¡Feliz y motorizado día de las madres!

Si eres mamá, muchísimas felicidades; si eres mamá y andas en moto, felicitaciones al doble.

En Revista Moto les mandamos un abrazo muy cariñoso a todas las madres y uno muy especial a las mujeres que comparten el amor y la dedicación a sus hijos con la apasionante actividad del motociclismo.

Ser mamá y motociclista te hace especial porque todo lo bueno de ser madre se combina con todo lo bueno de ser motorista. Por eso, te damos algunas razones extra para felicitarte en 10 de mayo.

Las madres siempre están ahí para apoyar a sus hijos en momentos de necesitad y, cuando ellas salen al camino, le tienden la mano a otros motociclistas. Felicidades por tu solidaridad.

Las madres son mujeres fuertes que luchan por superar adversidades y en el proceso mostrarles a sus hijos una sonrisa. Lidian todos los días con el cansancio y lo hacen de buena gana. Y las motociclistas siempre pueden con su moto, así pese 200 kilos. Felicidades por tu fuerza.

Las madres siempre ayudarán a sus hijos a cumplir con tus tareas, ya sea en la escuela o en la vida diaria. En pocas palabras, mamá lo arregla todo. Si no saben las respuestas, las investigará. Las motociclistas leen y se informan para estar listas para solucionar problemas mecánicos de su moto o las de sus pequeños. Felicidades por tu tenacidad.

Llega un momento en las relaciones familiares en que todos parecen tener poco en común, pero las mamás siempre encontrarán la forma de conectar con sus hijos. Las motos abren un mundo de temas de plática para pasar el tiempo, pero lo mejor llega cuando esos temas en común se convierten en kilómetros en la ruta. Felicidades por compartir.

Las madres suelen hacer más con menos y encargarse de que nunca se note. Con sus extraordinarias capacidades de planeación, siempre se encargan de que las familias salgan adelante. El consejo de una madre para escoger una moto será invaluable, ya que verá todo el panorama: precio, seguro, gasto de gasolina, servicios, trámites… Felicidades por ser previsora.

Y si hay algo en el que todas las mamás son las mejores del mundo es en el cuidado a sus hijos. Nunca falta una chamarra calientita, una bufanda o cualquier cosa que ayude a conservar la seguridad y salud de los peques. La mamá motociclista jamás dejará que sus niños salgan sin casco, guantes, chamarra o botas. Felicidades por tus cuidados.

Seguramente todos encontraremos más motivos para felicitarla, después de todo, mamá siempre será especial y extraordinaria.

Desde nuestra redacción, un abrazo a todas.

Comments are closed.