Conducir moto contribuye a ser más feliz

¿Quieres ser feliz un día? Bebe, ¿quieres ser feliz por un año? Cásate, ¿quieres ser feliz toda la vida? Maneja una motocicleta. 

En el marco del octavo aniversario de la conmemoración del Día Internacional de la Felicidad, establecida el 28 de junio de 2012 por la Organización de las Nacionales Unidas (ONU), pero celebrada por primera vez el 20 de marzo de 2013, en Revista Moto hemos preparado este reportaje para que conozcas realmente el por qué una motocicleta puede hacer feliz a una persona. 

Si eres de esos que se preguntan cómo es que una moto puede brindar tanta felicidad a una persona, tienes que saber que, en este mundo, nuestro mundo de dos ruedas, esos “fierros”, como muchos le llaman, generan no sólo alegría si no un sin número de sensaciones y emociones de las que te puedas imaginar, y no sólo lo decimos nosotros (unos apasionados por las motos), también lo dice la ciencia. 

Estudios realizados por la Universidad de Tokio y el Instituto de Neurociencia y Comportamiento Humano de la Universidad de California, en Los Ángeles han demostrado que el rodar en una motocicleta sí genera felicidad e, incluso disminuye el estrés y, en general contribuye a una buena salud emocional, mental y física.

Las pruebas de la institución japonesa consistieron en que 20 personas, entre los 40 y 50 años de edad, condujeran una moto durante dos meses repartidos en dos grupos de 10 personas cada uno; el primero constó de aquellos que conducían de forma habitual y el segundo de aquellas que tenían tiempo sin hacerlo. Y tras someter a ambos a conducciones de manejo típicas como en lluvia, curvas, subidas y bajadas, determinaron que el primer segmento poseía un alto grado de concentración, mientras que el resto tuvo más dificultad para superar las pruebas, sin embargo, conforme pasaron los dos meses sus facultades cognitivas fueron mejorando, lo que por ende, generó una sensación de satisfacción y felicidad de superar el reto. 

Respecto al estudio de la universidad estadounidense llamado The Mental and Physical Effects of Ridding a Motorcycle, que se realizó a petición y auspicio económico de la compañía Harley-Davidson, constó de realizar pruebas a 50 pilotos, a los que le pusieron un gorro con sensores para medir su actividad cerebral durante tres etapas: antes, durante y después de conducir una moto, todos bajo las mismas condiciones de camino, máquinas y climatológicas. Los resultados arrojaron una elevación del 11% en el ritmo cardíaco de los participantes, un 27% más en el nivel de adrenalina y mayor atención sensorial, esto último comparado con la sensación de satisfacción en el cerebro cuando se toma una agradable taza de café y que bien puede traducirse como felicidad.

Y si esto no te parece suficiente para decir que una motocicleta produce felicidad, aquí te enumeramos 5 razones más que traen como consecuencia motoristas con una sonrisa en el rostro: 

  • Evitar congestionamientos viales.
  • Reducción de tiempo en tus traslados.
  • Baja inversión en la compra de combustible o consumibles.
  • Quema de calor gracias al alto nivel de concentración que necesitas para su conducción.
  • Tonifica los músculos (brazo, tórax y abdomen) por la posición de manejo constante.

Todas, en suma, al final del día generan felicidad, pues no estarás estresado, llegarás a tiempo a tus destinos, tendrás más dinero en tu cartera, bajarás un poco de peso y harás ejercicio. Así que te invitamos a subirte a una moto y a vivir la verdadera felicidad.