Honda batalla con sus finanzas en 2020; confía en levantarse

Honda begins roll-out of new ‘Dream Dealer’ concept with the creation of new flagship dealership in Rome

Como la mayor parte de las empresas a nivel mundial, Honda vio cómo su negocio se estancó en los primeros meses de 2020, pero sus perspectivas hacia el futuro son positivas.

La marca del ala dorada presentó este viernes su resumen financiero del primer trimestre fiscal, el cual indica que la demanda de vehículos cayó debido a la pandemia de coronavirus, lo que ocasionó una baja en ventas y ganancias con respecto al mismo periodo de 2019.

Con todo y la incertidumbre a nivel global por el impacto del Covid-19, Honda espera una ganancia operativa de mil 894 millones de dólares y una utilidad, antes de impuestos, de 3 mil 456 millones.

El resumen financiero, finalizado el 30 de junio, mostró ingresos por ventas de 20 mil millones de dólares, 46.9% por ciento menos que en 2019, debido principalmente a la disminución de ingresos por esa vía.

La pérdida operativa fue de mil 800 millones de dólares, una disminución  de 3 mil 470 millones con respecto al año pasado, lo que se debió principalmente a la disminución en ganancias relacionadas con los cambios en el volumen de ventas.

Las pérdidas antes de impuestos fueron de 170 millones de dólares. El impacto del corobavirus se estima en 417 millones de dólares.

Específicamente en el negocio de motocicletas, los ingresos por ventas fueron de 2 mil 597 millones de dólares, una disminución de 2 mil 450 millones de dólares, ocasionada principalmente por la disminución en ventas en Asia causada por el Covid-19.

El beneficio operativo fue de 106 millones de dólares, 555 millones menos que el año pasado.

A pesar de la disminución en ventas de motocicletas, las ganancias llegaron debido a la disminución en gastos de investigación y desarrollo, y gastos generales y administrativos.

El reporte general de Honda indica el total de ventas de productos terminados, que incluye motocicletas, vehículos todo terreno, automóviles y motores.

La marca japonesa tiene dos plantas en México, en Celaya, Guanajuato, y El Salto, Jalisco, en las que produce motores, transmisiones, motocicletas, productos de fuerza y automóviles para el mercado nacional y exportación.