BMW S 1000 R: Con herencia superdeportiva

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

BMW S 1000 R: Con herencia superdeportiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest

Por facilidad de manejo, gestión electrónica, dinamismo, entrega de potencia y funcionalidad, esta maxinaked se postula como la opción definitiva para los fanáticos del segmento

¿Cómo es su motor?

Aunque mantiene las cifras del modelo anterior, de 165 CV y 114 Nm, nada estratosféricas, el tetracilíndrico en línea de 999 cc entrega con la potencia con precisión desde abajo y de manera excepcional en revoluciones medias, lo que convierte a la S 1000 R en una moto muy divertida.

¿Cuáles son sus principales novedades?

La motocicleta fue revisada completamente, desde su estética, que ahora es quizá demasiado sobria, hasta su mecánica y ergonomía. Su posición de manejo es marcadamente de ataque, y su reducción de peso y dimensiones hacen que los cambios de dirección sean fáciles, rápidos y precisos.

¿Cómo es su tecnología?

El sistema de conducción Pro incluye modos de manejo Rain, Road, Dynamic y Dynamic Pro, regulador de potencia, freno de motor, control de tracción, antiwheelie, ABS Pro con asistencia en curva, control de freno dinámico y asistente de arranque en pendiente. Es una de las motos más avanzadas de la actualidad.

Desde su lanzamiento en 2014, la BMW S 1000 R ha sido la apuesta principal de la alemana BMW Motorrad para competir en el segmento de las naked con vocación de superdeportivas.

Con todo y que hay motores más potentes, esta máquina de un litro se mantiene en un lugar privilegiado por su alto nivel de tecnología, refinamiento y especial estilo de manejo.

Gracias a BMW Motorrad México pusimos a prueba, en carretera y circuito, al modelo 2021 de esta maxinaked, que ha sido completamente revisada y se postula como la opción definitiva para los fanáticos del segmento, por su alto nivel de funcionalidad en todos los sentidos.

Si bien sus cifras de 165 CV de potencia y 114 Nm de par motor están lejos de ser estratosféricas, sobran para disfrutar al máximo un track day o un viaje por carretera. 

En México es poca la gente que se desplaza de las deportivas a las naked, debido a la posición de conducción, pero las marcas están conscientes de que existen clientes que buscan máquinas cómodas y divertidas para carreteras secundarias, en las que abundan las curvas. 

Una naked de altas prestaciones ofrece mucha intensidad en el manejo sin tener que abandonar por completo el segmento.

Novedades

Las motos de BMW Motorrad siempre han destacado por detalles que las hacen diferentes, con elementos mecánicos como los motores Bóxer, los sistemas Telelever y Paralever, y la suspensión electrónica Dynamic ESA, o estéticas que les dan un toque personal.

En el caso de esta naked, el detalle distintivo era una extraña asimetría en el frontal, con faros de distinto tamaño y forma que la hacían ver bizca. Aunque no era del agrado de todos, se trataba de un rasgo de personalidad único que llamaba la atención. Con un faro LED tecnológico al centro, muy similar al de las demás roadsters de la marca, como la R 1250 R, el nuevo modelo es mucho más sobrio y moderno, pero pierde identidad.

El año pasado probamos las actualizaciones de los modelos S 1000 RR, la moto de competición por excelencia del fabricante alemán, y la BMW S 1000 XR, la versión trail de la serie S, ambas equipadas con el motor 999 cc de cuatro cilindros en línea. La única de la serie que faltaba de ponerse al día era la naked.

El tanque es muy característico de las motos germanas, esculpido con formas redondeadas que conectan directamente con las tapas laterales del radiador y cubren parcialmente la horquilla. Esta característica le da a la moto una aerodinámica mejor lograda.

El chasis fue rediseñado en la parte posterior, con un nuevo tubo y colín heredado de la deportiva S 1000 RR, menos puntiagudo y carente de iluminación, y que ahora integra al portaplaca e intermitentes que hacen también la función de luces de posición y de freno, ya que cambian de color.

El conjunto tiene una apariencia compacta y limpia. Literalmente, parece una moto de pequeñas dimensiones, pero esta característica no es sólo visual, ya que pasó por un proceso de reducción de peso y perdió 7 kilos con respecto a su modelo anterior. En seco pesa 198.7 kilos, que pueden llegar a 194 con el paquete M, que incluye escape Akrapovic y cubiertas de fibra de carbono en ruedas, piñón, protector de cadena, carenados laterales y tanque.

