Ducati Streetfighter V4

EL LADO SALVAJE DE DUCATI

Revista Moto prueba en primicia en México la Hypernaked más potente y radical que haya producido Ducati hasta la fecha, un modelo superlativo con el que la marca italiana recupera el concepto Streetfighter para su catálogo de la mano de su modelo estrella: la Panigale V4

Ducati nos dejó boquiabiertos en la pasada edición del EICMA de Milán cuando presentó su Streetfighter V4. Este mes, en primicia para México, Revista Moto te trae la Prueba Activa de uno de los modelos más espectaculares y bellos que han salido de la fábrica de Borgo Panigale. También su lado más salvaje.

Esta hypernaked recupera para la marca italiana el concepto de Streetfighter empleando como base su modelo estrella, la Panigale V4. Tantas son las semejanzas con este modelo a nivel de motor, electrónica y prestaciones, que es más sencillo determinar sus diferencias que, por otro lado, saltan a la vista. Básicamente, la Streetfighter V4 carece de carenado, tiene un manubrio de tubos más elevado que el de la superdeportiva y reduce su caballaje hasta los 208 CV (en vez de los 214 CV de la Panigale). Como habrán imaginado, la posición de manejo de la protagonista de este reportaje también es menos deportiva.

Dicho esto, conviene aclarar que el trabajo que han hecho los ingenieros de Ducati para ensamblar esta joya no ha sido, ni mucho menos, sencillo. Más bien habría que elevar su tarea a la categoría de obra de arte en la transformación de la superdeportiva a una hypernaked que parece de otro mundo. En la comparación con las últimas Streetfighters bicilíndricas que también probamos en Revista Moto, el modelo 2020 sale ganador en todos los sentidos, especialmente para un uso más normal, pues aquellos modelos de 2012 eran veloces y potentes hasta decir basta, pero presentaban una posición de manejo más dura y unas características más radicales que ésta que hacía que los pilotos aguantaran menos tiempo arriba de la moto.

photo: Simon Palfrader©/Red

Los detalles que primero saltan a la vista en la V4 tienen que ver con su diseño, que no esconde su herencia derivada de la más alta competición y un precepto básico a la hora de entender el concepto de esta moto: altísimo rendimiento y una postura de manejo más cómoda (sin abandonar la deportividad). Es por esto que el diseño se ha orientado a cumplir con los estándares más altos en materia de aerodinámica para garantizar las máximas prestaciones a altas velocidades para garantizar diversión, estabilidad y control.

LA SONRISA DEL JOKER Y LOS ALERONES BIPLANO
Los trazos maestros del diseño son mérito del equipo Ducati Style Center, que ha puesto su sello propio en el frontal de la Streetfighter emulando la sonrisa loca del Joker, con una forma en V muy abierta de la iluminación DRL de la Panigale y de la Supersport, pero ­ubicado en un frontal muy reducido. En este sentido, los faros LED se integran perfectamente en el conjunto y ofrecen el paso a las entradas de aire y a una cubierta superior que esconde el cableado del panel de control.

Uno de los mejores logros del equipo de ingenieros de Ducati ha sido unificar diseño y funcionalidad. Esta moto está llena de detalles, pero cada uno tiene una función específica (se vea a simple vista o no) que se lleva a cabo con precisión. En este punto resulta obligatorio referirse a los alerones biplanos de envergadura limitada con alas superiores e inferiores que funcionan de forma independiente.
Más allá de la cuestión estética, estos alerones se han colocado muy cerca de la llanta delantera para cumplir con la función de maximizar el efecto anti-wheelie, ya que estos apéndices generan 28 kilos de carga aerodinámica a 270 kph (20 kg en la rueda delantera, 8 kg en la parte trasera). También ayudan a extraer calor del motor al aumentar las velocidades de flujo del radiador de agua y aceite en un 2% y 10%, respectivamente.

photo: Simon Palfrader©/Red

Dicho de un modo más sencillo: la carga aerodinámica generada por el ala atenúa la elevación de la rueda delantera a alta velocidad y la tendencia a subir en salidas bruscas porque el tren delantero goza de mayor aplomo. También mejora la estabilidad durante el frenado en el punto de giro y en las curvas. Esto eleva el control, reduce la intervención de los controles electrónicos y permite mantener el acelerador abierto más tiempo y frenar más tarde en las curvas. Esta tecnología se deriva directamente del equipo de MotoGP que aprovecha el aire para ganar en estabilidad y rendimiento.

