros que tuvo su primera parada en Magdalena y siguió por una zona de barrancas hasta Santa María del Oro, Nayarit, donde se llevó a cabo la primera comida de convivencia del grupo completo.

Los rodadores descansaron y comieron en uno de los restaurantes ubicados a la orilla de la laguna de Santa María del Oro, que en estos días de noviembre presume un color azul turquesa que se ve pocas veces al año. La gente disfrutó de chicharrón de pescado y diversos platillos preparados con productos de la pesca local.

Después de la comida y convivencia, el contingente partió, de nuevo en cinco grupos separados, de regreso a Guadalajara, pero tuvo una breve parada en Tequila, donde hubo tiempo libre para que los participantes conocieran el lugar y consumieran productos locales.

El regreso a la capital de Jalisco se consumó cerca de las 19:00 horas.

El sábado, la dinámica de salida fue la misma, ahora con rumbo a la sierra de Tapalpa, donde los pilotos disfrutaron de un espectacular camino plagado de dinámicas curvas que lo llevó a la enigmática zona de las Piedrotas, donde se tomó la foto oficial del evento.

En torno a las 130 motos se congregaron rodadores y curiosos, y abundaron las fotografías en teléfonos celulares. Todos querían llevarse un recuerdo de tan agradable convivencia.

Después de la ceremonia de la foto oficial, el contingente se formó en una fila que parecía interminable y llegó hasta el centro de Tapalpa, guiado por una unidad de la Policía de Tránsito del Ayuntamiento. Los curiosos salían de sus casas y negocios, atraídos por el ruido y los colores de las motos de aventura, que en su mayoría eran GS, de BMW Motorrad.

En el centro hubo otro rato de esparcimiento libre y, pasadas las 13:30 horas, los rodadores se reunieron en el restaurante La Mezcalera, rumbo a la salida a Guadalajara, para disfrutar de otra comida, que consistió en carne de borrego, pollo y res, acompañada de queso adobera, frijoles y guacamole.

La rodada de 250 kilómetros de segundo día de aventura terminó en Guadalajara a las 17:00 horas. Ahí, los participantes se arreglaron para la cena de gala que sirvió como clausura del evento, en el restaurante El Abajeño, de Tlaquepaque.

Al pueblo mágico enclavado en la Zona Metropolitana de Guadalajara, los amigos se trasladaron en tres autobuses rentados por los organizadores, con el fin de conservar la sana distancia. En Tlaquepaque pudieron caminar cinco cuadras para conocer algunos de los atractivos del andador principal, comprar artesanías y tomarse fotos.

El evento concluyo con la cena y una rifa de productos de los patrocinadores, Motocity, Seguros Qualitas y Jürgen Motors.

Durante la cena se entregaron reconocimientos a la tapatía Claudia Saldaña, la primera mujer piloto en completar el recorrido de los 121 pueblos mágicos de México, y quien fue parte del grupo de amigos que rodó con Bavarian Motoclub.

Después de cenar y convivir por última vez en este evento, los rodadores partieron a sus hoteles y casas para dormir. Quienes visitaron Guadalajara desde otras partes de la República regresaron a sus lugares de origen como llegaron: a los mandos de sus motos y con grandes sonrisas en sus rostros.

Para que mires toda la acción del paseo, te recomendamos que le des un vistazo a nuestras galerías de fotos en Facebook.