Honda CRF250F: Marca su territorio

Bastantes son los pilotos que desean salirse del asfalto para adentrarse a caminos de campo abierto, donde la terracería, las brechas y los senderos son los nuevos retos a cumplir, sin embargo, demasiados también son los pilotos que no saben cómo dar el paso al mundo Off Road. 

Honda, pensando justamente en ese tipo de motoristas ha puesto a la venta la nueva CRF250F, modelo que sustituye la CRF230F, elevando las cualidades en diseño, potencia, tecnología y manejo, para hacerla una máquina apta para rodar por senderos, terracería, brechas, zonas endureras o hacer motocross muy moderado.

En Revista Moto, gracias a Honda Motos México, hemos tenido la oportunidad de traer hasta nuestro banco de pruebas este nuevo modelo para llevarlo a su hábitat natural y conocer la razón de su éxito, mismo que la ha convertido en una superventas en la firma del ala dorada. 

ADN RACING

Al hablar de la familia CRF es innegable traer a nuestra memoria las emocionantes competencias como el Mundial de Motocross MXGP o el AMA Supercross, donde los aguerridos duelos entre los pilotos por la conquista del podio nos erizan la piel y nos conducen a generar el deseo de querer tener una moto como la de ellos. Sin embargo, el guiarse por ese camino ha llevado a muchos pilotos a cometer el error de no comprar la moto adecuada a sus necesidades y experiencia de pilotaje, más aún cuando son nuevos, en este caso, dentro del mundo Off Road.

Por eso siempre es mejor comenzar desde abajo, así que si eres de aquellos que ya conducen una moto, pero quieren elevar su experiencia, ahora en campo abierto la CRF250F será tu opción. Primero porque en diseño no le pide nada a sus hermanas mayores: la CRF450R y CRF250R, a las cuales hace honor, de entrada, en su gráficos, los cuales son muy similares como también lo es su esquema de pintura roja con blanco. No por ello, esta 250 no tiene su propia personalidad, todo lo contrario, tiene una estética agresiva con líneas muy marcadas desde su enorme guardabarros elevado o su colín afilado que conecta con el asiento rojo con logos en blanco, las salpicaderas y los portanúmeros. No podemos omitir las ruedas de radios con sus neumáticos de tacos que llaman mucho la atención. 

LOS PRIMEROS PASOS

Contrario a lo que se cree, esta moto no tiene la bravura de las CRF de competición y no porque no quiera, si no porque no es su tarea. No por ello es una moto aburrida, si no todo lo contrario, nos generó largas horas de diversión. 

Parte de ello se debe a su nuevo motor monocilíndrico de 249 cc enfriado por aire, basado en la XR250, una máquina con muy buenos antecedentes de ventas y prestaciones que surgió entre 1979 a 2005. Su fama se la ganó gracias a su buen desempeño en campo abierto al ser máquinas aguerridas y duraderas. 

El corazón de esta nueva Honda estrena 22 caballos de potencia y 21 Nm de torque, debido a la elevación de su cubicaje en 20 cc más. También cuenta con el sistema de inyección de combustible PGM-FI, como sus hermanas más pequeñas: la CRF110F y CRF125F, lo que beneficia en demasía la respuesta del motor, la suave aceleración en todo el arco y la curva de potencia. Cambios que notamos desde que rodamos los primeros metros, porque la moto nos permitió más divertirnos que preocuparnos por lo técnico del camino.

Otro punto a favor es el encendido electrónico situado dentro del motor, mientras que la batería se ubica en la parte interna debajo del subchasis, lo cual nos permitió tener un fácil manejo y que, en conjunto con el sistema de enfriamiento, evitó que la moto se nos estuviera apagando, como habitualmente ocurre cuando se rueda por lugares complicados. También cuenta con el arranque a patada, el cual es de mucha utilidad cuando la batería colapsa.

SIN COMPLICACIONES

En la parte ciclo, Honda apuesta por un chasis tubular de acero y basculante trasero de aluminio, los cuales otorgan mayor rigidez torsional. También se aplauden las nuevas suspensiones (horquilla telescópica de 41 mm de diámetro y 215.9 mm de carrera, delante y Unidad Honda Pro-Link Showa ajustable con 228.6 mm de carrera, detrás) con 10% más de recorrido que el modelo anterior, lo que transmite mejores sensaciones para el piloto que se va iniciando en el Off Road. El amortiguador trasero tiene un taraje suave lo que permitirá que el piloto gane experiencia más rápido. 

