Realiza una búsqueda en las noticias:

Ducati Scrambler 1100

Robustez equilibrada
Llega a México la Scrambler más potente, con todo el carácter de un motor más grande la personalidad marcada de un modelo hecho para no pasar inadvertido dentro del segmento premium.

¿Qué es lo más destacado?
Una perfecta relación peso potencia, una parte ciclo sobresaliente y la incorporación de la mejor tecnología para satisfacer a los paladares más exquisitos.

¿Cómo es su motor?
La Scrambler 1100 equipa un bicilíndrico en L de dos válvulas por cilindro refrigerado por aceite con una distribución Desmodrómica y una cilindrada de 1,079 c. c. capaz de desarrollar una potencia máxima de 86 CV a 7,500 revoluciones por minuto (rpm) y un par máximo declarado de 88 Nm a 4,750 rpm.

¿Para qué pilotos está indicada?
Podría ser una opción algo arriesgada para primera moto, pero desde luego no para segunda. Enamorará a los amantes de las motos clásicas que no quieren renunciar a la mejor tecnología.
Los modelos neoretro siguen en alza y eso se nota en un creciente número de modelos que las marcas siguen presentando en sus catálogos de novedades. Ducati es una de las marcas que sigue apostando por remasterizar modelos de aire clásico y dotarlos de la mejor tecnología que sale de sus factorías; uno de los mejores ejemplos de esta confluencia entre la inspiración clásica y la vanguardia lo encontramos en la Scrambler 1100 que este mes llega a la sección Pruebas Activas gracias al apoyo de Ducati México.
La línea Scrambler, la gama heritage de la firma de Bolonia, se hace más potente gracias a la 1100, que se presenta en el mercado en tres versiones: Sport, Special y el modelo más ‘básico’, el protagonista de este reportaje. Independientemente de las características específicas de cada modelo, las tres nuevas Scrambler representan la imagen clásica de una moto muy popular en los años 70 que ahora es infinitamente más completa y compleja. Además de tecnología y electrónica, la marca ha trabajado mucho para que las posibilidades de personalización sean muy amplias.

Aunque la primera impresión es que este modelo no se diferencia demasiado de versiones anteriores, un acercamiento nos dará idea de que esta moto presenta dimensiones mayores sin perder su condición de modelo estrecho y compacto, equilibrando la robustez de la moto en aras de la manejabilidad.
El crecimiento que experimenta la 1100 se corrobora acudiendo a la ficha técnica en la mano, que apunta a que esta moto es 25 mm más larga, 140 mm más alta y 55 mm más ancha. Además, tiene 70 mm más entre ejes y un depósito que aumenta su capacidad en 1.5 litros respecto al modelo anterior, alcanzando los 15 litros. El asiento se eleva a 810 mm (20 mm más que en la Scrambler Classic de 800 c. c.), aunque sigue sin ser excesivo para pilotos de talla media, bien mullido y espacioso. La posición de manejo es cómoda con un manubrio de buen tamaño y una posición erguida.

Esta evolución de la saga también muestra líneas más sólidas, más maduras, y más refinamiento en los acabados en aluminio, pero también deja entrever el guiño al pasado de las motocicletas que inspiraron esta familia, dando muchas posibilidades de personalización a sus propietarios para que puedan sacar toda su creatividad y modificar su montura a su antojo.
La Scrambler 1100 equipa un bicilíndrico en L de dos válvulas por cilindro refrigerado por aceite con una distribución Desmodrómica y una cilindrada de 1,079 c. c. capaz de desarrollar una potencia máxima de 86 CV a 7,500 revoluciones por minuto (rpm) y un par máximo declarado de 88 Nm a 4,750 rpm.
En esta Prueba Activa destacó sobremanera la potencia lineal y el magnífico funcionamiento del acelerador Ride by Wire, que permite que la moto empuje desde el principio. Desde el sonido motor llama la atención el inequívoco sonido Ducati desde que el motor está en ralentí, emergiendo un sonido asimétrico que se transmite al piloto. Cabe referir que la unidad cedida para este test venía equipada con escapes Termignoni, lo que además de darle un look más agresivo, modifica el sonido de la moto. Como dato adicional merece la pena refereir que para montar este equipo es necesario reprogramar el motor, que recibe esos escapes y 3.5 caballos adicionales para emitir un sonido majestuoso.

Para entender la dinámica de este complejo propulsor que ofrece diferentes soluciones derivadas de la preferencia del usuario, hay que prestar atención a los tres modos de manejo que ofrece: Active, Journey y City. Los dos primeros dejan los 86 CV intactos, si bien el modo Active es el más agresivo, el Journey proporciona más suavidad en la entrega y el City es más apto para trayectos citadinos, limitando la potencia a 75 CV y haciéndola menos estruendosa. Los modos de manejo regulan, asimismo, la intervención del control de tracción con cuatro niveles (más la desconexión; no así del ABS Bosch 9.1 MP de serie, que no se puede desconectar).
Aunque en ciudad la moto es cómoda (aunque se llega a sentir el calor que emana del propulsor), el mejor desempeño de esta Ducati se encuentra en terrenos más libres, donde apreciamos el buen trabajo de un embrague que no penaliza el tacto ligeramente duro de la transmisión de 6 velocidades al más puro estilo Ducati.
La electrónica incluye una unidad de medida inercial Bosch que analiza los distintos parámetros para saber en todo momento qué está haciendo la moto. El análisis de todos esos datos a través de algoritmos matemáticos, actúan sobre la inyección de combustible y las mariposas tras recibir las órdenes del control de tracción al acelerar o sobre el sistema de frenos (si se accionan). El resultado es una entrada por curva buena, un paso aplomado donde no se siente pesada y una salida ágil y con mucha rapidez, donde a relucir el buen funcionamiento del chasis multitubular en acero.

El comportamiento de los frenos es sobresaliente, especialmente el delantero, que se compone de un doble disco semiflotante de 320 mm, pinzas radiales Brembo Monobloque M4.32 de 4 pistones y el mencionado sistema ABS Bosch 9.1 MP. El freno trasero (disco de 245 mm con el mismo sistema ABS) no dosifica tanto como el delantero y su tacto es más duro. En frenadas de emergencia, la horquilla invertida delantera Marzocchi Horquilla invertida Marzocchi totalmente ajustable de 45 mm de diámetro de barras y 150 mm de carrera responde con firmeza. La suspensión trasera descansa sobre un monoamortiguador Kayaba ajustable en precarga y extensión con 150 mm de recorrido.
Un detalle característico de este modelo son los neumáticos MT60 de Pirelli con dibujo de taco que trae de serie, que resultan muy llamativos, aunque tal vez no tan funcionales según el uso que se le quiera dar. Respecto al panel de instrumentos, Ducati opta por dividir el panel de control en dos módulos. En el velocímetro digital se muestra el modo de manejo y el nivel de control de tracción además del indicador de combustible, temperatura ambiente, revoluciones del motor, cuentakilómetros, parciales y autonomía. En la parte horizontal que se une a la esfera se muestra el indicador de marcha y el velocímetro.
También dispone de conexión bluetooth para conectar dispositivos celulares móvil y visualizar en la pantalla las llamadas y debajo del asiento disponemos de un conector USB para cargar elementos electrónicos. La iluminación equipa tecnología LED y muestra un diseño vanguardista con luz diurna en forma de anillo.