¡Cuidado con las rodillas!

Si hay disciplinas en el motociclismo que demandan protección extra de las rodillas, ésas son el enduro y el motocross.

Los reglamentos de las competencias de estos tipos, que requieren de conducción en terrenos agrestes y plagados de obstáculos, exigen el uso de accesorios que eviten lesiones de esas articulaciones y todas las zonas vulnerables del cuerpo.

Existen en el mercado muchas opciones de rodilleras, con mayor o menor nivel de protección, precios y funcionalidad, pero con el objetivo de cuidar la seguridad del piloto.

Las rodilleras para enduro y motocross están especialmente diseñadas para ofrecer protección total contra golpes o caídas, ya que este deporte implica una serie de maniobras que ponen al piloto en riesgo de lesión en las rodillas.

Una lastimadura en las rodillas no sólo se da por impacto, ya que también están expuestas a raspones, torceduras, hiperextensión o movimientos no naturales. Por eso en necesario contar con rodilleras que proporcionen protección y estabilidad.

Las clases de rodilleras comienzan con las de novatos. Para empezar, son las más baratas de la lista, ya que únicamente otorgan la protección básica, contra los golpes y las raspaduras. Son funcionales en el sentido más estricto, ya que protegen la articulación, son ligeras y cómodas, pero poco pueden hacer para evitar lesiones por torsión o extensión. Como son para principiantes, se entiende que el piloto correrá muchos menos riesgos.

El siguiente paso son las rodilleras articuladas o canilleras, que muchos profesionales utilizan y las de uso más extendido en este deporte. Se trata de rodilleras con carcasa rígida y que se colocan sobre la articulación mediante correas ajustables, generalmente con velcro, y también protegen la espinilla de los golpes. Además, ayudan a evitar lesiones por hiperextensión. Las almohadillas debajo de las protecciones y el ajuste de las correas abonan a la comodidad del piloto.

Las rodilleras compresión representan un avance importante en la protección, ya que cumplen con todas las funciones de las dos anteriores, pero son más caras y a muchos pilotos les parecen estorbosas, pero todo tiene su porqué. El concepto es una adaptación de las rodilleras ortopédicas, que comprimen la articulación para evitar movimientos no naturales y, con ello, sanar o prevenir lesiones mayores.

También cuentan con correas para adaptarse a la perfección a las piernas del piloto e incluso ayudan a rodar a quienes padecen de lesiones. La rodillera perfecta debe tener la talla indicada y aplicar la presión correcta, no demasiado apretada ni suelta, para que funcione correctamente. Una rodillera de la talla incorrecta dejará de cumplir su propósito.

La ventaja extra de estas protecciones es que previenen torceduras, hiperextensiones, raspones e impactos directos. Además, las mallas suelen estar fabricadas con telas ligeras y que absorben la humedad del sudor, lo que ayuda a que las piernas estén frescas y ventiladas.

Quienes tienen piel delicada pueden utilizar vendas o algún tipo de tela debajo de las rodilleras para evitar molestias.

Como son más resistentes y precisas, y cuentan con amplia flexibilidad y capacidad de maniobra, son más costosas, sin embargo, es poco probable que algún piloto prefiera ahorrar en llantas, combustible, aceite y mantenimiento al no poder competir debido a una lesión.

Dependiendo de tu nivel de pericia y de la exigencia de las competencias dependerá el tipo de rodillera que debes utilizar. La mejor para ti es la que se adapte a tus necesidades y gustos, ya que todas pueden ser personalizadas.

Entre las marcas más confiables de protecciones para tus articulaciones están Fox, Poc, Leatt, Ossur, G-Form y Dakine.

Antes de adquirir las tuyas, evalúa su resistencia, área de protección, estética, talla y normativa, ya que la indumentaria del competidor debe cumplir con los reglamentos de la Liga en la que participa.

No olvides que se trata de que compitas cómodo, seguro y protegido.

Comments are closed.