Honda Africa Twin CRF1100L 2020: Una reina soberbia

El modelo fetiche de Honda vuelve a reclamar su trono. La Africa Twin, paradigma de las motos de aventura, se ha renovado profundamente y Revista Moto ha sido el primer medio especializado en México en probar el modelo 2020, caracterizado por una remasterización importante que consigue disminuir pesos, aumentar potencia, mejorar la ergonomía y en general, el desempeño de una máquina más tecnológica que nunca.

Recién llegada a México desde Japón, esta Casa Editorial ha sido el medio de comunicación especializado elegido por Honda Powerhouse Insurgentes para presentar en sociedad en tierras aztecas una moto que levanta pasiones y arena a partes iguales en todos los rincones del planeta, gracias a la –merecida– fama adquirida en las dunas del rally Dakar.

Desde su vuelta a la vida en 2016, la Honda Africa Twin ha mantenido la esencia de un auténtico ícono del motociclismo. Ahora, la renovación es total para ir más allá de la nostalgia y reclamar su trono dentro del segmento de aventura. Por eso, Honda ha conjugado lo mejor de su ingeniería con la última tecnología para colocar a ‘la reina’ otra vez en el ojo del huracán, diversificando sus modelos para cada vocación y facilitando su manejo con mejor dinamismo.

La nueva plataforma de esta legendaria motocicleta incorpora cambios importantes, como la reducción de peso de 5 kilos, un incremento de potencia cifrado por la marca en un 7%, mejoras en su ergonomía, reducción de la altura de su asiento respecto al piso, la incorporación de suspensiones regulables electrónicamente y llantas tubeless (en la versión Adventure), cruise control y conectividad Bluetooth.

Además, presenta un tablero y mandos de control totalmente rediseñados y de última generación, con una espectacular pantalla TFT touchscreen de 6.5 pulgadas, y un pequeño display LCD complementario, en los cuales podemos ver y acceder a toda la información relevante en torno al modo de conducción seleccionado, así como a la temperatura ambiente, la hora, el nivel de combustible, etc., presentado de una manera útil y fácil de interpretar, ofreciendo cuatro modos de manejo preprogramados de fábrica, así como dos adicionales que pueden ser modelados a gusto del piloto, según las condiciones del trayecto o sus preferencias personales.

En este sentido, merece la pena detenerse en una función que muchos usuarios esperaban: la conectividad con Apple CarPlay, que permite visualizar en la pantalla una ruta establecida en el celular, contestar llamadas y, en definitiva, tener un acceso muy completo al teléfono sin necesidad de manipularlo en marcha porque todo se controla desde el mando izquierdo. También dispone de una conexión USB, así como de una segunda pantalla LCD con información básica, pensada especialmente para cuando se pierde la información en la pantalla principal, por ejemplo, cuando se activa el Apple CarPlay.

PLATO FUERTE
La Africa Twin es una de las motos favoritas y más importantes para Honda, además de ser su plato fuerte en uno de los segmentos más importantes y competidos en la industria; quédense con esta cifra, sólo en Europa, ya se han vendido más de 50,000 unidades.

Para entender bien la adaptación de este modelo a los nuevos tiempos, es preciso detenerse en los principios de diseño, desarrollo y calidad de Honda, que fue la primera compañía en detener la fabricación de motos con motores de dos tiempos, para entrar en los propulsores de cuatro tiempos, y reducir la emisión de carbono en sus modelos. Tras esta apuesta -que en su día mermó las ventas-, Honda recuperó el terreno perdido adelantándose así a las imposiciones de la normatividad para el control de emisiones y se posicionó como una marca comprometida con el medioambiente.

En el diseño de la versión 2020 de la Africa Twin prepondera la simpleza con la que se han resuelto el carenado y el tablero central, destaca también la ausencia total de tornillos o soportes, y sobresale la calidad de ensamble y simplicidad de su diseño en aras de una funcionalidad impecable. Y es que, desde su aspecto exterior, la moto transmite un mensaje claro: lista para todo y sin preocupaciones. Estas características definen la legendaria fiabilidad de las motos que Honda produce y que suponen un plus muy a tener en cuenta cuando hablamos de modelos pensados para la aventura.

Para entender los principales cambios en este modelo 2020, comenzamos advirtiendo de un nuevo chasis tubular en acero de tipo cuna semidoble más ligero y estrecho, un nuevo subchasis de aluminio atornillado y un basculante que también reduce su peso y que sigue las líneas de la CRF450R para mejorar la tracción del tren trasero.

En el motor la principal novedad es la renovación que Honda ha llevado a cabo para adaptarse a la normativa Euro 5, manteniendo un bicilíndrico en línea que sube el cubicaje hasta los 1,084 cc que se ha conseguido aumentando la carrera del pistón en lugar del diámetro. También se ha revisado el alzado de válvulas, así como la válvula de control de escape (completamente nueva y que permite mitigar el sonido a bajas revoluciones) o las camisas de cilindro de aluminio.

