Honda CB650R

Jugada maestra

La nueva ‘naked’ de media cilindrada de Honda destaca por su estética Neo Sports Café, pero también por una intensa renovación que mejora al modelo anterior en prestaciones, acabados y sensaciones

¿Cómo es su motor?
Un cuatro tiempos tetracilíndrico con importantes modificaciones para aumentar la entrega en bajos y medios régimenes. El desplazamiento es de 649 cc pero la potencia máxima aumenta un 5% hasta alcanzar los 95 CV a 12,000 revoluciones por minuto. Su torque es de 64 Nm a 8,500 vueltas.

¿Cómo se comportan sus suspensiones?
El tarado de agencia es muy agradable en ciudad. Tiende a la deportividad (quizás se siente algo duro), pero nos gustó su comportamiento gracias a un equipo más moderno y funcional que incluye horquilla telescópica invertida y monoamortiguador trasero que firma Showa.

Cómo se comporta en curvas?
El conjunto es dinámico y promete grandes dosis de diversión en trazos revirados gracias a una buena geometría, a sus ejes contenidos y a un peso reducido. Además, cuenta con ayudas electrónicas (control de tracción) que permiten entrar y pasar por curvas rápidamente y salir de manera precisa.

El universo Café Racer está de vuelta. Las principales marcas de motocicletas son muy conscientes de esta tendencia y, como respuesta a esta demanda por lo neo retro, el mercado ha visto cómo crecen en las agencias modelos tecnológicamente avanzados que buscan su inspiración en las máquinas de los años 50 que avivaron la cultura rocker del momento.

El movimiento de Honda en este sentido es una jugada maestra que persigue consolidar a la marca japonesa frente a otras firmas de prestigio internacional como Kawasaki o Yamaha, esto con la llegada de la nueva CB650R, un modelo que ya arrasa en ventas en países como Brasil y que llega a México con un aire muy fresco, un diseño rompedor y -no menos importante- un precio de salida de $191,000 pesos que la hace muy competitiva.

En Revista Moto hemos seguido la evolución de este modelo, que conocimos de primera mano hace dos años en el EICMA de Milán y más en profundidad en la Semana de la Moto Mazatlán 2019, donde hicimos una prueba de manejo en la ‘perla del pacífico’. Este mes, gracias a Honda Powerhouse Galerías la hemos probado a fondo -durante una semana- para compartir con nuestros lectores todos sus secretos.

Inicialmente nos llama la atención la renovación profunda implementada sobre la anterior versión, hasta el punto de casi poderla considerar un modelo de nuevo cuño. Muy acertada nos parece su renovación estética hacia unas líneas Neo Sport Café que ya presentan otras motos recientes de Honda, que tienden al minimalismo.

Precisamente esta concepción que persigue dejar al descubierto las partes clave de la moto, hace que destaquen elementos muy significativos como su faro delantero redondo, su extenso tanque de combustible (que puede configurarse en cuatro colores), las líneas traseras cortas o un motor que recibe un acertado color cobrizo que también se emplea en las barras de la horquilla delantera.

Pero más allá de este acertado cambio estético, Honda ha propiciado grandes cambios que convierten a la CB650R en una moto más completa y capaz, con mejor rendimiento. En este Prueba Activa no nos pasó inadvertida la nueva centralización de masas para hacerla más ágil; en conjunto con unos ejes cortos, la CB se mueve perfectamente, tanto en ciudad como en carretera.

Ergonómicamente, la CB650R tiende a la deportividad; por ejemplo, el subchasis es más corto y alto, el manubrio se adelanta y las estriberas se posicionan para que el piloto se coloque en una postura que favorece un mayor peso en el tren delantero y una posición de manejo semierguida.

Modificaciones en el propulsor
Su motor, un cuatro tiempos tetracilíndrico, presenta importantes modificaciones sobre la versión anterior para aumentar la entrega en bajos y medios. Sí conserva su desplazamiento de 649 cc, pero la potencia máxima aumenta un 5% hasta alcanzar los 95 CV a 12,000 revoluciones por minuto. Su torque es de 64 Nm a 8,500 vueltas.

Así, el nuevo sistema de admisión, la programación electrónica y el conjunto del escape proporcionan una respuesta más directa en la primera parte del arco de revoluciones y también a partir de las 7,500 vueltas. El motor estira más que en la versión precedente y su consumo nos dejó cifras que oscilan entre los 3.8 y 4.2 litros por cada 100 kilómetros recorridos.

Su arranque es progresivo, empieza empujando bien y ello genera más dinamismo y efectividad. También se incrementa la relación de compresión de 11.4:1 a 11.6:1 mediante nuevos pistones. A pesar de las regulaciones Euro 4, notamos más potencia en bajas y un ruido motor parejo y envolvente que se hace más armónico a medida que se abre el gas. Nos encantó este detalle. Los cuatro escapes (ahora más anchos) le aportan ese detalle retro que no pasará desapercibido.