En cuanto a los frenos trabajan con contundencia dos discos sencillos, uno al frente y otro en la parte trasera, de 240 mm y 220 mm, respectivamente.

Recordemos que la tarea de esta CRF no es ser un caballo salvaje, si no todo lo contrario, su función es ser maestra de aquellos que buscan nuevas experiencias de manejo fuera del camino, llegando lejos pero con el control y seguridad que requiere el piloto novato. La CRF250F es ideal para que te adecues a los desafíos de los pasos agrestes, desafiándolos poco a poco sin importar los errores que puedas tener en la conducción, esta moto lo permite. 

Para dicha tarea también es importante el tema de la ergonomía, donde esta moto sale con buena nota; nos gustó mucho su forma, su asiento largo y un poco acolchado, así como su carrocería delgada que permite que las piernas del piloto vayan bien encajadas para dar seguridad y estabilidad, mientras que el manubrio es simple. La posición de manejo es algo racing al ir prácticamente sentado arriba del motor, además no tan estruendosa a la hora de meterla a la curva, lo que te permite volver a reencontrar con tu línea de manejo.

Llama la atención el bajo consumo de su tanque de combustible de 6.05 litros. En nuestro caso rodamos prácticamente todo el día a sus mandos y el nivel de la gasolina prácticamente no bajó nada, pues consume muy poco. Aunado a ello, en los mandos se cuenta con un testigo que nos indica cuándo es momento de repostar, aunque aún y cuando ya solo utilices la gasolina de reserva, bien podrás seguir rodando por dos horas y media más a una velocidad moderada. 

En resumen, si quieres una moto que te de la oportunidad de aprender, no te exija y te permita ganar experiencia, ésta CRF es tu opción, al igual que lo será para los pilotos intermedios al llevarlos a un back to the basics para retomar el camino que los condujo al Off Road.

EN BREVE

¿Para qué piloto está dirigido?

Esta pensada para pilotos noveles que buscan hacer sus primeros kilómetros en el Off Road. Aunque toma base de sus hermanas mayores, ésta no es una moto de competición aunque hemos de decir que te da una sensación muy allegada a ellas; es fácil de manejar, permite errores y entra muy fácilmente en las curvas

¿Cómo es su motor?

Es un motor completamente nuevo. Un monocilíndrico de 249 cc, 20 cc más que su predecesora, la CRF230F; también ofrece 22 CV más de potencia y 21 Nm de torque

¿Cómo es su diseño?

Es completamente nuevo y continúa haciendo honor a la familia racing de las Honda CRF 450R y 250R. Su diferencia recae en una estética muy agresiva con salpicaderas y portanúmeros con cortes muy agudos, un asiento rojo con logos de  la marca en blanco.

FICHA TÉCNICA

MOTOR

Tipo: Monocilíndrico, 4 tiempos, SOHC; cuatro válvulas, enfriado por aire

Cilindrada: 249 cc

Diámetro x Carrera: 71.0 mm x 63.0 mm

Alimentación: PGM-FI, cuerpo de aceleración de 34 mm

Encendido: Completamente transistorizado

Relación de compresión: 9.6:1

TRANSMISIÓN 

Embrague: 

Transmisión: 5 velocidades

Tracción final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS 

Chasis: 

Suspensión frontal: Horquilla telescópica de 41 mm de diámetro y 215.9 mm de carrera

Suspensión trasera: Unidad Honda Pro-Link Showa adjustable con 228.6 mm de carrera

Freno delantero: Disco único de 240 mm de diámetro

Freno trasero: Disco único de 220 mm de diámetro

Neumático delantero: 80/100-21

Neumático trasero: 100/100-18

DIMENSIONES Y PESO 

Distancia entre ejes: 1,419mm

Altura del asiento: 883 mm

Distancia libre al suelo: 287 mm

Peso en orden de marcha: 120 kg

Capacidad del tanque de combustible: 6.05 litros

COLORES: Rojo 

PRECIO: $87,500 pesos