California prohíbe la venta de vehículos de combustible a partir de 2035

La entidad estadounidense de California tomó una medida agresiva contra la contaminación por dióxido de carbono al prohibir la venta de vehículos nuevos que funcionen con gasolina o diésel a partir de 2035.

La medida está principalmente enfocada en los autos, pero incluye también a las motocicletas.

El gobernador Gavin Newsom firmó una orden ejecutiva en busca de reducir la emisión de gases de carbono, que ha provocado el aumento en las temperaturas, incendios forestales y problemas persistentes en la calidad del aire.

“Llegar a una economía libre de carbono en 2045 no será factible sin el transporte”, dijo Newsom. “Estamos tomando un nuevo curso, con una meta firme de que a 2035 eliminaremos la venta de motores de combustión interna en el Estado”.

La medida prohíbe la venta de vehículos nuevos de combustión interna, pero no la circulación de los comprados previamente o la compra-venta de usados. Esta decisión, estima el Gobierno de California, proyecta una reducción de 35 por ciento en la emisión de gases.

California es hogar de 40 millones de personas y significa el 11 por ciento del mercado de vehículos nuevos en Estados Unidos, pero también es el mayor consumidor de vehículos eléctricos, con unos 750 mil actualmente.

Además, es la sede de 34 empresas que construyen vehículos eléctricos, entre las que destaca Tesla, con sede en Palo Alto. Entre sus fabricantes de motos eléctricas más importantes están Zero, Juiced Bikes, Rumble Motors, Lightning, Alta y Damon.

Elon Musk, propietario de Tesla, dijo que su empresa planea fabricar baterías más baratas y producir un auto eléctrico de 25 mil dólares.

Hasta ahora, cinco armadoras de autos han aceptado adherirse a las reglas de emisiones de California: Ford, Volkswagen, Honda, BMW y Volvo.

California es la única entidad de Estados Unidos con una ley de esa naturaleza, pero otros Estados podrían sumarse, a nivel nacional y mundial.