LA ELECTRÓNICA AL SERVICIO DE LA POTENCIA
La gestión del mapa motor en la Streetfighter cambia respecto a la Panigale V4 para adaptarse a las características de esta hypernaked. Quizá lo más llamativo es que pasa de 214 CV a 208 CV. Podría parecer que un peso ligeramente superior a la superdeportiva (cuatro kilos más que la Panigale; 199 kilos en total marca en la báscula en orden de marcha) merma las capacidades de la Streetfighter V4, pero nada más lejos de la realidad; en marcha, donde la agilidad y la potencia son abrumadoras gracias a una relación peso-potencia increíble.

El motor de la Ducati Streetfighter V4 es el mismo de la Panigale V4, el Desmosedici Stradale V4, un propulsor de cuatro cilindros en V a 90 grados, virado 42 grados hacia atrás, lo que hace que sea muy compacto para centrar las masas. Asimismo, su cigüeñal gira en sentido contrarrotante para reducir las inercias y las culatas se inspiran en las que equipa la Desmosedici GP.

El motor de 1,104 cc es de carrera muy corta y entrega 208 CV a 12,750 vueltas, con un par de 123 Nm a 11,500 revoluciones. Y como no podía ser de otro modo, la distribución es desmodrómica (abre y cierra las válvulas por medio de levas sin que haya muelles u otros sistemas para el cierre exacto de estas). Una peculiaridad de este motor radica en que es capaz de desconectar la bancada trasera de cilindros al ralentí cuando la temperatura del agua alcanza los 75 grados para conceder mayor confort gracias al sistema Jackshaft.

El mapeo del motor es exclusivo para este modelo y Ducati recomienda hacer las revisiones cada 12,000 kilómetros. Como referimos, la herencia MotoGP se aprecia en detalles como el acelerador electrónico, en la plataforma inercial IMU 6D, en el sistema ABS en curva Bosch de tres niveles, el control de tracción en curva, control de deslizamiento lateral (en frenada y aceleración), control anti-wheelie, control de lanzamiento, control de freno motor, cambio semiautomático y tres modos de manejo: Street, Sport y Race.

En el modo Street la potencia se reduce a 155 CV, con una respuesta del acelerador más suave y una gran intervención de los sistemas eléctricos. El modo Sport concede toda la potencia y la respuesta del acelerador es más directa, con las ayudas electrónicas menos sensibles. Por último, el modo Race minimiza aún más las ayudas y el ABS se coloca en el nivel dos para ofrecer las máximas sensaciones.

En esta Prueba Activa disfrutamos de todos los modos de manejo y, si bien el Street es el más idóneo para la mayoría de situaciones cotidianas, no dejamos la oportunidad de probar los otros dos en situaciones de calle, donde la moto se muestra espectacular y agresiva, con un torque digno de la mejor deportiva que nosotros percibimos en su mejor momento a partir de las 9,500 revoluciones.
Que el nuevo motor tiene un carácter deportivo casi está de más decirlo. No obstante, el circuito es donde saca todo su poder para disfrutar de un propulsor consolidado, muy puntual, de respuesta inmediata y que vibra poquísimo. Sobre su sonido, basta recordar que estamos ante una Ducati para no decir que emite ruido motor, sino un sonido que rememora la competición. En este sentido, tampoco evitaremos mencionar el sonido que emite el sistema de admisión (filtro de aire): impresionante.

El avanzadísimo paquete electrónico, que incluye controles para gestionar todas las fases de conducción: arranque, aceleración, frenado, tracción y fases relacionadas con el recorrido y salida de curvas, ajusta sus parámetros a cada uno de los modos de manejo. Asimismo, todo es personalizable y se puede cambiar rápidamente el nivel de las funciones utilizando las teclas de acceso directo del interruptor izquierdo. En esta Prueba Activa tuvimos oportunidad de probar a fondo el Ducati Power Launch (DPL), que ofrece un funcionamiento directo: embragando en primera, abriendo gas y sólo resta agarrarse antes de soltar el embrague para comprobar como la centralita de la moto hace todo el trabajo para evitar derrapes o wheelies y salir a máxima velocidad en lo que sólo se puede calificar como un arranque excesivo.

En este sentido, la caja de cambios asistida Ducati Quick Shift Up and Down permite subir o bajar velocidades, sin aflojar el gas y sin tener que emplear el embrague con sistema antirrebote. La electrónica también gestiona la intervención del freno motor.

