Cuatro días de aventura en la Ruta Vallarta 22

Cuatro días de aventura por Jalisco conformaron la Ruta Vallarta 22, en la que participaron 550 amantes de los deportes extremos de México y Estados Unidos.

El ambiente de camaradería entre viejos amigos y miembros de los motoclubes fue evidente desde el primer día, en el hotel Primavera, de la UdeG.Después de un año de espera por la pandemia, la Ruta Vallarta 22 por fin se hizo realidad de nuevo, con un recorrido del jueves 2 al domingo 5 de septiembre, bajo la organización del Motoclub TT de Guadalajara.

El miércoles se llevó a cabo la junta de pilotos y la ruta Inició el jueves a las 6:00 horas, de La Primavera hasta Talpa de Allende. En el primer día hubo duras batallas de los pilotos y sus máquinas contra los terrenos de la sierra de Jalisco.

Los atorones fueron la constante, ya que los caminos húmedos por las lluvias de los días anteriores hicieron todavía más complicada la travesía en motocicletas, vehículos side-by-side y cuatrimotos.

Tras la arrancada, el grupo tomó camino rumbo a la sierra por caminos sin asfaltar. Una larga fila de vehículos con luces encendidas iluminaba la madrugada. La primera parada fue para desayunar tacos en una gasolinera de Ameca.

Después de unas cuatro horas más de camino, el grupo paró para comer antes de adentrarse de lleno en las montañas. En esa parte el trayecto se volvió especialmente complicado, porque la humedad hizo al suelo muy resbaloso.

Fueron las motos la que la tuvieron más difícil debido a los surcos que se formaron con las corrientes de agua; además, la ruta contenía tramos con piedras, las cuales exigieron mucha técnica en el manejo.

Después de 15 horas de camino, el contingente arribó a Talpa de Allende, donde pasó la noche.

Con el entusiasmo al máximo, los participantes salieron a las 9:30 horas de Talpa para el segundo día, pero a unos kilómetros del punto de partida, el contingente se detuvo a la orilla de un vado que se veía intransitable. Finalmente, un SSV cruzó la corriente con el acelerador a fondo y llegó al otro lado. Un valiente más decidió seguirlo, sin embargo, la corriente era demasiado fuerte y el agua no permitió que se moviera más.

Por los radios, miembros del Motoclub TT pidieron el auxilio de otro Side-by-side para intentar remolcarlo, pero no lograron moverlo. Entonces cruzó un segundo vehículo al rescate. Un grupo de pilotos, con el agua a la cintura, ayudaba a conectar el cabrestante y a empujar al servía de remolque. La idea era jalar entre los dos carros, pero tampoco tuvieron éxito, así que optaron por llamar a un tractor.

Tras ver que de tres carros sólo dos lograron pasar, los integrantes del Motoclub TT consideraron que eran pocas las posibilidades de que todos lograran la maniobra con éxito, así que decidieron en conjunto enviar al contingente a Puerto Vallarta por carretera, vía Mascota.

Tras unas cinco horas de camino, los aventureros fueron llegando al hotel que los esperaba en Puerto Vallarta para un par de días de actividades fuera de la ruta.

El sábado hubo una fiesta en la alberca, animada por el grupo Chicas Chocolate y en que participaron los aventureros, y se llevó a cabo la clausura, dividida en dos grupos para evitar aglomeraciones en el teatro del hotel.

En el evento los invitados disfrutaron de un espectáculo de baile y los organizadores entregaron reconocimientos a todos los motoclubes, colaboradores y medios de comunicación. El ambiente fue de fiesta hasta el final.

El domingo, los aventureros partieron a sus lugares de origen en diversos transportes que comenzaron a salir del hotel al mediodía. Los rostros felices después de cuatro días de aventura y convivencia fueron el sello de este magno evento.

Para mirar las fotos de la Ruta Vallara 22, visita nuestra galería de Facebook.