Las nuevas ruedas de aleación destacan a primera vista, lo mismo que la línea del escape y el catalizador, que es más voluminosa que antes.

Manejo

Al subirse a la motocicleta se nota la diferencia en la ergonomía: las piñas son exactamente iguales, de buena calidad y tacto, pero ahora están montadas sobre un manillar plano que generan una posición de manejo más baja y agresiva.

La pantalla TFT de 5 pulgadas, la misma otros modelos de la marca, tiene conectividad con el teléfono para mostrar información de llamadas, medios y navegación GPS. El control giratorio ubicado en la piña izquierda puede revelar más datos de la moto, como su grado de inclinación.

El asiento es de 830 mm, con lo que es muy fácil llegar piso con los pies; además la moto es delgada en la parte frontal y ancha en la central, y el mullido del asiento pasa con muy buena nota. Incluso personas que rondan el 1.70 m de estatura podrán manejarla con comodidad.

Sonido

El encendido de la máquina es remoto y, al presionar un botón, la pantalla le da la bienvenida al piloto y el motor genera el glorioso sonido deportivo de sus cuatro cilindros en línea. 

El modelo que tuvimos la fortuna de probar venía con el escape Akrapovic del paquete M, con fibra de carbono, el cual tiene un diseño muy deportivo y mantiene el sonido original, lo cual se agradece. Al bajar las marchas, el sonido de la moto se asemeja al de la explosión de las palomitas de maíz: es una banda sonora muy bonita.

En carretera

Comenzamos la prueba en el modo Road y tomamos la carretera Guadalajara-Moyahua, muy concurrida por los bikers que disfrutan de tomar curvas.

Como buena tetracilíndrica, la BMW S 1000 R fluye de manera conservadora y ofrece un tacto poco vigoroso a bajas revoluciones, pero muy preciso en caminos sinuosos.

Obviamente, en el renglón de la protección aerodinámica nunca sacará buena nota, porque la moto no está hecha para eso, sino para sentir el viento.

La posición de manejo, por el contrario, es sobresaliente por su deportividad. La colocación del manillar es marcadamente de ataque, con las manos bajas y el torso tendido sobre el depósito de combustible.

A una velocidad sostenida después de los 100 km/h las vibraciones son imperceptibles, lo mismo que las estridencias. Los retrovisores, sin embargo, vibran un poco y se perciben demasiado pequeños, incuso para una deportiva.

El motor fue revisado y, aunque mantiene las cifras de potencia y par motor, en curvas su comportamiento es plano y elimina los picos del modelo anterior, lo que deja claro que se trata de un impulsor más refinado. Aplicados sobre el asfalto, estos números son una declaración de diversión. 

Normalmente, un motor de cuatro cilindros en línea se siente muy burro en bajas revoluciones, pero la gestión electrónica de la S 1000 R entrega la potencia desde abajo con un control preciso.

El rango medio es excepcional, ya que el pico de par motor es superior al de la S 1000 RR y llega casi 2,000 rpm antes. En la curva de entre 7,000 y 9,000 rpm, la S 1000 R saca lo mejor de sí y se convierte en una moto muy divertida porque en los giros siempre estará más arriba que las demás en cuanto a revoluciones.

Los cambios de dirección son fáciles, rápidos y precisos. Pisa muy bien en todo momento, lo cual aporta una sensación de seguridad, que se refuerza con las ayudas electrónicas. 

Esta precisión se debe en gran parte a la reducción de 6 por ciento de la masa del motor, que ahora pesa 58.5 kilos; de 10 por ciento en el escape, que llegó a 11.3 kilos, y de 7 por ciento en la transmisión, ahora de 7.3 kilos. Además, el bloque es 12 mm más corto.

En cuanto a la transmisión, las cuarta, quinta y sexta marchas son más largas, lo que ayuda a un menor consumo de combustible y a mitigar vibraciones. Además, el embrague fue rediseñado.

Otros cambios

De entrada parece extraño que una moto como ésta no tenga el sistema ShiftCam de la marca alemana, que optimiza la distribución y la apertura de válvulas. Según BMW, al tratarse de una máquina que busca entregar su mayor potencia en regímenes altos, resultaba mejor un sistema de menor complejidad. 

Esto permitió que el motor se reubicara para mejorar el centro de gravedad, junto con el chasis de doble viga de aluminio. Aunque a primera vista parece que es el mismo, el nuevo concepto de flexión de conjunto utiliza al motor como elemento estructural.