PARTE CICLO: EL AJUSTE PERFECTO
Una de las diferencias que más se aprecian encima de la moto en la comparativa con las últimas Streetfighter de Ducati tiene que ver con la ergonomía. Con un asiento situado a 845 mm del piso y una perfecta combinación entre las estriberas y el manubrio elevado y ancho, la postura es perfecta para disfrutar de una posición de ataque realmente cómoda.

Una característica destacada de la parte ciclo es el chasis, que pesa sólo cuatro kilos y da cabida al motor como una pieza clave en la compensación de pesos. Describir las sensaciones que nos dejó el chasis en esta prueba es complicado, porque no podríamos decir que es muy rígido ni muy flexible. A falta de otro calificativo mejor, diríamos que su funcionamiento en carretera, ciudad y circuito nos pareció perfecto.

Estéticamente, el hecho de que deje a la vista el Desmosedici Stradale, auténtico corazón de la Streetfighter V4 y una pieza de por sí sola digna de ver, hace que esta hypernaked luzca imponente, con todos sus atributos a la vista.

CURVAS Y MÁS CURVAS
Dadas las características de este modelo, buena parte de esta Prueba Activa se desarrolló en carretera, donde disfrutamos de una máquina extremadamente ágil que no pierde puntualidad. Con intervenciones electrónicas rápidas, el contramanillar en manejo la vuelve más explosiva.

En estas situaciones es donde brilla el control de tracción EVO 2, que adapta el deslizamiento y el ángulo de dirección para controlar la potencia en el momento de salir de las curvas. Con sus ocho niveles de intervención garantiza que casi cualquier demanda del piloto esté más que satisfecha.

El cárter del motor da soporte al basculante y a la suspensión trasera. El subchasis trasero y el soporte superior de la suspensión trasera también van anclados el motor. Con un lanzamiento de 24.5 grados, la distancia del eje del basculante al de la llanta trasera aumenta respecto al de la Panigale para dar mejor tracción y estabilidad a velocidades extremas.

Las suspensiones se componen de horquillas Showa Big Piston Fork (BPF) de 43 mm con ajuste total en la precarga del resorte, la compresión y la amortiguación de rebote. Los cuerpos de las horquillas albergan deslizadores de cromo con montajes de caliper Brembo radiales. Un amortiguador de dirección Sachs completa el paquete frontal. En la parte trasera trabaja un amortiguador Sachs totalmente ajustable. El basculante es monobrazo y la articulación de la suspensión trasera se basa en una pieza de aluminio forjado de alta resistencia.

La Streetfighter V4 cuenta con unas pinzas monobloque Brembo Stylema, desarrolladas a partir de las pinzas M50. Las pinzas duales Brembo montan cada una cuatro pistones de 30 mm que actúan sobre discos de 330 mm. El freno trasero cuenta con un disco de 245 mm y una pinza de doble pistón. En combinación con el sistema ABS Cornering EVO otorgan la potencia de frenada necesaria y un ajuste deportivo para una moto que te llevará al límite.

Los rines están fabricados en aluminio fundido y cuentan con cinco radios y los neumáticos son Pirelli Diablo Rosso Corsa II. Combinando el rendimiento de la pista con la versatilidad de la carretera, vienen en los tamaños 120/70 ZR-17 (delantero) y 200/60 ZR-17 (trasero). En nuestra experiencia, el ‘calzado’ de esta Ducati es excelente en ciudad y carretera, pero sí lo cambiaríamos por otro par de neumáticos más adecuado si el uso fuese estrictamente en circuito.

Como decíamos, ningún detalle queda a la improvisación en la Ducati, que porta un panel de control (TFT de cinco pulgadas en color de alta resolución) realmente llamativo, personalizable y funcional. El cuentavueltas digital está a la derecha, mientras que las revoluciones por minuto se muestran a la antigua usanza: en un display que imita un reloj analógico cuyo movimiento viene acompañado de un testigo que cambia de color según se revolucione la moto.

La Ducati Streetfighter V4 es una belleza. Una belleza salvaje que devorará el asfalto si se pone en manos de un piloto con cierta experiencia que disfrutará de la agilidad, de la potencia y de la precisión de todos sus sistemas.

Esta moto se comercializa en dos versiones, la estándar y una más avanzada (S) en equipamiento, como un control electrónico de las suspensiones basado en la segunda generación del sistema Öhlins Smart EC de suspensiones electrónicas, horquilla Öhlins NIX-30, amortiguador Öhlins TTX-36 y amortiguador de dirección de la misma marca con sistema Smart.

