Realiza una búsqueda en las noticias:

¿Cuáles son las luces indicadas para tu moto?

El sistema de iluminación en una motocicleta es de vital importancia ya que de éste depende que el resto de los conductores sepan de tu presencia en la vía y cómo te estás moviendo mientras circulas.

La motocicleta cada día toma más fuerza como opción de transporte, debido a la economía y practicidad que proporciona a sus dueños. Razones como éstas han hecho que hoy sean millones las personas ocupan la moto para moverse desde la casa al trabajo.

Lamentablemente, aquí en México las jornadas laborales son unas las más extensas en todo el mundo, es por esto que los trabajadores terminan saliendo ya de noche de sus trabajos para ir de vuelta a casa y definitivamente no contar con sistema de iluminación óptimo se convierte en un factor de riesgo si la movilización es en un vehículo.

El color de las distintas luces emitidas por nuestro vehículo está catalogado por normativa internacional, así los faros traseros serán de color rojo, los laterales o direccionales ámbar y los delanteros amarillos o de luz blanca, salvo en vehículos de emergencias.

Pero en general, las luces que nos ayudarán a salvaguardar nuestra seguridad al conducir, existen varios tipos de luz que le puedes agregar a tu motocicleta. En el mercado actual hay tres alternativas que se diferencian entre sí, para brindarle a tu vehículo de dos ruedas la iluminación necesaria o especifica que requiera.

LUZ HALÓGENA

Gran parte de los vehículos funcionan con luces halógenas, las que consisten en una lámpara de cuarzo llena de gas y de componentes halógenos como el cloro y el yodo, los que impiden que se oscurezca el cristal, pese a funcionar a temperaturas más altas que la de los faros tradicionales de características incandescentes, lo que permite aportar un haz lumínico más brillante. La luz se genera cuando la corriente eléctrica calienta al hilo metálico hasta ponerlo de color rojo/ blanco.

Las lámparas halógenas pueden ser de dos clases: de uno o de dos filamentos de incandescencia. Las primeras se utilizan de manera separada para las luces de cruce y carretera, y entre ellas están las denominadas H1, H3, H7, H9 y HB3.

Si bien este tipo de luz es la más común, su uso se lo recomendamos a quienes prefieren la seguridad antes que la velocidad y también para quienes son prudentes a la hora de conducir

LUZ LED O HID

Cuando veas una luz blanca o azulada podrás identificar fácilmente que es una luz HID o LED. Esta es una pieza electrónica fabricada con materiales semiconductores y cuyo propiedad básica es la de conducir la electricidad en un sentido, pero con la particularidad de poder generar luminosidad cuando la corriente corre a través de ellos.

Las luces de posición, situadas en la parte trasera, desplazan el centro de gravedad de la moto, entre sus principales ventajas son la cantidad de luz que emiten y el aprovechamiento de la energía y con ello, su menor consumo. Además de que por ello, suelen tener una larga vida útil y un consumo de energía muy bajo.

Las motocicletas son las primeras en utilizar sistemas completos de iluminación por ledes, como es el caso de la Ducati Panigale donde tanto sus luces de posición, cruce y carretera recurren a sistemas de ledes.

Las luces LED están especialmente diseñadas para quienes gustan de la velocidad y de las maniobras rápidas, ya que la luz que emiten entrega un completa visibilidad del camino.

LUZ XENÓN

Las lámparas de xenón proporcionan un alumbrado muy parecido al de la luz natural y más claro que el de las clásicas lámparas halógenas, brindándole al conductor seguridad adicional, dándole a la vista del piloto la imagen precisa para manejar por la oscuridad.

El sistema consta de dos electrodos separados por un bulbo de cuarzo en cuyo interior está el xenón a alta presión. Hay una central electrónica que genera la descarga de alta tensión necesaria para la puesta en marcha y además controla otras funciones electrónicas.

Este tipo de iluminación obtiene una luz más blanca que la de los halógenos y de mayor intensidad, en un principio, se usaba solo en las luces bajas, y desde 2001 se aplicó en las altas (bi-xenón). Estos sistemas tienen que tener un dispositivo de auto nivelación de altura y lavafaros ya que cuando estos se ensucian pierden mucha eficiencia.