BMW R18 FIRST EDITION

ALMA PURISTA

BMW Motorrad incursiona en el mercado de las grandes cruiser con una moto espectacular, por dentro y por fuera, que no dejará indiferente a ningún aficionado al motociclismo, gracias a una estética que recuerda a los modelos míticos de la marca alemana en la década de los 30. La R18 agradece el legado BMW Motorrad y marca un nuevo camino.

BMW Motorrad ha escrito un nuevo capítulo en su breve (pero intenso) romance con las grandes cruisers con el que ha conseguido llamar la atención de todos los aficionados al motociclismo. El lanzamiento de esta belleza bautizada como R18 First Edition es todo un acontecimiento en este año plagado de malas noticias y peores augurios. Desde Munich, Alemania, llegan buenas noticias.

La BMW R18 se presentó en sociedad en la última edición del EICMA, en Milán, y fue en tierras italianas donde constatamos que lo que todavía era un concepto daría mucho de qué hablar. Sabemos que las incursiones de BMW Motorrad fuera de sus tradicionales segmentos de confianza son escasas, pero, por otro lado, suelen ser memorables. Ésta no es la excepción, y así lo constatamos, después de que BMW Motorrad México nos cediera en préstamo una de las de la R18 First Edition, modelo que Revista Moto ha sido el primer medio de comunicación especializado en probarlo en tierras mexicanas.

La forja de la R18 ha partido de un concepto purista que bebe de las esencias de las míticas R5 y R7 de la mitad de los años 30; sin embargo, la flamante R18 no es la remasterización de aquella, sino del segmento cruiser custom de BMW Motorrad y la enésima vez que la marca alemana abre su propio camino sin fijarse en los demás ni tener en cuenta a los gigantes de esta industria más que consolidada en Estados Unidos, desde donde se marca el paso al resto del mundo. Al menos hasta ahora…

BERLÍN BUILT
La trayectoria de BMW Motorrad se escribe con el trazo firme que dibuja una ingeniería exquisita, un buen gusto a prueba de debates y la calidad de sus acabados. En los últimos tiempos, BMW ha abierto su catálogo a cilindradas más bajas, a modelos más asequibles y a las nuevas tecnologías, enarbolando la bandera de la seguridad como un rasgo distintivo que también ha empujado a otros fabricantes a subir sus estándares de calidad. Sin embargo, la llegada de la R18 la interpretamos como un acto de reivindicación de toda la esencia de la marca, que impregna cada poro de este modelo inolvidable, para poner en valor el trabajo de todos sus equipos: en Alemania también saben hacer grandes motos cruiser. Y para muestra, observen el lema que reza estratégicamente en la parte inferior de la esfera que acoge la instrumentación: Berlín Built. Toda una declaración de principios.


La inspiración de la R5 es, a todas luces, visible atendiendo a la notoria presencia de cromados y una gama de colores donde el negro es el protagonista absoluto de un modelo heritage que no escatima en tecnología para conformar un conjunto con apariencia muy clásica que incorpora lo mejor de la firma bávara para rematar una motocicleta espectacular y un auténtico aire nuevo para las cruiser que es capaz de tratar de tú a tú a los modelos que reinan en Norteamérica.

Para darle argumentos de peso a su propuesta, en BMW Motorrad han puesto a su R18 el corazón más potente creado por la marca en más de un siglo de historia: el Big Bóxer, un propulsor hecho desde cero que reafirma una de las señas de identidad de BMW: un doble cilindro de 1,802 cc con un par de giro máximo de 158 Nm que se alcanza a las 3,000 revoluciones por minuto. El rendimiento máximo es de 91 CV a 4,750 vueltas declarando un régimen máximo de 5,750 rpm.

El diseño de este motor parte de un concepto clásico: los dos cilindros se presentan en ángulo de 180 grados, mientras que el cigüeñal (situado en el sentido longitudinal de la marcha) y las bielas son de acero templado; la arquitectura se completa separando el propulsor de la caja de cambios. El motor se refrigera por aire y aceite y está adaptado a la normativa Euro5, aunque ello no evita que tenga unas proporciones descomunales (no hay más que ver las culatas que sobresalen a cada lado). Fieles a su tradicional sistema de transmisión final a través de flecha cardán que deja su eje a la vista y permite ver el giro de la caja de cambios con seis velocidades con corte helicoidal.