También encontramos unas evidentes mejoras en los cambios, comandados por un embrague asistido y antibloqueo de accionamiento muy suave (cuenta con QuickShifter que se vende como equipamiento opcional para subir de velocidad), rápido y preciso. En cuanto al uso de la palanca del embrague, su tacto es suave y permite un accionamiento constante y sin fatiga.

En el apartado electrónico destaca el control de tracción HTSC (que se puede desactivar) y un sistema de frenos ABS que complementan un conjunto muy actual, dotado de buenos referentes en seguridad. En el transcurso de estas pruebas de manejo también probamos la moto cargada, con un comportamiento excelente (168 kilos es el peso máximo de carga).

Respecto al chasis, es completamente nuevo y fabricado en acero, con una nueva geometría (tipo diamante) y peso aligerado casi en dos kilos, en comparación con la versión anterior. Como referimos, la CB650R ha ‘adelgazado’ hasta los 202 kilos con todos los líquidos y en orden de marcha.

En cuanto a las suspensiones la moto mejora sus prestaciones, gracias a una horquilla invertida Showa SFF con barras de 41 mm y 108 mm de carrera, mientras que en el tren trasero equipa un brazo oscilante monoamortiguado de 128 mm de carrera y muelle con ajuste de precarga que también firma Showa. De agencia, notamos un tarado ideal para la ciudad, más allegado a lo deportivo (quizás algo duro), pero que genera buenas sensaciones de manejo y un dinamismo excepcional que permite darle más apertura en el paso por curva.

Precisamente en curvas la electrónica ayuda bastante para que no salga la línea, con tres intervenciones en el control de tracción que dan un dinamismo específico para cada tipo de manejo. La entrada en curva es rápida, el paso muy veloz y la salida precisa.

Respecto a los frenos, además del mencionado sistema de frenado ABS de doble vía que viene de serie, el equipo mejora con discos flotantes (doble disco de 310 mm al frente con pinzas de cuatro pistones montadas radialmente) y uno detrás de 240 mm con pinza de un pistón. En su funcionamiento demuestran poder de sobra, un tacto suave y precisión.

En cuanto al panel de control, Honda se ha decidido por una pantalla LCD que bien parece un celular: incorpora indicador de marcha engranada, consumos (instantáneo y medio), indicador adaptable para el cambio de marcha o tacómetro por escala. Un detalle interesante es que las direccionales siempre se encuentran iluminadas porque Honda equipa a esta CB con un sistema de emergencia de serie que hace parpadear todos las direccionales en frenadas fuertes. Para completar el cuadro óptico encontramos luces LED.

Nuestras sensaciones tras una semana rodando con la CB650R es que la remasterización de un modelo (que en su primera versión no llegó a México) no puede ser más acertada con ese ‘traje’ hecho a medida con líneas Neo Sports Café.

De buena forja, con un buen nivel de acabados, prestaciones muy interesantes y un precio justo, estamos seguros de que el modelo llamará la atención de muchos usuarios.
Si quieres conocerla y probarla, solicita una prueba de manejo en la red oficial de agencias Honda en México.

FICHA TÉCNICA
MOTOR
Tipo: 4 Tiempos, 4 cilindros en línea, DOHC, 16 válvulas
Cilindrada: 649.0 cc
Diámetro x carrera: 67.0 x 46.0 mm
Potencia máxima: 93.9 Hp @ 12,000 rpm
Torque: 64 N.m @ 8,500 rpm
Relación de compresión: 11.6:1
Enfriamiento: Líquido
Sistema de lubricación: Forzada por bomba trocoidal con cárter humedo
Sistema de arranque: Eléctrico
Sistema de alimentación: PGM-FI
Sistema de encendido: Completamente transitorizado con avance electrónico

TRANSMISIÓN
Embrague: Multidisco en baño de aceite, operado por cable
Transmisión: 6 velocidades, tipo retorno
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Tipo: Diamante en acero
Suspensión delantera: Horquillas telescópicas invertidas de 41 mm., SFF (Separate Funtion Fork) de Showa con 108 mm de carrera
Suspensión trasera: Brazo oscilante monoamortiguado de 128 mm de carrera y muelle con ajuste de precarga (SHOWA)
Frenos delanteros: Accionamiento hidráulico con doble disco flotante de 310 mm, con pinzas de 4 pistones montadas radialmente
Freno trasero: Accionamiento Hidráulico con disco sencillo de 240 mm, con pinza de 1 pistón
ABS: ABS de doble vía
Neumático delantero: 120/70 – ZR17 M/C (58W)
Neumático trasero: 180/55 – ZR17 M/C (73W)

DIMENSIONES Y PESO
Largo: 2,130 mm
Ancho: 780 mm
Altura: 1,075 mm
Distancia entre ejes: 1,450
Altura del asiento: 810
Distancia libre al suelo: 150
Peso en orden de marcha: 202.0 kg (incluye equipo estandar, todos los fluidos y tanque de combustible lleno)
Capacidad máxima de carga: 168.0 kg. (Incluye peso de conductor, pasajero, carga y accesorios)
Capacidad de tanque: 15.4 litros

COLORES: Negro, Plata y Rojo
PRECIO: $191,000 pesos

X