Cuatro bestias desnudas frente a frente

En este año el mercado de las hypernaked se pone muy interesante con la llegada de cuatro interesantes modelos de cuatro nacionalidades: Alemana, italiana, japonesa y británica.

La BMW S1000R, la Ducati Streetfighter, la Triumph Speed Triple 1200 RS y la Suzuki GSX-S950 han pasado por procesos de renovación para ser más potentes, veloces y deportivas. En este artículo te presentamos las características principales de cada una para que las compares.

Triumph Speed Triple 1200 RS

La marca británica Triumph presenta la nueva generación de su hypernaked Speed Triple 1200 RS, que llega con un motor más grande, un paquete electrónico muy completo y geometría más deportiva. Para cumplir con la Euro 5, Triumph hizo mucho más que actualizar el motor y entregó la naked más potente de su historia.

El nuevo motor sólo conservó la configuración de tres cilindros en línea y pasó de 1,050 cc a 1,160 cc, 150 cv a 180 cv de potencia y 117 nm a 125 nm de torque. Incluye un nuevo sistema de admisión de aire más eficiente.

La caja de cambios de seis velocidades ahora es más compacta y suave, y tiene cambio semiautomático más preciso y embrague antirrebote.

A diferencia de la mayoría de las motos de su segmento, que optan por suspensiones electrónicas, ésta mantiene las Öhlins manuales, lago que le da un toque más purista y abarata costos. Los frenos incluyen nuevas pinzas Brembo Stylema de anclaje radial, con latiguillos metálicos y doble disco delantero de 320 mm. El conjunto pesa 189 kilos en seco.

En electrónica incluye IMU de seis ejes, cinco modos de conducción (Road, Rain, Sport, Track y Manual), control de tracción, ABS, ABS en curva, antiwheelie y freno motor. Su instrumentación TFT a color es más legible, y tiene conectividad MyTriumph de serie y encendido sin llave.

BMW S1000R

Con un motor de cuatro cilindros en línea, 999 cc y enfriamiento líquido, es menos potente que sus rivales, con 165 cv, aunque su torque de 114 Nm es sobresaliente. Esta moto es más bien conservadora, pero es ligera y cómoda para la carretera, sobre todo por su tecnología.

Su apariencia es muy distinta a la del modelo anterior, empezando por el frontal, ya que deja los faros simétricos e incorpora uno solo, muy parecido al de la F900R. El cuadro, la carrocería y la instrumentación son nuevos.

El chasis con bastidor de aleación de aluminio se complementa con horquilla invertida con barras de 45 mm y monoamortiguador trasero con 120 y 117 mm de recorrido, respectivamente, con suspensión semiactiva ajustable electrónicamente. Los frenos son Brembo, con doble disco 320 mm con pinza monobloque de cuatro pistones,  y disco de 220 mm con pinza monopistón. La moto pesa 198.7 kilos en seco.

En electrónica incluye tres modos de conducción: Rain, Road y Dynamic, frenos ABS Pro, control de tracción DTC con atiderrape, control dinámico de freno motor, control de salida, limitador de pitlane, control de arranque en pendiente, encendido sin llave, antiwheelie y asistente de cambios sin embrague.

Ducati Streetfighter V4

Elegida la moto más bonita en EICMA 2019 hizo su debut el año pasado y de inmediato se situó en una posición de ventaja para competir por el título de la naked de producción más potente del mundo, gracias a su motor Desmosedici Stradale de 1103 cc, que desarrolla 208 cv a 12,500 rpm y un par máximo de 123 Nm a 11,500 rpm.

El chasis monocasco de aluminio se complementa con horquilla invertida Showa BPF con regulación en precarga, compresión y extensión, y monoamortiguador hidráulico con regulación en precarga, compresión y extensión. Los frenos son de dos discos con pinzas Brembo Stylema de cuatro pistones, con ABS. La moto pesa apenas 180 kilos en seco.

En electrónica está equipada con acelerador electrónico Ride-by-Wire, IMU de seis ejes, controles de tracción, deslizamiento, freno de motor y antiwheelie, cambio rápido y suspensión electrónica.

La Ducati Streetfighter V4 es la naked más radical producida por la marca italiana, en prestaciones y diseño. Su frontal emulando la sonrisa del Joker, personaje de DC Comics, con faros LED integrados perfectamente y alerones superiores e inferiores que funcionan de forma independiente.

Esta impresionante máquina no es para el día a día ni los viajes largos, sino para disfrutar del asfalto en circuito o caminos con muchas curvas.

Suzuki GSX-S950

La más modesta de estas cuatro motos naked es la Suzuki GSX-S950, pensada para el uso diario en ciudad, con un claro carácter deportivo.

Su motor es de cuatro cilindros en línea, refrigeración líquida y 999 cc, que genera potencia máxima de 95 CV a 7,800 rpm y torque de 92 Nm a 6,500 rpm.

En la parte ciclo presenta un chasis de aluminio de doble viga anclado a un basculante de doble brazo del mismo material. Las suspensiones son de horquilla invertida KYB con barras de 43 mm y amortiguador regulable en precarga. Los frenos son de doble disco de 310mm con pinzas Tokico de cuatro pistones y sistema ABS, y atrás monta un disco de 250mm. El peso del conjunto en orden de marcha es de 214 kilos.

La electrónica también es más modesta, ya que cuenta con iluminación LED, cuadro de instrumentación con pantalla LCD con dos modos de visualización y un asistente en bajas revoluciones que mitiga la caída de vueltas del motor al salir en primera y suaviza el inicio de la marcha.

Comparte dimensiones y componentes básicos con su hermana mayor, la GSX-S1000, y configuraciones de conducción deportiva. La selección de mapeos de motor y la configuración del chasis están pensados para que la moto funcione como un conjunto a pesar de la potencia limitada.