De su funcionamiento sorprende el descomunal torque: la moto siempre está por encima de 150 Nm y eso se nota desde que arranca, a pesar de que el ruido del motor es más sosegado de lo que nos gustaría -la ­Euro5 no perdona-, pero al acelerar se siente el golpeteo de los pistones. En marcha comprobamos que la moto tiene una entrega de potencia muy diferente, en función del modo de manejo que se seleccione.

Un motorista con suficiente experiencia notará que la entrega es progresiva, incluso en el modo Rock (el que libera toda la potencia), mientras que uno con menos experiencia lo notará más agresivo. El modo más limitante lleva por nombre Rain, ideal para iniciar ese camino que nos hará abandonar la ciudad en busca de mejores rumbos para gozar de esta BMW. El modo intermedio (Roll), ya permite sacar algunas de las esencias de esta cruiser, que permite hacer largas distancias. El mencionado Rock es el que elige el Big ­Bóxer para sacar su poder: hay que agarrarse. Incluso a pleno rendimiento el consumo no se dispara, pues en esta prueba recorrimos más de 200 kilómetros por carretera y se mantuvo por debajo de los seis litros por cada 100 kilómetros.

EN MARCHA
Una de las dudas que nos asaltaron nada más terminar de recrearnos la vista con esta moto tuvo qué ver con las inercias que se desprenderían del uso de un motor tan grande y también con la facilidad de manejo de una moto que, en disposición de marcha, alcanza los 345 kilos de peso. La segunda duda se disipó inmediatamente después de iniciar esta Prueba Activa, donde los kilos parecen desaparecer: otro punto a favor de los ingenieros alemanes, capaces de hacernos olvidar de que todo el conjunto del propulsor (sistema de admisión y caja de cambios incluidos) ronda los 111 kilos en la báscula.

Respecto a las inercias o al balanceo, la respuesta es algo más compleja de explicar: si bien se sienten movimientos naturales normales encima de la moto la apertura del gas genera movimientos longitudinales sin esfuerzo que dan músculo y poder cada vez que se acelera. Ojo a este dato: de 0 a 60 km/h pasa en unos 3.5 segundos. Incomparable también es la sensación de engranar pronto la sexta velocidad e ir exigiendo poder con el puño derecho: la R18 ruge y responde sin titubear sacando el torque que sale de sus entrañas a ‘pistonazos’.

Para controlar tanto empuje trabaja un sistema de embrague en seco con accionamiento hidráulico y unas manetas regulables que permiten la adaptación a cualquier tamaño de manos que garantiza que la llanta trasera no derrape al bajar de velocidad. Además, incorpora un sistema de gestión de freno motor y también dispone de un sistema de control antiderrapaje ASC y, de manera opcional, control de pendiente y de bajada. Y para facilitar las maniobras en parado, la R18 se puede equipar de manera opcional con una reversa que se activa de un modo muy sencillo mediante un motor eléctrico.

Como no podía ser de otro modo, su manejo es más aplomado que dinámico. A esta BMW le gustan más las rectas largas que las curvas, donde es más puntual que ­veloz. En este sentido, destaca el trabajo del control de tracción y del ABS de serie BMW Moto­rrad integral para controlar inercias de una moto de 2,440 mm de longitud que tiene una distancia entre ejes de 1,731 mm. No se puede decir que las estriberas no rocen nunca con el piso, pero tampoco es tan fácil que lo hagan. Su posición deja las piernas algo estiradas con una postura muy cómoda que se complementa con un manubrio que fija una posición erguida sin mayor tensión en la espalda y las articulaciones.

En este sentido destaca el buen hacer de la larga horquilla delantera, con barras de 49 mm de diámetro y 120 mm de carrera, con buen tarado que, sin embargo, se siente algo duro en ciudad. Para ser justos, hemos de decir que las suspensiones son muy adecuadas para una moto de estas características, ya que si fueran más blandas seguramente las oscilaciones no permitirían la firmeza suficiente en el manubrio para abrir gas. Por ello, en las curvas, haciendo contramanubrio y apoyados en su bajo centro de gravedad, las sensaciones son muy positivas.

