Benelli Leoncino 250

Tu nuevo estilo

La pequeña de la familia Leoncino llega a México con todo para convertirse en un objeto de deseo entre los jóvenes. Descúbrela en esta Prueba Activa

(En breve)
¿Qué es lo que más llama la atención de este modelo?
Principalmente el diseño, su gama de colores juvenil y la gran calidad de sus acabados. Suspensiones, frenos y en general la electrónica presentan muy buenos ajustes.

¿Cómo es su motor?
La Leoncino 250 incorpora un monocilíndrico de cuatro tiempos y cuatro válvulas refrigerado por agua de 250 cc con doble árbol de levas e inyección electrónica, capaz de ofrecer una potencia máxima de 25.5 HP a 9,250 revoluciones por minuto, con un torque máximo de 21 Nm a 8,000 revoluciones por minuto.

 

¿Para qué tipo de usuarios se recomienda?
Su diseño, características y precio la convierten en una opción magnífica para un público joven que busca hacer de sus trayectos por la ciudad una cuestión de estilo.

Los nuevos productos que Benelli está introduciendo en el mercado nacional están dejando muy buen sabor de boca, pues se trata de modelos muy bien acabados -y atractivos- que conservan una excelente relación calidad-precio. Este es el caso de la pequeña de la saga Leoncino: la 250, que este mes pasa por la sección Pruebas Activas gracias al apoyo brindado por Benelli México.

De un primer vistazo salta a la vista el buen gusto que han tenido los diseñadores de esta Leoncino, al combinar la inspiración más clásica (nos recuerda a las Scrambler) con toques modernos en una pieza pequeña y compacta que marca en la báscula 164 kilos en seco y unas medidas muy interesantes para que cualquier piloto pueda rodarla: 2,040 mm de longitud; 1,370 mm de distancia entre ejes y una altura de asiento de 810 mm.

La gama de colores con la que se viste esta pieza de inspiración italiana y manufactura asiática nos parece tan original como acertada, con una gama de grises que acaban en el negro sobre el que aparecen pequeñas franjas en amarillo vivo. Sólo el emblema de la marca apunta al color blanco en este modelo donde uno de los elementos más característicos es su faro delantero asimétrico con tecnología Full-LED -como todo el equipo de iluminación-.

En su diseño tampoco podemos pasar por alto la figura del pequeño león (haciendo alusión a la historia de este modelo) que adorna el guardabarros delantero o el portaplacas trasero, que también hace la función de guardabarros de la parte posterior. Y lo que es más importante, una buena resolución de todas las piezas, con una mención especial para el panel de control digital iluminado en azul que permite una correcta lectura de toda la información de un modo rápido.

Motor citadino
El motor que da vida a esta Benelli es un monocilíndrico de cuatro tiempos y cuatro válvulas refrigerado por agua de 250 cc con doble árbol de levas e inyección electrónica, es capaz de ofrecer una potencia máxima de 25.5 HP a 9,250 revoluciones por minuto, con un toque máximo de 21 Nm a 8,000 revoluciones por minuto.

En nuestra prueba el motor presentó un buen desempeño, con buena aceleración y recuperación y torque aceptables. Si bien la unidad que probamos estaba completamente nueva y al motor aún le faltaba recorrido, notamos una buena respuesta, aunque nos hubiera gustado un poco más de empuje para que el motor vaya menos justo en ciertas condiciones de más exigencia dado que el peso en orden de marcha ronda los 180 kilos.

Sea como fuere, el tránsito en ciudad es más que agradable y no es probable que los usuarios de este modelo echen en falta más ‘pegada’ de parte del propulsor. Las cifras de consumo que ofrece son muy interesantes: 4.1 litros cada 100 kilómetros y el tanque de combustible tiene una manufactura muy adecuada para las líneas de la moto, muy llamativo.

La caja de cambios es de seis velocidades y cuenta con embrague en baño de aceite que funciona sin estridencias arriba y abajo, si bien consideramos que la Leoncino 2050 ganaría muchos enteros si en siguientes actualizaciones la dotaran de un embrague antirrebote.

Parte ciclo
En curvas la parte ciclo es muy agradable, con una posición Cruiser que se adopta por las estriberas deportivas, algo levantadas. La entrada es rápida, el paso no tan preciso debido a que es corta de ejes, y la salida no es explosiva ni aplomada. Acelera con alguna carencia de torque, pero con dinamismo. Respecto al chasis, de entramado de tubos de acero, ofrece la resistencia adecuada y también la flexibilidad para un uso citadino. De igual modo, el asiento es espacioso, deportivo y quizás algo duro si el trayecto se alarga.

Las suspensiones se componen de una horquilla invertida con barras de 41 mm en la parte delantera y 125 mm de carrera; mientras que detrás monta un brazo oscilante con un amortiguador monoshock regulable en precarga con un recorrido de 51 mm. El tarado es deportivo y el comportamiento en ciudad no deja nada a deber.

En cuanto a los frenos, un disco flotante de 280 mm mordido por una pinza de cuatro pistones trabaja en la parte delantera y un disco de 240 mm de diámetro con pinza flotante de un pistón en la trasera. Las llantas de aleación de aluminio de 17″ cuentan con neumáticos 110/70-R17 delante y 150/60-R17 detrás, respectivamente. El desempeño de los frenos nos convenció, como también la maneta delantera ajustable. Menos el pedal trasero, algo bajo para nuestro gusto, porque el tipo de reposapiés levantado no permite que ancle la palanca de un modo suave; hay que moverla en un recorrido más amplio para accionar el freno. También es notorio el funcionamiento del sistema ABS, que proporciona la intervención en el momento correcto. En general la electrónica está bien ajustada.

Con todos estos argumentos a su favor, la Leoncino 250 se conforma como una opción más que interesante para un público joven, incluso para aquellas personas que buscan que su primera moto sea algo especial, con un diseño actual que llamará a nuevos pilotos del segmento Cruiser de baja cilindrada, pero eso sí, no se confundan, de alta gama.

 

No dejen de acudir a su distribuidor oficial más cercano para agendar una prueba de manejo.

FICHA TÉCNICA
MOTOR
Tipo: Monocilíndrico, 4 tiempos, 4 válvulas, doble árbol de levas
Cilindrada: 249 cc
Potencia: 25.5 hp a 9,250 rpm
Diámetro por carrera: 72 x 61.2 mm
Relación de compresión: 11.2:1
Sistema de lubricación: Bomba de Aceite
Alimentación: Inyección electrónica
Arranque: Eléctrico
Encendido: Electrónico

TRANSMISIÓN
Embrague: Multidisco
Caja: 6 Velocidades
Transmisión final: Cadena
Relación de transmisión N/A

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Multitubular de acero
Suspensión delantera: Horquilla invertida de 41 mm con 125 mm de recorrido
Suspensión trasera: Monoshock con 51 mm de recorrido
Freno delantero: Disco simple ø280 mm con pinza flotante pistón simple y ABS
Freno trasero: Disco de 240 mm con pinza flotante de un pistón con ABS
Neumático delantero: 110/70 – R17
Neumático trasero: 150/60 – R17
Rines: Aleación aluminio

DIMENSIONES Y PESOS
Longitud: 2,040 mm
Altura con exclusión de los espejos: 1,115 mm