Realiza una búsqueda en las noticias:

DUCATI MONSTER 821

Leyenda Monster

Con más de un cuarto de siglo a sus espaldas, Ducati renueva la gama Monster con modelos que conservan la esencia del modelo pionero y aumentan sus prestaciones gracias a la incorporación de mayor tecnología y componentes

¿Qué es lo más destacado de este modelo?

Además de la herencia Monster y una estética inigualable, la 821 está muy equipada en su parte ciclo, también incorpora un motor muy probado e importantes mejoras tecnológicas.

¿Cómo se comporta en ciudad y en carretera?

En la urbe el comportamiento es fantástico y en carretera resulta muy divertida y excitante en su manejo, especialmente en carreteras secundarias con curvas. El único ‘pero’ que encontramos en salidas a carretera es la falta de protección contra el viento.

¿Para qué tipo de usuarios se recomienda?

Podría ser una moto (o la segunda) para quienes vienen de las cilindradas bajas o medias. Su versatilidad y estilo inconfundible la hacen muy atractiva para un público joven.

26 años han pasado desde que en 1993 Ducati lanzó al mercado una moto que dejó boquiabiertos a todos los aficionados: la Monster 900. El legado de aquella moto revolucionaria sigue intacto con la evolución de una de las sagas más populares de la marca italiana que repasamos este mes en Revista Moto con uno de sus modelos más equilibrados: la Monster 821.

Numerosos modelos y versiones han pasado por nuestras manos a lo largo de estos años de historia en los que se ha ido forjando la leyenda Monster por méritos propios y gracias a actualizaciones tan acertadas como la que observamos en la protagonista de esta Prueba Activa, la 821 cedida por Ducati Guadalajara.

Para entender la evolución de tres generaciones de Monster es necesario volver a los orígenes -que realmente siempre han estado muy presentes en las actualizaciones- para reparar en ese músculo tan característico, en ese estilo radical que sigue presente en una de las naked más ambicionadas del mercado. Como una declaración de intenciones, los genes de la primera generación siguen muy visibles en una silueta robusta y contundente que ‘esconde’ numerosas mejoras en la parte ciclo, el motor y en la electrónica… Todas las fuimos descubriendo a medida que sumamos kilómetros.

Así, saltan a la vista los elementos que recuerdan a la primera Monster: el faro o el tanque de combustible (ahora mucho más ligero), que se complementa con un gancho de sujeción, al igual que la 900; pero también hay detalles que cambian como, por ejemplo, los soportes de las estriberas traseras que salen del colín y son desmontables para resaltar el carácter de una moto que bien puede ser monoplaza (de hecho, no está pensada para que un pasajero pase mucho tiempo encima de ella).

Otro elemento distintivo es el sistema de escape 2 en 1 rectangular con doble sonda lambda y un silenciador de acero inoxidable, inspirado en la estética de la Monster 1200 R y un asiento que puede regularse a dos alturas (785 u 810 mm) y que nos ha parecido cómodo para su uso en ciudad, pero algo ancho: la parte lateral necesitaría menos superficie para poder encajar bien las piernas y situar los pies al piso.

Un motor muy fiable

El corazón de la Monster 821 es el Testastretta 11°, un motor muy probado por Ducati que ofrece unas cifras muy interesantes: 821 cc y una potencia de 109 CV (que se puede limitar a 40 CV) con un par motor de 86 Nm a 7,750 revoluciones por minuto.

Gracias al alto valor máximo de la potencia y los valores de torsión, la entrega del fluido y una curva de torsión completa a todas las velocidades; el Testastretta 11 es capaz de empujar desde muy bajas vueltas y demostrar una aceleración poderosa (dispone de gestión de acelerador electrónico full Ride-by-Wire). En ciudad, destaca el notable rendimiento del torque, que permite hacer todo tipo de adelantamientos en un abrir y cerrar de ojos. Respecto a su consumo, en nuestra Prueba Activa marcó cerca de 5.7 litros por cada 100 kilómetros recorridos.

La Monster 821 dispone de tres modos de manejo (Urban, Touring y Sport) y del sistema DCT, configurados con diferentes niveles de intervención en sistemas como el acelerador, el ABS y el control de tracción. El funcionamiento sincronizado de todos estos elementos forma parte del Ducati Safety Pack y, de manera general, podemos decir que el modelo se ha suavizado lo suficiente como para poder convertirse en una primera o, mejor, segunda moto. La evolución de sus componentes, el propio desempeño del motor y la electrónica la hacen más dócil.

La transmisión (comandada por un Quickshifter) permite cambios muy deportivos y disfrutar de un manejo dinámico y ágil que nunca aburrirá a su piloto. El embrague es directo multidisco en baño de aceite a través de cable que funciona sin estridencias, si bien con el paso de las horas se siente algo duro.

En marcha notamos que la postura de manejo sigue siendo fiel a la filosofía de la saga: una posición semierguida que viene determinada por un manubrio ancho y dispuesto hacia delante que le concede más deportividad. Cabe destacar que, con 1,480 mm de distancia entre ejes y apenas 206 kilos de peso en orden marcha, la moto es capaz de llevar el manejo a un nivel de diversión importante, especialmente en los tramos con curvas.