En la parte ciclo sobresale un chasis doble cuna de acero que evita oscilaciones y que hace un papel excelente en darle la rigidez necesaria a esta R18. Además, este chasis abraza al motor y ello evita movimientos del motor no deseados. El basculante es de tipo hard tail y cuenta con amortiguador en Cantilever oscilante de dos brazos de metal con brazo central telescópico de 90 mm de carrera, regulable en la precarga del resorte. Siguiendo los postulados clásicos, la suspensión trasera queda ‘escondida’. El conjunto de rines de radios son de 19 y 16 pulgadas, lo que le confiere ese aspecto clásico de las motos de antaño. Los neumáticos elegidos para esta bávara son los Bridgestone Battlecruise H50.

En la tarea de detener a esta moto de dimensiones tan grandes trabajan tres discos de freno de 300 mm de diámetro (dos al frente, uno en el tren trasero) que tienen mucha contundencia y un tacto muy exclusivo y progresivo gracias a sus pinzas fijas de cuatro pistones. Sobra decir que la horquilla delantera absorbe perfectamente las frenadas y no deja que la R18 se hunda.

DETALLES ÚNICOS
Se mire por donde se mire, la BMW R18 presenta una proliferación de detalles (unos más a la vista, otros menos) que merece un reportaje aparte. No es tampoco casual la cantidad de accesorios oficiales con los que se puede personalizar este modelo First Edition, que se distingue por una serie de componentes especiales como el escape en forma de cola de pez, puños calefactables o anagramas específicos, insignia de BMW Motorrad en el asiento, unos cromados exclusivos y hasta una parte de la pintura (las dobles líneas blancas) realizadas a mano por artesanas alemanas. No hay que olvidar tampoco el icónico tanque de combustible en forma de lágrima y, además, esta edición excluiva incorpora una placa de asiento y molduras de cromo con la inscripción First Edition en las cubiertas laterales.

En este guiño a la personalización, BMW Motorrad ha abierto la puerta a profesionales de la customización tan reputados como Ronald Sands quién, a través de su estudio, ofrece la posibilidad de adquirir otras dos colecciones imporesionantes: Machined y Tone Black.

Tanto para los accesorios, como para el programa de personalización de la nueva R18, BMW Motorrad está colaborando con Roland Sands Design y varios proveedores conocidos, incluido el fabricante estadounidense Mustang Seat, para ofrecer diferentes versiones de asientos hechos a mano de alta calidad. De los exclusivos sistemas de escape personalizados que se ofrecen aparte se ocupa Vance & Hines.

En la First Edition la nota característica de sencillez la pone su panel de control (como marcan los cánones), una esfera digital que alberga un velocímetro digital y una pequeña pantalla digital en la parte inferior que ofrece información adicional con una interesante iluminación azul. Precisamente sobre la iluminación, la R18 incorpora un equipo Full LED y luz de curva que detecta la inclinación de la moto, prevé el recorrido en curva e ilumina la parte más importante del camino. En la parte trasera se combinan LED bicolores (amarillas y rojas) en los diamantes de los direccionales que le dan mucha más visibilidad que en cualquier otra cruiser.

Con la R18, BMW Motorrad vuelve a explorar un segmento de mercado que ya se echaba en falta en la marca de Munich que, una vez más se reivindica como una corporación ambiciosa como pocas en el mundo del motor con una moto soberbia que se presenta como una clara rival a otras que circulan, fundamentalmente, por las carreteras de Estados Unidos. Las expectativas de los amantes de las motos clásicas cruiser se verán más que satisfechas con este modelo que recomendamos conocer de primera mano a través de las agencias oficiales BMW Motorrad en México para admirar una moto con el alma purista de la marca bávara, la tecnología y la facilidad de manejo que caracteriza a sus creaciones.

