INDIAN CHIEF DARK HORSE

UN INDIO EN LA MONTAÑA

¿Cómo es el funcionamiento de su motor?

Con una probada potencia, el V-Twin Thunder Stroke 111  es respaldado por cinco años en el mercado, en los que ha demostrado por qué es el elegido a la hora de necesitar suavidad, eficiencia y potencia en una máquina de la firma norteamericana.

¿Cómo es su comportamiento?

Cómoda, gracias a su posición de manejo adelantada, además de que la moto responde muy bien y sin estridencias.

¿Para qué tipo de usuarios se recomienda?

Aunque es una moto que bien puede usarse en ciudad, consideramos que el uso más apropiado para la carretera. Es una moto perfecta para aquellos con pilotos que ya cuentan con experiencia en viajes largos.

Después de algunas invitaciones declinadas a rodar, no porque no quisiera, más bien porque la moto que tengo no es para la carretera, por fin me decidí. Pero esta rodada, que sería mi regreso a los eventos bikers,  tenía que ser en grande, y para ello tenía que ser en una máquina que infundiera respeto. Y esa máquina llegó. Primero fue una Indian Scout, pero hubo algo que me indicaba que esa moto no era la ideal para mi viaje, el cual estuve a punto de cancelar. Pero cuando creí que ya había perdido mi sueño de regresar a las carreteras, específicamente para rodar desde la zona de Polanco, en la Ciudad de México hacía San Francisco del Rincón, Guanajuato, donde pretendía vivir un especial evento motociclista, una buena noticia llegó por parte de Indian Motorcycle: el arribo (hasta donde yo estaba en ese momento) de un camión con una moto, una Chief Dark Horse, la cual, tras bajarla de la plataforma me dicen: ‘Gil’ una disculpa por la Scout, te traemos la Chief para que te la lleves…

No me lo creía. Una flamante Indian Chief Dark Horse nueva para mi.  Y yo no era el único impresionado con la llegada de la moto, ya que muchos vecinos mirones también se acercaron a verla. Es impresionante la pintura, los detalles y lo mejor, el icónico Indio en la salpicadera delantera.  Como niño esperando a que llegue Santa Claus, miraba de ‘reojo’ la hora en el despertador cada cinco minutos. Y es que me había quedado de ver con un par de amigos a las nueve de la mañana para emprender la rodada.

Así, al darse la hora tomé mis cosas, la moto y llegué puntual a la cita; de hecho 45 minutos antes. Para matar la espera fui a que le llenaran el tanque de combustible de 20.8 litros de la Chief y después me estacioné para esperar a mis amigos. Puntualmente llegaron… pero no eran mis amigos, eran otros motociclistas con otras Indian. Se trataba de integrantes de un Motoclub que iba a rodar con rumbo Puebla, eran entre ocho o nueve motociclistas con ‘chavos’ entre los 40 a los 70 años de edad, pero todos llegaron a tiempo y con tanques llenos; motociclistas claramente con experiencia y que saben lo que quieren, conocen sus máquinas y han probado otras marcas hasta llegar a decidirse por una Indian.

En la plática me invitaron a su rodada, pero preferí ir a mi evento. Además, no me gusta rodar en grupo, a menos que conozca cómo manejan todos los integrantes.

Así despido a mis nuevos amigos del MC Indian, y tras ello llegaron a la cita mis viejos amigos, llenan tanque y después nos perfilamos a tomar camino.

Al momento en el que tomé carretera, pareciera que estaba en consulta con el psicólogo, vi todos mis problemas, los analicé, y después la depresión se fue, todo lo vi más claro y me sentí libre. Nuestra primera parada: Querétaro. Ahí desayunamos en una fondita que tiene un delicioso sazón. Y es que los viajes en moto me han enseñado nuevos lugares para comer, son excelentes recomendaciones de otros hermanos bikers.

