BMW K1 Racer, una radical joya retro de Lord Drake Kustoms

El taller de customización español Lord Drake Kustoms dio a conocer su nueva joya, una café racer desarrollada con la BMW K1 como base.

Se llama BMW K1 Racer fue construida sobre una de las máquinas más icónicas de la marca alemana, una sport-turismo que tuvo una producción de sólo 6 mil 921 unidades entre 1988 y 1993. Sus características más célebres eran su velocidad tope, de 241 km/h, y tener el primer motor de 16 válvulas en la historia de BMW Motorrad.

Aunque no fue muy popular en ventas, la moto sirvió para cambiar la percepción del público sobre las máquinas del fabricante alemán, que probó que podía hacer más que motos de viaje de dos cilindros.

Más de 30 años después del lanzamiento, Fran Manen y su taller también hicieron una apuesta distinta al customizar una BMW, muy lejos de las habituales cruisers bicilíndricas de Harley-Davidson.

La transformación se llevó a cabo en el taller de Málaga. Comenzó como un proyecto de café racer y terminó por mezclar elementos de máquina deportiva radical con estilo retro. La BMW K1 original fue adquirida de un coleccionista.

  • BMW Motorrad K1.

El trabajo comenzó con la instalación de una horquilla invertida, ruedas de rayos, llantas para carretera y nuevos frenos de disco. El manillar y el subchasis fueron reemplazados y el chasis, modificado, lo mismo que el tanque, para conseguir el toque radical del modelo final.

Finalmente, instalaron un nuevo amortiguador, y modificaron completamente el asiento y el colín.

En la electrónica añadieron un odómetro digital y un sistema de encendido sin llave Motogadget.

La pintura está inspirada en la serie M de BMW y el escape, fabricado a mano, emula el sonido de las máquinas de MotoGP.

Lord Drake Kustoms tiene dos talleres, en Málaga y Miami, y envía sus motos a cualquier parte del mundo. Si te interesa tener una de sus máquinas modificadas, accede a su página web lorddrakekustoms.com.