VERSIONES
BMW Motorrad ha lanzado una versión adicional a la R18 First Edition, se trata de la R18 Classic, motocicleta que recuerda los inicios de los grandes modelos Cruiser de turismo al contar con:

– Parabrisas (desmontable)
– Alforjas (extraíbles)
– Asiento del pasajero (extraíble)
– Faro LED adicional
– Rin delantero de 16”
– Control de crucero electrónico de serie

EN BREVE
¿Qué es lo que más llama la atención de este modelo? A primera vista su diseño clásico, que recuerda a las R5 y R7 de los años 30. También destacan sus ayudas electrónicas y la increíble calidad de todos sus acabados, desde la pintura (con detalles a mano), hasta las soldaduras, pasando por la tornillería. No se ha descuidado ni un solo detalle.

¿Cómo es su motor? El Big Bóxer es el motor más grande y más potente creado por BMW Motorrad en sus más de 100 años de historia. El bicilíndrico tiene 1,802 cc y ofrece un par de giro máximo de 158 Nm que se alcanza las 3,000 revoluciones por minuto. El rendimiento máximo es de 91 CV a 4,750 vueltas y declara un régimen máximo de 5,750 revoluciones por minuto.

¿Cómo se comporta en carretera? Sus aptitudes en carretera son muy buenas. A pesar de su elevado peso, en marcha esta sensación de moto pesada desaparece por completo gracias a una manejabilidad al más puro estilo BMW Motorrad. Sin ser una moto que destaque por su dinamismo, un piloto avezado podrá sacar mucho más partido del esperado en tramos revisados y curvas.

CRÉDITOS
Revista Moto agradece a BMW Motorrad México por permitirnos ser los primeros en probarla en nuestro país. Así como también agradecemos al Matices Hotel de Barricas, por el préstamo de sus instalaciones para la realización de la sesión fotográfica de esta Prueba Activa.

FICHA TÉCNICA BMW R18 FIRST EDITION
MOTOR
Tipo: Big bóxer de cuatro tiempos con dos cilindros, refrigerado por aceite o por aire, con dos árboles de levas accionados por cadenas sobre los cigüeñales
Diámetro x Carrera: 107.1 x 100 mm
Cilindrada: 1,802 cc
Potencia: 67 kW @ 4,750 rpm
Par máximo: 158 Nm @ 3,000 rpm
Relación de compresión: 9.6 :1
Sistema de inyección: Electrónica en el tubo de admisión/gestión digital del motor: BMS-O con acelerador electrónico

TRANSMISIÓN
Embrague: En seco de seguridad
Transmisión: 6 velocidades con corte helicoidal
Transmisión final: Cardán

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Bastidor de acero con doble lijado y refuerzos atornillados
Suspensión delantera: Horquilla telescópica con 120 mm de recorrido
Suspensión trasera: Pieza oscilante de dos brazos de metal con brazo central telescópico con 90 mm de recorrido
Freno delantero: Doble disco de 300 mm de diámetro con pinza fija de cuatro émbolos
Freno trasero: Monodisco de 300 mm de diámetro con pinza fija de dos émbolos
ABS: BMW Motorrad Integral ABS
(versión integral parcial)
Llanta delantera: 120/70 R 19
Llanta trasera: 180/65 B16
Rin delantero: 3.5” x 19” de radios
Rin trasero: 5.0” x 16” de radios

DIMENSIONES Y PESO
Distancia entre ejes: 1,731 mm
Avance: 150 mm
Ángulo de la dirección: 57.3°
Altura del asiento con peso en vacío: 690 mm
Longitud del arco de paso con peso en vacío: 1,630 mm
Longitud: 2,440 mm
Altura (sin retrovisores): 1,126 mm
Altura (sobre espejo retrovisor, con el peso
del vehículo vacío según DIN): 1,232 mm
Anchura (con retrovisores): 964 mm
Peso en vacío en disposición de marcha
con el depósito lleno 1): 345 kg 1)
Peso máximo admisible: 560 kg
Carga útil (con equipamiento de serie): 215 kg
Capacidad útil del depósito: 16 l aprox.
Reserva: 4 l aprox.

COLORES: R18 First Edition
PRECIO: $457,000 pesos