Conoce cómo están armados los guantes de MotoGP

Todos los motociclistas deberíamos saber que las manos son nuestro primer mecanismo de defensa frente a una caída, por eso debemos hacer todo lo posible para mantenerlas protegidas.

Esto aplica para pilotos que salen de paseo, los que se trasportan a diario en moto e incluso los profesionales que corren en campeonatos como MotoGP o el Mundial de Superbike.

Hay distintos niveles de protección, pero el máximo está en las manos de aquellos que corren a 300 km/h en pistas de carreras, ya que el riesgo de lesiones es, lógicamente, mayor, pero algunas marcas lo ofrecen al público en general.

¿Cómo está constituido un guante para un piloto profesional? El desarrollo de guantes toma tiempo, pruebas y errores, hasta llegar a niveles óptimos. Por ello se incluyen nuevos materiales que van más allá del clásico cuero que protege de la abrasión. Los más modernos cuentan con fibra de carbono y titanio.

Un guante para piloto profesional utiliza materiales diferentes en el dorso de la mano, los nudillos, la palma, la muñeca y los dedos, puestos en sitios específicos para la protección contra los golpes y las raspaduras.

Por ello, placas de carbono se colocan en el dorso de la mano y los nidillos, ya que ese material absorbe la fuerza de cualquier impacto; una placa de titanio superior la disipa los impactos en un área más amplia y reduce la fricción cuando se desliza sobre el asfalto. Además, brindan flexibilidad y ligereza, que son características que siempre se agradecen.

También se colocan protectores de fibra de carbono en la manga, alrededor de la cabeza del cúbito y en las falanges del pulgar, el índice, el medio y el anular.

En lugar de la habitual piel de vaca, estos guantes usan piel de cabra, que es más suave y se adapta mejor a la palma, que demanda mayor sensibilidad en el manillar.

Los hilos de las costuras están hechos de fibra de aramida, que soportar altas temperaturas que se generan cuando hay fricción contra el asfalto. Si el piloto se raspa el suelo con la mano, el guante permanece intacto.

Para máxima comodidad y capacidad de respuesta a los movimientos de la muñeca y la mano, el guante está construido con una curvatura natural de la manga y los dedos, que traza la posición de la mano en el manillar. Esta forma ofrece la posición de conducción óptima en reposo, de modo que las articulaciones y los músculos no se tensen, lo que reduce la fatiga.

Además, tiene paneles elásticos: el más notorio divide la protección de los nudillos de la del dorso de la mano. Cuatro bandas elásticas trabajan en sinergia para rastrear todos los movimientos. Otras áreas de gran movilidad se encuentran en los dedos, con la excepción del meñique, el cual está más expuesto a golpes graves, lo que exige protección adicional.

Para cuidar el dedo más pequeño, se coloca un dispositivo de protección adicional que consiste en un inserto de plástico adherido al guante con costuras de fibra de aramida, que va en la base del dedo y puede limitar cualquier movimiento no deseado o torsión. El meñique cuenta placas plásticas especiales, cosidas en el exterior, que están diseñadas para proteger contra la abrasión y el trauma.

Uno de los ejemplos más claros de este tipo de guante es el Dainese Full Metal 6, que utilizan pilotos como Valentino Rossi, multicampeón de MotoGP. En su sexta evolución, Full Metal ofrece la protección de manos más avanzada que se ha desarrollado durante casi medio siglo de investigación y experimentación en el mundo de las carreras de motos, ya que la marca comenzó con la fabricación de guantes para motociclistas en la década de 1980.

Tener unos guantes con tecnología de punta ofrecen a todos los motoristas los mismos niveles de seguridad que a profesionales.

Te dejamos un video en el que puedes ver todas las piezas que componen al Full Metal 6 de Dainese.