El basculante ahora tiene refuerzos inferiores, y se ha retrasado para alejarlo del calor del motor, con el objetivo de que tenga un comportamiento más homogéneo. Cuenta, además, con un pistón más grande, de 46 mm, en el amortiguador, que encierra más aceite a menos presión de trabajo. 

La moto también aumentó su rango de giro de 65.2 a 66 grados, algo que se agradece en el manejo en ciudad o en bajas velocidades, porque la moto se acomoda con mayor facilidad. Estos cambios estructurales y la reducción de peso hacen más intuitivo y directo el comportamiento de la motocicleta.

En la pista

En manejo en circuito facilitó el uso completo del paquete electrónico y nos permitió jugar con los grados de inclinación de la moto, cuyo máximo es de 36 grados, aunque con 33 nos fue suficiente para disfrutar de su dinamismo.

Esta naked nos llevó a revivir sensaciones de antaño, como cuando las 600 cc entregaban un golpe de potencia lineal en las medias revoluciones, pero en este caso, en todo el arco de potencia.

El hecho de que el poder se suavice en el primer recorrido es muy útil para el manejo en la calle, pero no para circuito, donde será necesario apretar un poco a la moto para que entregue la potencia adecuada para la conducción deportiva.

En la pista la S 1000 R se convierte en una moto predictiva, de fácil manejo y con frenos que brindan un feeling contundente en paradas de emergencia y manejo deportivo.

Los frenos delanteros son de doble disco de 320 mm, con pinzas radiales monobloque de cuatro pistones, firmadas por BMW y fabricadas por Hayes. Atrás monta un disco de 220 mm con pinza de un pistón. En la práctica genera un buen apoyo para la entrada a las curvas, como las motos de antes.

El sistema de conducción Pro despliega toda la tecnología de BMW Motorrad. El paquete electrónico incluye los modos de manejo Rain, Road, Dynamic y Dynamic Pro, regulador de potencia, freno de motor, control de tracción, antiwheelie, ABS Pro con asistencia en curva, control de freno dinámico y asistente de arranque en pendiente. Con todo esto, esta maxinaked se pone al nivel de las motos más avanzadas tecnológicamente de la actualidad.

En cuanto a consumo, da un rendimiento de combustible de unos 6.6 litros cada 100 km, en un promedio de velocidad de entre 100 y 120 km/h.

En resumen, la BMW S 1000 R es una motocicleta muy equilibrada que se acerca en buena medida en deportividad a su hermana mayor, S 1000 RR, por su postura de manejo agresiva, colores más juveniles y atractivos, y el incremento de capacidades que brinda el paquete M.

Motor

Tipo: Cuatro cilindros, 4 tiempos, 16 válvulas, DOCH

Cilindrada: 999 cc

Arranque: Eléctrico

Potencia máxima: 165 CV a 11,000 rpm

Par motor: 114 Nm a 9,250 rpm

Refrigeración: Líquida

Encendido: Electrónico

Alimentación: BMS-O

Embrague: Multidisco en baño de aceite con sistema antirrebote

Caja de cambios: Seis velocidades

Parte ciclo

Chasis: Puente de aleación de aluminio con motor autoportante

Suspensión delantera: Horquilla invertida de 45 mm de diámetro y 120 mm de recorrido

Suspensión trasera: Monoamortiguador de 117 mm de recorrido

Freno delantero: Doble disco 320 mm con pinza monobloque de cuatro pistones BMW Motorrad ABS Pro

Freno trasero: Disco sencillo de 220 mm con pinza monopistón BMW Motorrad ABS Pro

Dimensiones

Largo: 2,090 mm

Ancho: 812 mm

Altura del asiento: 830 mm

Distancia entre ejes: 1,441 mm

Peso en vacío: 198.7 kilos 0 194 con el paquete M

Depósito: 16.5 litros

Precio: Desde $310,000

Te podría interesar

Triumph Speed Triple 1200 RR Bond Edition
Celebran 60 años del 007 con la Triumph Speed Triple 1200 RR Bond Edition
DSC02792
Estampida Harley-Davidson festeja su noveno aniversario
IMG_1890
Cosalazo 2022: Tres días de aventura off-road en Sinaloa
Dominar 400
Bajaj estrena moto en los Dominar Rides en Las Estacas
DSC_6124
Estados Unidos, campeón del MXoN

Suscríbete Ahora
a nuestro motoboletín

*Campo Obligatorio