En cifras, el propulsor es capaz de desarrollar una potencia máxima de 100.6 HP a 7,500 revoluciones por minuto (un 7% más que la versión anterior) y un par máximo de 105 Nm a 6,250 vueltas (un 6% más que en el modelo precedente). La relación peso-potencia es impresionante pues a los 226 kilos los mueven más de 100 HP. En marcha la suavidad es la nota predominante, de las vibraciones no tuvimos noticia y nos encantó el ruido motor: profundo y deportivo.

Las mencionadas mejoras en el desempeño también se reflejan en el consumo que, en nuestra Prueba Activa fue de 19.5 kilómetros por litro en promedio. Teniendo en cuenta las prestaciones de esta máquina es una cifra muy interesante que, combinada con un tanque de 18.8 litros de capacidad, maximiza la autonomía y también la diversión, pues el piloto puede plantearse viajes largos por lugares remotos donde no abunden las estaciones de servicio.

LA ELECTRÓNICA, MÁS PRESENTE QUE NUNCA
El apartado electrónico es uno de los aspectos más destacados de la versión 2020 de la Africa Twin, que incorpora una IMU de 6 ejes que permite a sus sistemas controlar el torque, la potencia, la tracción, el ABS sensible a la inclinación, el control anti-wheelie, anti-stoppie, además posibilita el control por parte del usuario, la cantidad de potencia y la intensidad del frenado con motor.

La transmisión es de 6 velocidades con engranaje constante y el embrague multidisco en baño de aceite, accionado por cable, se muestra sólido e impecable a la hora de ejecutar los cambios tan característicos de la caja. Al ser la transmisión por cadena, en la práctica, facilita el mantenimiento al tiempo que permite modificar la relación final de la transmisión, algo que resulta imposible en las motos de cardán.

El sistema DCT (opcional para este modelo, pero de serie en la versión Adventure Sport) ha sido revisado y ahora la gestión de las velocidades se adapta a las condiciones de inclinación y sigue propiciando que los cambios se hagan de modo intuitivo; además, el acelerador es electrónico y posee la inestimable ayuda de un control de tracción de siete niveles que se complementa a la perfección con el control de freno motor.

La nueva Africa Twin cuenta con cuatro modos de manejo: Urban, Tour, Gravel y Off Road, con el que se potencian aún más las capacidades de la Africa Twin fuera del camino. Además, dispone de dos modos adicionales (User 1 y User 2) totalmente personalizables.

Nuestra experiencia de manejo nos dejó claro algo importante: Honda sabe conjugar la tecnología de vanguardia en todos sus sistemas facilitando la tarea, tanto a usuarios que están más acostumbrados a ella, como a los que no. Con un guiño importante a la customización total por parte del usuario, esta moto reúne todo lo necesario para no tener que acudir a más aparatos o aplicaciones que, en muchas ocasiones, lejos de aportar valor, simplemente complican y tornan a las motos más vulnerables a descomposturas y fallas.

Fuera del asfalto es importante hacer mención a varios elementos muy importantes para entender de qué material está hecha la nueva Africa Twin 2020, y las posibilidades que da a su piloto. El sistema de control de tracción permite hacer un uso escalonado de sus niveles de intervención (y realmente entender las diferencias, nivel a nivel). Igualmente importante es el acelerador electrónico (cuyo tacto es sorprendente) y el sistema ABS de dos vías desconectable (sólo en el tren trasero) que permite interacciones muy interesantes, sobre todo en el modo Off Road. Los frenos se componen de dos discos flotantes (hidráulicos) de 310 mm con pinzas de cuatro pistones montadas radialmente y un disco hidráulico sencillo de 220 mm con pinza de dos pistones.

En cuanto al equipo de suspensiones que firma Showa, además de ser completamente ajustables en torno a la pre-carga de resortes, válvulas de compresión y válvulas de retorno, se componen por una horquilla telescópica invertida de 45 mm de diámetro con 164 mm de carrera delante, y un Pro-Link con brazo oscilante de aluminio y 181 mm de carrera, ajustable en precarga.

Observamos que el chasis y las suspensiones están bien calibradas y dan un comportamiento fiable que inspira total confianza durante el manejo sobre cualquier superficie y condiciones. La horquilla delantera que no se colapsa en el frenado intenso y a la vez opera de manera muy eficiente fuera del asfalto. Además, hay que subrayar la impecable sensibilidad del ABS y su control de tracción (HSTC), lo que torna a esta Honda en una moto extremadamente segura, que prácticamente corrige o minimiza muchos de los pequeños errores de manejo.

