Ducati Hypermotard 950

La cuarta generación de la saga Ducati Hypermotard se presenta más refinada y con más electrónica. El músculo es el de siempre y los estándares exclusivos de la marca italiana permanecen inalterables para dar el carácter necesario a una moto de estas características

¿Cómo es su equipamiento de serie?

Además de una importante profusión de tecnología que se centra en la plataforma inercial de 6 ejes de Bosch y en los tres modos de manejo, la 950 incorpora modos de energía, luz de circulación diurna (DRL), manubrios de aluminio cónicos, reposapiés extraíbles para el pasajero, toma de corriente USB, entre otros. 

¿Cómo es su motor?

El Testastretta 11° de dos cilindros con 937 cc ha sido revisado por Ducati para arrojar 1.5 kilos menos en la báscula. Es capaz de entregar 4 CV más de potencia, hasta alcanzar 114 CV a 9,000 revoluciones por minuto. En nuestra prueba comprobamos cómo el propulsor entrega más vueltas a altas revoluciones; después de las 3,000 rpm es cuando más se disfrutan las curvas.

¿Cómo se comporta en curvas?

Esta moto está hecha para las curvas. En nuestra Prueba Activa sacó la nota más alta gracias a una combinación excelente entre electrónica y parte ciclo.

Magia roja

Una moto especial, emblemática… mágica. Así es la nueva Ducati Hypermotard 950 que este mes protagoniza una de las Pruebas Activas de la primera edición de Revista Moto en 2021. La Hypermotard 950 es una moto que conocemos bien en esta Casa Editorial, por eso siempre es un placer poder conducirla de nuevo ante su más reciente actualización. 

Es justo decir que los cambios en la última versión son pocos. No es menos justo afirmar que este producto era, desde hace años, una moto muy robusta y consolidada para el tipo de uso para el que fue creada que no es otro que el placer del motociclismo y la diversión de los pilotos que quieren sacar toda su adrenalina en circuitos y en carreteras de montaña donde las curvas son siempre bienvenidas. 

Para ello, Ducati ha trabajado en mantener una efectividad máxima partiendo de tres elementos clave: un motor ad hoc, una excelente parte ciclo y la incorporación de la última tecnología disponible en las fábricas de Borgo Panigale. El resultado es la Hypermotard 950 2020, una moto única concebida con todos los estándares de calidad que sólo Ducati es capaz de reunir en sus creaciones. 

La gama Hypermotard 950 2020 se compone de tres versiones, la estándar (protagonista de esta Prueba Activa), la SP (el modelo tope de gama) y la RVE, un modelo que se caracteriza por incorporar stickers de diapositivas ultrafinas durante la fase de pintura cuyo resultado final emula un graffiti urbano. 

Independientemente de las características propias de cada una de las tres versiones, la familia Hypermotard 950 se caracteriza por sumar kilómetros con músculo y deportividad. Esto comienza en un diseño que sigue siendo radical, que apenas sufre alteraciones en la actualización más reciente, pero que deja muy a la vista las características distintivas de esta familia: minimalismo, agresividad y aspecto ligero. 

La familia Hypermotard 950, está equipada con una versión revisada del motor Testastretta 11° de dos cilindros con 937 cc. El bicilíndrico pesa 1.5 kilos menos y es capaz de desarrollar 4 CV más de potencia, hasta alcanzar 114 CV a 9,000 revoluciones por minuto. En nuestra comprobamos cómo el propulsor entrega más vueltas a altas revoluciones; después de las 3,000 rpm es cuando más se disfrutan las curvas, si bien el arco de potencia presenta un par más bien plano, hasta alcanzar un máximo de 9.8 kgm a 7,250 rpm.

Entre los cambios más importantes del nuevo motor encontramos nuevos pistones con una relación de compresión de 13.3:1 (comparado con los 12.6:1 de su predecesora), un nuevo perfil de levas de escape y un sistema de escape con los silenciadores que se colocan debajo del asiento, lo que hace que el ruido sea más seco y abrupto. El escape lateral nos gustó especialmente. 

La Hypermotard 950 dispone de un embrague húmedo con acción de autoservicio y función anti-salto. Su nuevo sistema de control hidráulico con palanca ajustable ayuda a reducir el esfuerzo que el piloto tiene que hacer al activarlo. De manera opcional, el modelo estándar brinda la posibilidad de incorporar una caja de cambios semiautomática (que ya viene de serie en la versión SP). Sin haberlo podido probar, estamos seguros que este complemento extra le viene como anillo al dedo a esta Ducati. También es importante señalar los adecuados intervalos de mantenimiento, por ejemplo, Ducati recomienda el ajuste de las válvulas cada 30,000 kilómetros.

