Continental: tecnología con la seguridad como prioridad

El agarre de los neumáticos es crucial para una conducción segura, ya que son el único contacto de una moto con el asfalto, así que debemos prestar mucha atención a su mantenimiento y rendimiento. A fin de cuentas, del neumático depende que la potencia se transmita correctamente y se generen tracción, estabilidad y capacidad de frenado.

Desde hace más de un siglo, el fabricante alemán Continental trabaja para proporcionar a los usuarios un neumático que se adapte a su moto, estilo de conducción y diferentes condiciones del asfalto. Para hacerlo posible, ha desarrollado cuatro tecnologías de agarre diferentes que se aplican a sus compuestos para asegurar que los pilotos tengan una carta de posibilidades y el agarre adecuado para las condiciones del momento.

Tecnología MultiGrip

La tecnología MultiGrip de Continental supuso un gran avance para la versatilidad de los neumáticos. Antes se dividían en uso deportivo y turístico. Cuando escogíamos un neumático deportivo para ir de curvas y en ocasiones viajábamos por carretera, veíamos cómo se desgastaba por la parte central y se quedaba dibujo. Cuando montábamos un neumático turístico y en algún momento queríamos divertirnos con las curvas, el neumático no daba toda la confianza necesaria. Este problema cambió con la llegada de la tecnología MultiGrip.

Esta tecnología de agarre Continental proporciona más resistencia en el área central de la banda de rodadura para soportar que no se desgaste rápidamente con el paso de los kilómetros. Además, cuenta con un compuesto con aún más agarre en los extremos de la banda de rodadura que permite más grip cuando se inclina en las curvas y una transición más gradual al pasar de los ángulos rectos a los inclinados. Es posible fabricar el MultiGrip sólo con alta tecnología que permite al piloto más seguridad y confort. ¿Cómo se logra esto?

El MultiGrip consiste en una transición gradual del compuesto, más duro en el centro y más blando hacia los hombros, lo que genera beneficios de un multicompuesto, pero utilizando sólo un compuesto y controlando su temperatura de vulcanización en las diferentes áreas del neumático. De esta forma, se evitan los escalones producidos en los multicompuestos. Lo que obtenemos es un neumático con mayor resistencia al kilometraje, gracias a su banda de rodamiento central más dura, y por otro lado, hace que los hombros del neumático sean menos blandos, lo que garantiza el máximo agarre en las inclinaciones y, por lo tanto, seguridad total. En resumen, la tecnología MultiGrip asegura un desgaste uniforme sin escalones.

Continental ha aplicado esta tecnología a la mayoría de sus neumáticos de las gamas Racing, Sport, Sport-Touring, Off-Road y Supermoto, ofreciendo así la máxima seguridad a todos los tipos de pilotos, indiferentemente de su tipo de conducción o moto.

Los neumáticos que cuentan con esta tecnología son: ContiTrailAttack 2, ContiTrailAttack 3, TKC 70 Rocks, TKC 70, ContiRaceAttack Slick, ContiRaceAttack 2 soft/medium, ContiRaceAttack 2 Street, ContiRaceAttack Comp. End., ContiRaceAttack Comp., ContiSportAttack 2, ContiSportAttack 3, ContiSportAttack 4, ContiAttack SM EVO, ContiAttack SM, ContiRoadAttack 2, ContiRoadAttack 2 GT, ContiRoadAttack 2 CR, ContiRoadAttack 2 EVO, ContiRoadAttack 3 CR, ContiRoadAttack 3 y ContiClassicAttack.

MultiGrip es sólo una de las innovadoras tecnologías desarrolladas por Continental en su búsqueda por lograr un perfecto agarre de los neumáticos. GripLimitFeedback es otra de las tecnologías más innovadoras que se ha desarrollado. Su objetivo es asegurar que los pilotos puedan sentir mejor el rendimiento de los neumáticos, transmitiendo sensaciones más fieles durante los ángulos extremos de inclinación. Esta información es recibida en una fase muy temprana, de forma que el piloto cuenta con un mayor nivel de control en situaciones críticas.

Hay  otras dos tecnologías más de agarre desarrolladas por Continental: RainGrip y ZeroDegree. La primera proporciona al neumático más agarre en mojado y aumenta el kilometraje, mientras que la segunda tiene una estructura más rígida y ligera que ayuda a mejorar la precisión de la conducción y la manejabilidad de la moto.