Las mejoras en el chasis, la ergonomía del asiento y la posición permiten que la sensación de manejo sea muy destacada y que el peso de la moto no se sienta tal cual es. Así, a pesar de que la ergonomía no cambia sustancialmente respecto a la versión anterior, en la práctica se siente mejor. A pesar de mantener la misma altura del asiento que su predecesora, se llega mucho mejor al suelo gracias a que éste es 4 mm más estrecho.

Si ponderamos las cualidades y características, que son realmente importantes en una auténtica motocicleta de aventura, dejando atrás el nombre -lo cual es mucho al hablar de este modelo-, la ostentación y las modas, nos damos cuenta de que la Honda CRF1100L Africa Twin 2020 posee todos estos atributos de sobra, envueltos en un paquete excepcional.

En suma, esta moto ofrece confiabilidad, robustez y muy fácil acceso a todos los componentes susceptibles al mantenimiento o reemplazo por desgaste, como la batería o sus filtros de aire, cualidades que permiten una experiencia de manejo inigualable e, incluso, superior a la de motos comparables y de mayor precio.

En síntesis, Honda se acerca cada vez más a esa fórmula mágica que todos los fabricantes persiguen para poner en el mercado una moto totalmente polivalente, en extremo segura, divertida y emocionante, capaz de llegar a donde sea sin pedir mucho a cambio. Aunado a un estilo renovado que no pierde su esencia, un impecable control de calidad y un precio muy accesible.

EN BREVE
¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES NOVEDADES DE ESTE MODELO? La renovación es profunda. Gira en torno a dos elementos principales: la reducción de peso y la renovación de un motor que cuenta con electrónica avanzada y que se ajusta a la estricta normativa Euro 5.

¿CÓMO ES SU PARTE CICLO? Tanto el chasis como las suspensiones están bien calibradas y dan un comportamiento fiable que inspira total confianza durante el manejo sobre cualquier superficie y condiciones. La sensibilidad del ABS es notoria, así como su control de tracción (HSTC), ambos elementos la hacen una moto extremadamente segura, que prácticamente corrige o minimiza muchos de los pequeños errores de conducción por parte del piloto.

¿CÓMO ES SU DESEMPEÑO EN MANEJO ‘OFF ROAD’? Muy superior a lo esperado. La solidez de su parte ciclo y el excelente trabajo de sus suspensiones se complementan perfectamente con ayudas electrónicas de primer nivel como el control de tracción o el ABS de dos canales.

FICHA TÉCNICA HONDA AFRICA TWIN CRF1100L 2020
MOTOR
Tipo: 2 cilindros en línea, SOHC, Unicam, 4 válvulas y 2 bujías por cilindro
Desplazamiento: 1,084 cc
Diámetro x Carrera: 92.0 x 81.5 mm
Potencia máxima: 100.6 Hp @ 7,500 rpm
Torque: 105.0 Nm @ 6,250 rpm
Relación de comprensión: 10.0:1
Sistema de enfriamiento: Líquido
Sistema de lubricación: Forzada por bomba trocoidal con carter seco
Sistema de arranque: Eléctrico con batería Li-Ion
Sistema de alimentación: PGM-FI
Sistema de encendido: Completamente transistorizado controlado por computadora

TRANSMISIÓN
Embrague: Multidisco en baño de aceite, accionado por cable
Transmisión: 6 velocidades con engranaje constante, cambios tipo retorno (por pedal)
Transmisión final: Cadena 

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Cuna semi-doble, tubular en acero
Suspensión delantera: Horquillas telescópicas invertidas de 45 mm con 164 mm de carrera (Showa). Con ajuste de precarga y rebote
Suspensión trasera: Pro-Link con brazo oscilante de aluminio y 181 mm de carrera (Showa). Con ajuste de precarga
Freno delantero: Hidráulico, doble disco flotante de 310 mm, pinzas de 4 pistones montadas radialmente
Freno trasero: Hidráulico, disco sencillo de 220 mm con pinza de 2 pistones
ABS: ABS de 2 vías asistido con IMU (Inertial Measurement Unit) que permite diferentes opciones de frenado, además de los modos On Road y Off Road
Neumático delantero: 90 / 90 – 21 M/C 54 H [con cámara] Neumático trasero: 150 / 70 – 18 M/C 70 H [con cámara]

DIMENSIONES Y PESOS
Largo: 2,310 mm
Ancho: 960 mm
Altura: 1,355 mm
Distancia entre ejes: 1,560 mm
Altura del asiento: 830 mm (Posición estándar) / 810 mm (Posición baja)
Distancia libre al suelo: 210 mm
Capacidad de tanque: 18.8 l
Peso en orden de marcha: 226.0 kg (inc. equipo estándar, todos los fluidos y tanque de combustible lleno) 

COLORES: Negro metálico, Rojo
PRECIO: $298,000 pesos

Comments are closed.