En líneas generales hemos notado que el Testastretta es más dosificado (no en vano, entra en la normativa Euro5) y que los ingenieros italianos han hecho un muy buen trabajo en la dosificación desde bajas, que hasta ahora era mucho más estridente. Ahora la Hypermotard es mucho más precisa y entra en curva más fácil gracias a su completa electrónica. En cuanto al torque, siendo justos, creemos que podría tener algo más, si bien es muy dosificable. 

Pero para comprender por qué la 950 funciona de una manera tan precisa es necesario reparar en el excelente trabajo que hace la Unidad de Medida Inercial de 6 ejes (6D IMU) que controla todo el paquete electrónico para dar muchos más beneficios al rodar en carreteras de montaña o en escenarios urbanos con mucho más dinamismo ya que la electrónica está actualizada al máximo. La IMU es capaz de detectar instantáneamente el ángulo de giro e inclinación de la moto lo que, en coordinación con el sistema DTC EVO, la moto es capaz de predecir las acciones necesarias para garantizar el deslizamiento ideal del neumático trasero dependiendo del nivel DTC EVO.

Como parte de los elementos de seguridad más potentes en la Ducati encontramos el ABS Bosch EVO de tres niveles. El nivel 1 imita la intervención más adecuada para condiciones de competición: activando la función Slide by Brake en la parte trasera que permite deslizarse en las curvas utilizando el freno trasero de manera segura. Asimismo, en este nivel el control de elevación trasera estará desconectado. En el nivel 2 el ABS actuá sobre ambos trenes permitendo un frenado más agresivo con un control de elevación más suave. Por último, el nivel 3 es el que se recomienda bajo condiciones de lluvia o con un terreno resbaladizo. 

En esta Prueba Activa probamos a fondo el desempeño de todos los niveles del ABS con un resultado espectacular, en el nivel 1 se permite acelerar en curva, que la moto patine hasta el punto adecuado para disfrutar del derrape y no sufrir una caída. Sencillamente impresionante. De la misma manera, también probamos las bondades del Ducati Wheelie Control EVO, capaz de detectar la gravedad de los wheelies con una precisión insuperable: en los máximos niveles de intervención el control es total, mientras que en el de menos actuación permite ciertos niveles sólo aptos para expertos. 

La Hypermotard viene de serie con tres modos de manejo que el usuario puede personalizar. El Sport se recomienda para el manejo más deportivo, en carreteras muy sinuosas o circuito , ya que ofrece la entrega de potencia completa. El modo Touring Riding es ideal para salidas dentro y fuera de la ciudad; más orientado a un manejo más suave. El modo Urban es el que más intervención tiene en la Ducati, por lo tanto se recomienda en situaciones donde el asfalto presenta poco agarre (limita la entrega de potencia). A pesar de lo que pudiera pensarse, este modo de manejo es bastante útil, sobre todo cuando, después de una exigente sesión de curvas el piloto quiere relajarse un poco. 

Eso fue justo lo que hicimos en Revista Moto tras recorrer el Espinazo del Diablo, un trazado que discurre por la Sierra Madre Oriental al que se llega por la carretera federal 40 que conecta Mazatlán y Durango. No podría haber mejor ruta que ésta para probar una moto hecha para las curvas. 

Una parte ciclo a la altura

A la altura del despliegue tecnológico que Ducati ha puesto en esta moto encontramos una parte ciclo soberbia que comienza en el chasis de enrejado de acero diseñado específicamente para dar la máxima estabilidad a altas velocidades. En comparación con su versión precedente, notamos que es más rígido, si bien saca una flexibilidad importante en puntos clave, como situaciones de manejo más radicales, como por ejemplo, cuando se va muy al fondo en las curvas. De manera general podemos decir que este nuevo chasis permite que el piloto sienta menos cansancio en jornadas prolongadas atacando curvas. Y dado que son las curvas (o el trazado de las mismas) una de las principales virtudes de la 950, la ergonomía semiracing, de ataque, es ideal para enfrentar curvas desde diferentes posiciones. Además, su asiento es ancho, largo y plano por lo que permite bastantes movimientos para ejecutar cada maniobra. 

Precisamente a la hora de los trazados más revirados es cuando se nota toda la experiencia Ducati, se percibe para qué fue forjada esta belleza llena de músculo. Dado que el manubrio ancho, tiene los lados estrechos, permite una mayor agilidad al cambiar de dirección. 