EN BREVE
¿Qué es lo que más llama la atención de esta moto? Es difícil destacar sólo un aspecto dado que ningún detalle de la Streetfighter V4 pasa desapercibido. Desde su diseño radical, hasta la profusión de sistemas electrónicos, pasando por su potencia o la agilidad que muestra en el manejo. Esta moto no tiene un solo pero (o sí, el precio).

¿Cómo es su motor? El motor de la Ducati Streetfighter V4 es el mismo de la Panigale V4, el Desmosedici Stradale V4, un propulsor de cuatro cilindros en V a 90 grados, virado 42 grados hacia atrás. El motor de 1,104 cc entrega 208 CV a 12,750 vueltas, con un par de 123 Nm a 11,500 revoluciones.

¿Cómo se comporta en carretera y en circuito? Si bien en circuito sale la bestia que todos esperamos, es notorio su comportamiento en carretera e, incluso en ciudad. Ni es una moto pensada para el día a día, ni tampoco para salir a viajes largos. La recomendamos para disfrutar del asfalto, ya sea en circuito (track days) o carreteras con curvas.

FICHA TÉCNICA DUCATI STREETFIGHTER V4
MOTOR
Tipo: 4T, en V a 90º con distribución desmodrómica, 4 válvulas por cilindro
Cilindrada: 1,103 cc
Potencia máxima: 208 CV @ 12,750 rpm
Alimentación: Inyección electrónica con dos inyectores por cilindro. Cuerpos elípticos Ride-by-Wire
Refrigeración: Líquida
Diámetro x Carrera: 81 x 53.5 mm
Relación de compresión: 14:1
Par máximo: 123 Nm @ 11,500 rpm

TRANSMISIÓN
Embrague: Multidisco en baño de aceite con servo y sistema de deslizamiento controlado, accionamiento hidráulico
Transmisión: 6 velocidades
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Monocasco de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla invertida Showa BPF de 43 mm de diámetro y 120 mm de recorrido, ajustable en compresión, extensión y precarga
Suspensión trasera: Monoamortiguador hidráulico, con basculante monobrazo de aluminio, ajustable en precarga, compresión y extensión con 130 mm de recorrido
Frenos delanteros: Dos discos semiflotantes Brembo de 330 mm de diámetro con pinza Brembo Stylema M4.30 Monobloc de anclaje radial y cuatro pistones
Freno trasero: Un disco Brembo de acero inoxidable de 245 mm de diámetro y pinza de dos pistones
Neumático delantero: Pirelli Diablo Rosso Corsa II 120/70ZR-17
Neumático trasero: Pirelli Diablo Rosso Corsa II 200/60ZR-17
Rin delantero: Aluminio forjado 17” x 3.5”
Rin trasero: Aluminio forjado 17” x 6”

DIMENSIONES Y PESOS
Distancia entre ejes: 1,488 mm
Altura del asiento: 845 mm
Avance: 100 mm
Ángulo de lanzamiento: 24.5º
Capacidad del depósito: 16 l
Peso: 199 kg

COLORES: Red SLV4
PRECIO: $409,900 pesos

FICHA TÉCNICA DUCATI STREETFIGHTER V4 S
Principales características de serie:
Motor Desmosedici Stradale de 1,103 cc
Front frame
Depósito de aluminio de 16 litros que se extiende bajo el asiento
Horquilla Öhlins NIX-30 con sistema de control Öhlins Smart EC 2.0
Monoamortiguador Öhlins TTX 36 con sistema de control Öhlins Smart EC 2.0
Amortiguador de dirección Öhlins con sistema de control Öhlins Smart EC 2.0
Ducati Electronic Suspension (DES) EVO
Sistema de frenado con pinzas monobloc Brembo Stylema®
Neumáticos Pirelli Diablo Rosso Corsa II (trasero 200/60)
Llantas de aluminio forjado Marchesini
Configuración con alas ‘Biplano’
Paquete electrónico de última generación con unidad de medida inercial de 6 ejes (6D IMU): ABS Cornering EVO; Ducati Traction Control (DTC) EVO 2; Ducati Slide Control (DSC); Ducati Wheelie Control (DWC) EVO; Ducati Power Launch (DPL); Ducati Quick Shift up/down (DQS) EVO 2; Engine Brake Control (EBC) EVO
Botones para cambios de nivel rápidos
Pantalla Full-TFT 5”
Riding Modes (Race, Sport, Street)
Faro Full-LED con DRL
Configuración biplaza
Lista para Ducati Data Analyser+ GPS (DDA+ GPS) y Ducati Multimedia System (DMS)
Colores: Rojo Ducati con bastidor en gris oscuro y llantas negras, guardabarros delantero negro
Precio: $470,000 pesos