Encuentra la suspensión ideal para tu diversión

Los motociclistas de enduro y motocross a menudo se hacen una pregunta clave: ¿Conviene cambiar la suspensión?

Las suspensiones, delantera y trasera, trabajan bajo dos principios básicos: rebote y compresión.

El primero otorga la rapidez o lentitud al movimiento que devuelve a la suspensión a su posición original después de haberse comprimido.

El segundo otorga la rapidez o lentitud al movimiento al momento de comprimirse al pasar por un hoyo, una piedra o un bache.

El ajuste de la suspensión siempre debe hacerse en la pista, ya que ahí es donde toma lugar la acción, no en casa. Los parámetros de fábrica vienen en el manual del usuario, pero pueden modificarse.

En la medida en que el piloto adquiere mayor rodaje se vuelve más exigente en cuanto a los parámetros de las suspensiones, ya que de ello depende en gran medida la experiencia. Por ello, el cambio de suspensiones es una inversión que debe hacerse con inteligencia.

Marcas y tipos hay muchos y todos son buenos, pero ¿buenos para qué?

Antes de invertir en una nueva suspensión, deben analizar si la que viene de fábrica en tu moto ya no te da lo que necesitas en la pista, a pesar de que hayas hecho ajustes en busca de la configuración correcta.

Ajustar los clicks del rebote hacia la derecha significa que la moto rebotará menos. Si la moto rebota demasiado en una zona con muchos baches, apriétalo hasta que desaparezca esa sensación. Si sientes que no regresa como quieres, aflójala con clicks a la izquierda hasta que encuentres el rebote adecuado.

Los clicks regulan la cantidad de paso de aceite y provocan que la suspensión tenga más o menos retención hidráulica.

Los expertos dicen que la compresión correcta es la más suave posible y tan dura como sea necesario. Al tener demasiada compresión, la moto se vuelve menos sensible y pierde la capacidad de reaccionar ante los cambios del terreno.

Si sientes que conducir tu moto cuesta mucho trabajo, muy probablemente que sea por los ajustes de la suspensión. Muchos pilotos optan por cambiar la suspensión porque se vuelven más veloces con la experiencia y hay quienes incluso cambian la moto.

Pero al elegir una nueva suspensión no deberías fijarte exclusivamente en la marca, porque aunque sea tan cara, primero debes tomar en cuenta los ajustes basado en datos tan básicos como tu peso, ya que éste hará la experiencia única para cada piloto. Las horquillas de serie, por lo general, están hechas para pilotos entre 75 y 85 kilos, aunque un ajuste en el rebote y la compresión puede bastar para mayor o menor peso.

Generalmente, las suspensiones de fábrica están hechas para satisfacer las necesidades de un amplio rango de conductores, por lo que debería bastar para cumplir con la tarea en las etapas de novato a intermedio.

Cambiar las horquillas y el amortiguador debe ser una decisión basada en experiencia y no en capricho, porque no por ser más caros significa que serán los mejores para ti.

También debes tener en cuenta el mantenimiento, ya que el aceite pierde rendimiento con el uso y las suspensiones se fatigan, lo que hace que se sientan más duras aun con ajustes. Es necesario revisarlas por lo menos una vez al año, claro, dependiendo del uso que se le dé a la motocicleta, ya que no es lo mismo salir un rato los domingos que competir en una Liga.

Para saber cuál es el ajuste indicado para tus recorridos off-road, nadie mejor que tú mismo. Decir marcas como Yamaha, KTM, Gas-Gas, Eibach, Öhlins, KYB, Showa o WP significa poco si no ayudan a mejorar significativamente tu accionar en paseos o competencias.

X