Un detalle importante es que un piloto de talla media encontrará el manubrio cónico de aluminio a la altura de su estómago, por lo que prácticamente al mirar el punto de referencia la moto sale disparada de la curva y se endereza. Quizás la entrada por curva no es tan rápida como nos gustaría (debido a que la moto pesa 178 kilos en seco), pero el paso es muy puntual y divertido. Su distancia entre ejes de 1,493 mm ayuda en este gran desempeño, al igual que el diseño del tanque de combustible (14.5 litros), para proteger las rodillas y poder abrazarlo con las piernas. La Hypermotard 950, monta un brazo oscilante, de aluminio de un solo lado.

En el equipo de suspensiones destaca una nueva horquilla Marzocchi de aluminio de barras de aluminio de 45 mm que permite un ajuste completo. Con una carrera de 170 mm y medio kilo menos de peso que la horquilla del modelo anterior, absorbe bien y no se hunde a la hora de frenadas bruscas. En el tren trasero, la 950 tiene un amortiguador Sachs ajustable, con 150 mm de recorrido. Las suspensiones están bien logradas, con un taraje deportivo que garantiza más seguridad. En tramos tan exigentes como los que transitamos, siempre sacaron muy buenas notas e, incluso después de horas ‘jugando’ en las curvas, los equipos de freno y suspensiones seguían dando el mejor rendimiento posible. 

Precisamente los frenos son de nueva factura y uno de los elementos que más destacaron en esta Prueba Activa. En la parte delantera trabajan dos discos Brembo M4.32 monobloque de 4 pistones y 320 mm montados radialmente, operados por un cilindro maestro de freno radial, con palanca ajustable de cinco posiciones. Detrás hay un disco de 245 mm de diámetro sobre el que actúa una pinza Brembo. Estos frenos son muy seguros, si bien algo bruscos en su tacto, también son más deportivos. La Hypermotard 950 está equipada con rines de aluminio de 3 radios en forma de Y con sección de 3.5 pulgadas delante y una sección de 5.5 pulgadas detrás. Los neumáticos que calza son los Pirelli Diablo Rosso III (120/70 ZR17 delante y 180/55 ZR17 detrás). 

En cuestión de detalles, a la Ducati no le falta nada: además de luz de circulación diurna, cuenta con una tira de LED que funciona como luz trasera y de freno, mientras que los indicadores de giro LED delanteros están integrados en los protectores de manos. También destaca la pantalla digital TFT a todo color cuyos gráficos recuerdan a la Panigale V4, asignado un color diferente al cuadro en función del modo de manejo seleccionado. En cuestiones de conectividad, Ducati ofrece el sistema Ducati Multimedia System (DMS) como un extra. Este equipo permite conectar el celular a través del módulo Bluetooth para controlar las principales funciones multimedia.

DUCATI HYPERMOTARD 950 2020

MOTOR

Tipo: Testastretta 11°, L-cilindro doble, 4 válvulas por cilindro, desmodrómico, refrigerado por líquido, tapas de cabeza de magnesio.

Cilindrada: 937 cc

Potencia: 114 hp @ 9,000 rpm

Diámetro x Carrera: 94 x 67.5 mm

Relación de compresión: 13.3:1

Torque: 96 Nm @ 7,250 rpm

Inyección de combustible: Electrónico, cuerpos de mariposa de Ø 53 mm con sistema completo Ride by Wire

TRANSMISIÓN

Embrague: Deslizador y embrague multiplato húmedo autoservicio, control hidráulico

Transmisión: 6 velocidades

Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS

Suspensión delantera: Marzocchi aluminio ajustable, Ø 45 mm de diámetro y 170 mm de recorrido

Suspensión trasera: Enlace progresivo con precarga de resorte ajustable y amortiguador de rebote Sachs monoshock. Basculante de una cara de aluminio. 150 mm de recorrido

Freno delantero: 2 discos de brida de aluminio semi flotantes de 320 mm, pinzas Membubloc Brembo montadas radialmente, 2 pistones de 2 pistones, bomba radial con palanca ajustable, con Bosch Cornering ABS EVO.

Neumático delantero: Pirelli Diablo Rosso III, 120/70 ZR17

Neumático trasero: Pirelli Diablo Rosso III, 180/55 ZR17

Rin delantero: Aleación ligera de 3 radios en forma de Y de 3.5 “x 17”

Rin trasero: Aleación ligera de 3 radios en forma de Y 5.5 “x 17”

DIMENSIONES Y PESOS

Distancia entre ejes: 1,493 mm

Peso en seco: 178 kg

Altura del asiento: 870 mm

Inner leg curve: 1,940 mm

Rake: 25°

Capacidad del tanque de combustible: 14.5 l 

COLORES: Ducati Red

PRECIO: $289,900 pesos