En el inter del viaje, la Chief Dark Horse se ha comportado de maravilla demostrándome que tiene mucha potencia con sus 1,811 cc; es como ir sentado en la locomotora de un tren. Se creería que al ser una moto tan grande sería pesada y difícil de manejar, pero no. Es extremadamente ligera, equilibrada y maniobrable, aunado a la potencia que la hace una muy buena opción en el segmento Custom; si tuviera los $349,900.00 pesos para comprarla. No dudaría en adquirirla.

En la carretera voy rebasando sin problema, a una velocidad crucero de unos 140 a 160 km/h, y en algunos tramos voy peleando con la fuerza del viento, lo que me hizo cuestionarme por qué esta moto no tiene un windshield. Pero después me dije: ¡no! no me gustaría cambiarle nada a esta motocicleta, el aspecto que tiene es excepcional (y a título personal), sólo le pondría unas alforjas y tal vez, el asiento del pasajero; sólo si invito a una chica a pasear claro está.

Tras varios kilómetros recorridos llego a una de las interminables rectas de esta carretera y acelero a fondo, la moto se comporta muy bien pero, parece que llega un “gobernador” a los 180 kilómetros por hora. El pelear con el viento no hace que quiera seguir a esa velocidad por más tiempo.

Llevo cuatro horas manejando, el asiento es muy cómodo y la posición adelantada de los mandos hace que me sienta como si estuviera en el sillón de mi casa viendo televisión, lo único diferente es que tengo que aferrarme al manubrio (mi control remoto) para no salir volando de la motocicleta.

Por fin llegamos a San Francisco del Rincón, Guanajuato, un pequeño pueblo en el Bajío mexicano. Ahí llegamos a la Cañada de Negros, que es el lugar del evento Sportster Nation La Cartoniza 9.

Nos registramos y nos llevaron a un jardín en el que tenían lista la comida y toda las bebidas que pudieras tomar; estos eventos son los típicos del manual de una firma americana.

Comida, bebida y grupo de rock, salvo que en este evento se entregaron los chalecos a los miembros que han sumado más de 10 mil kilómetros en su motocicleta.

El evento terminó temprano, y a la media noche hubo camiones para llevar a los bikers a su hotel, ante todo cuidando la seguridad, aunque no faltó aquel que quiso ir en su moto.

A la mañana siguiente, temprano estuvimos listos para regresar a CDMX, sin embargo, no contábamos con que en el pueblo se realizaría una carrera de bicicletas y que cerrarían todos los accesos. Por lo que aquel que no salió antes de las 6:00 am, se  quedaba atrapado hasta pasadas las 10 de la mañana, y ese fue nuestro caso. Nos quedamos sin poder hacer nada al respecto, ya que las motos se quedaron resguardadas en el lugar del evento.

Y ahí recordé por qué no me gustaba salir en grupo, ya que las personas que estaban en mi camión fueron a desayunar, lo que provocó que el camión esperara unos minutos más, después pasamos por otras personas y, no faltó quienes se bajaron a tomarse fotos.

Por fin en el lugar donde estaban nuestras motos, y después de varios minutos de esperar gente, subimos a nuestras máquinas, para ya regresar a casa. Recorrido en el que la carretera nos ofreció buenas condiciones en general, aunque a lo largo del camino nos topamos con numerosos incendios forestales, provocados por los agricultores que preparaban su terreno para la siembra. Y después nos preguntamos que de dónde viene tanta contaminación. En fin, tomamos el libramiento para no entrar a Querétaro y así seguir hasta CDMX, donde terminó esta aventura.

Llegamos con saldo blanco, con una muy buena experiencia al lado de la Chief Dark Horse de la que queremos agradecer a Indian Motorcycle México por el préstamo de esta belleza y cooperar así con esta aventura.

Hasta las siguientes rutas, los saluda Gilberto “El aminowanna’ Figueroa Mora. Recuerden siempre rodar con su equipo de protección.

X