En esta Prueba Activa salimos a carreteras secundarias para probar a fondo una de las capacidades más importantes de esta moto, quedándonos con la sensación del viento en el rostro (habrá a quién le parezca una debilidad y habrá quien la alabe como parte de la filosofía naked) y sentir la conexión con el asfalto, disfrutando de su corta distancia entre ejes y un ángulo de lanzamiento no tan largo para maximizar su agilidad; por el contrario, no podemos afirmar que éste sea un modelo especialmente aplomado, pero sí permite mucha emoción en curvas y sentir el poder del torque a la hora de acelerar.

Parte ciclo superior

Este es uno de los aspectos más destacados de la Monster. Empezando por los frenos y siguiendo la línea habitual en Ducati de buenas prestaciones, encontramos un equipo compuesto (en la parte delantera) por dos discos semiflotantes de 320 mm de diámetro con pinzas Brembo monobloque M4-32 de toma radial, 4 émbolos y bomba axial. En la trasera trabaja un monodisco de 245 mm con pinza flotante con dos émbolos y en ambos trenes funciona un ABS Bosch de serie.

Los frenos ofrecen muy buen tacto y contundencia. Tanto, que recomendamos a pilotos más noveles practicar, porque al ser ligera y corta de ejes, puede dar algún susto en frenadas de emergencia. En todo caso, el ABS permite corregir errores, incluso en curvas, y si bien notamos que el tacto del freno trasero es algo duro, en este tipo de motos, el freno delantero será el más usado.

Las suspensiones están al nivel del conjunto con un taraje muy adecuado (puede que algo duro y deportivo, para el uso en ciudad) con una horquilla delantera con barras invertidas de 44 mm de diámetro y 130 mm de carrera. Detrás se instala un monoamortiguador regulable con basculante bibrazo de aluminio y 140 mm de recorrido. Los rines de 10 radios son de aleación ligera y 17 pulgadas; de agencia, la Ducati viene equipada con neumáticos Pirelli Diablo Rosso III.

Otras novedades significativas en las que esta nueva Monster se asemeja a su hermana mayor (la 1200 RR) son: la instrumentación TFT, que permite tres configuraciones diferentes o la luz diurna (sistema DRL Day Time Running Light), además del grupo óptico trasero y direccionales LED.

En conclusión, comprobamos que la nueva generación Monster es tan atractiva como siempre. Puede ser considerada un modelo de entrada (o intermedio), pero está llena de tecnología y elementos de primer nivel que permiten exprimirla en cualquier circunstancia y enseñar a nuevos pilotos que quieran dar un paso más en su evolución motociclista. Verán que el músculo no se pierde, tampoco la esencia, pero las líneas se han hecho más actuales en un conjunto sobresaliente que, estamos seguros, podrá durar mucho tiempo con su propietario sin que éste sienta la necesidad de cambiarla porque se haya quedado desactualizada. Cosas de los modelos legendarios…

FICHA TÉCNICA

MOTOR

  • Tipo: Testastretta 11°, Bicilíndrico en L, distribución Desmodrómica 4 válvulas por cilindro, Refrigeración por líquido
  • Cilindrada: 821 cc
  • Diámetro x carrera: 88 x 67.5 mm
  • Relación de compresión: 12.8:1
  • Potencia: 109 CV @ 9,250 rpm
  • Par: 86 Nm @ 7,750 rpm
  • Alimentación: Inyección electrónica, cuerpos de mariposa Ø 53 mm con sistema full Ride-by-Wire

TRANSMISIÓN

  • Embrague: APTC multidisco en baño de aceite con mando a cable
  • Cambio: 6 velocidades
  • Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS

  • Bastidor: Tubos de acero fijado a las culatas
  • Suspensión delantera: Horquilla con barras invertidas Ø 43 mm de diámetro y 130 mm de recorrido
  • Suspensión trasera: Progresiva con monoamortiguador regulable, Basculante bibrazo de aluminio con 140 mm de recorrido
  • Neumático delantero: 120/70 ZR 17 Pirelli Diablo Rosso III
  • Neumático trasero: 180/55 ZR17 Pirelli Diablo Rosso III
  • Llanta delantera: Aleación ligera de 10 radios 3.5″ x 17″
  • Llanta trasera: Aleación ligera de 10 radios 5.5″ x 17″
  • Freno delantero: 2 discos semiflotantes Ø 320 mm de diámetro con pinzas Brembo monobloque M4-32 de toma radial, 4 émbolos y bomba axial, ABS Bosch de serie
  • Freno trasero: Disco Ø 245 mm de diámetro con pinza flotante con 2 émbolos, ABS Bosch de serie

DIMENSIONES Y PESOS

  • Distancia entre ejes: 1,480 mm
  • Lanzamiento: 24.3°
  • Trail: 93.2 mm
  • Peso en seco: 180.5 kg
  • Peso en orden de marcha (KERB): 206 kg
  • Altura asiento: Regulable 785 mm – 810 mm
  • Capacidad depósito de combustible: 16.5 l

COLORES: Ducati Red, Dark Stealth, Ducati Yellow
PRECIO: $222,900 pesos