Indian FTR 1200 S Touring

El legado continúa
Indian Motorcycle sacude el mercado con un modelo superlativo que busca un segmento de mercado alejado de sus icónicas Cruiser con una moto de buena forja y un equipamiento superior, Bien rematada y con un estilo diferente que no da ninguna otra marca

¿Cuál es la principal novedad en el equipamiento de este modelo?
Además del paquete electrónico con sistemas de ayuda como ABS Bosch y control de tracción en curva (desconectables), control de estabilidad, antiwheelie, tres modos de manejo (Sport, Standard, Rain), instrumentación táctil LCD a color de 4.3 pulgadas con conectividad Bluetooth y suspensión multirregulable. De serie, cuenta también con todos los accesorios Touring: Bolsas Messenger laterales, asiento Aviador, escape bajo Slip On Akrapovic, parabrisas medio sin faro delantero, soporte para móvil RAM X-Grip, parrilla para equipaje, soporte lateral para bolso, bolso de depósito, kit para montaje y para parabrisas.

Cómo es su motor?
Un V-Twin de DOHC de 1,203 cc que da como resultado 125 HP a unas vertiginosas 8,250 rpm y 85 libras/pie de par a unas 6,000 vueltas. Hecho para correr, el V-Twin es tan divertido como potente y emula las características de las motos de competición.
¿Para qué tipo de pilotos está indicada?
Indian mira a un público joven con este modelo y que se aleja de sus creaciones más características, demandando pilotos que buscan un producto diferente y lleno de ­personalidad.

Rompedora y llena de sensaciones. Así es la protagonista de esta Prueba Activa: la Indian FTR 1200 S equipada con accesorios Touring, una moto que resume la esencia de las motos de carrera FTR750 y que confirma un movimiento de la marca norteamericana por salir de su zona de con­fort, incluyendo en su catálogo una máquina pensada para un público más joven, capaz de apreciar la buena manufactura de la firma del jefe indio.
A mediados del año pasado Revista Moto tuvo —en exclusiva— el primer acer­camiento de esta nueva Flat Track que sigue el legado de las carreras para, ahora, apoderarse de las calles y de esas rutas de ensueño por recorrer.

La Indian FTR 1200 S presenta un equi­pamiento que le da un plus de exclusividad a un modelo que, de por sí, es impresionante en su diseño y sus prestaciones. Incorpora bolsa Messenger lateral, soporte para móvil RAM X-Grip, bolso de tanque de gasolina y un parabrisas mediano, toda esta configu­ración remata en un conjunto único y rebo­sante de estilo.
Además, esta versión incluye: módulo inercial IMU Bosch, ABS Bosch y control de tracción en curva (desconectables), control de estabilidad, antiwheelie, tres modos de manejo (Sport, Standard, Rain), instrumentación táctil LCD a color de 4.3 pulgadas con conectividad Bluetooth y suspensión multirregulable.
En su diseño destacan las reminiscen­cias clásicas de las motocicletas de an­taño que competían en las carreras Flat Track en los óvalos de Estados Unidos. Así, encontramos un tanque de combustible que se ubica bajo el asiento para conceder un mejor reparto de masas y dejar vía libre al airbox. A pesar del músculo que destila, la moto se aprecia estrecha y afilada (no pierdan detalle al colín, al manubrio o al faro delantero). En cuanto a dimensiones, juzguen por ustedes mismos: la longitud es de 2,287 mm, 850 mm de ancho, 1,297 mm de altura total y de 805 a 840 mm la altura del asiento. El peso en orden de marcha es de 231 kilos.

Potencia en estado puro
La FTR equipa un motor V-Twin, DOHC de 1,203 cc que dan como resultado 125 HP a unas vertiginosas 8,250 revoluciones por minuto y 85 libras/pie de par a unas 6,000 vueltas. El motor se instala en un chasis multitubular de acero al cromomolibdeno de bella factura que, además, ejerce las funciones de soporte del basculante.
Por su configuración es evidente que este propulsor está hecho para correr y alcanzar la línea roja hasta las 9,000 vueltas y encontrar la potencia en diferentes rangos de revoluciones. Un V-Twin divertido como potente que emula las características de las motos de competición.
Una caja de seis velocidades y un embra­gue húmedo multidisco son los encargados de sacar toda esa potencia, para lo cual porta una cadena como transmisión final, ligeramente diferente a lo que nos tiene acostumbrados Indian con sus modelos de banda. No obstante, la FTR no es una Cruiser (ni nada que se le parezca), por lo que la cadena se torna de la forma más eficiente para entregar toda la potencia del motor a la rueda trasera.
La FTR 1200 S cuenta con tres modos de manejo: Rain, Standard y Sport que alteran la sensación del acelerador y la intervención del sistema de control de tracción. El modo Rain es que limita más la potencia, el Standard muestra unas asistencias algo poco intrusivas y el Sport da rienda suelta al motor. Sin duda, cada modo de manejo dibuja una moto diferente, porque los parámetros cambian bastante.

Al inicio de la prueba percibimos que el motor de la FTR es algo frío y requiere de unos cinco minutos para alcanzar su temperatura óptima; una vez que esto ocurre, fuerza y rapidez son las palabras que mejor definen su comportamiento, pues permite mantener velocidades de vértigo constantes. Sí es importante tener en cuenta que la autonomía es, sin embargo, limitada por un tanque de combustible de sólo 13 litros de capacidad. No se puede tener todo.
En lo que a ayudas se refiere destacan el control de tracción, el control antiwheelie y un control de estabilidad a través de una unidad de medición inercial (el mismo sistema que equipa la Indian Challenger). Este sistema mide el ángulo de inclinación y distribuye, en caso de ser necesario, la frenada o aceleración de la moto, lo que da como resultado curvas más seguras.
Frenos superiores
Toda esta potencia debe ser frenada por un sistema de primer nivel. Por eso, en la parte delantera trabajan dos pinzas Brembo M4.32 monobloque de cuatro pistones sobre dos discos de 320 mm que ofrecen un rendimiento superior. La palanca delantera permite ajustarse a gusto del piloto. En la parte trasera monta un pinza de dos pistones Brembo P34 y un disco simple de 260 mm que trabajan de maravilla. Por eso probamos desconectar las asistencias (ABS) para darnos cuenta de que esta moto ofrece diversión y seguridad.

El ABS este es estándar en todas las FTR y sólo se puede desconectar en el modelo S a través de la pantalla táctil LCD Ride Command de 4.3 pulgadas, también controlarse desde la parte izquierda del manubrio. El panel es táctil y ofrece buen nivel de información, una interfaz clara, visualmente atractiva y dispone de una toma USB.
Esta Indian ‘calza’ un par de neumáticos Dunlop DT3-R muy vistosos y exclusivos, puesto que fueron fabricados específicamente para rodar con la FTR y seguir su tendencia Flat Track. En la parte trasera se ubica una llanta ancha (150/80 R18) que incita a la diversión entre las curvas, incluso en tramos sin asfaltar. Delante monta un neumático 120/70 R19, que resultó de mucha utilidad en tramos con suelo irregular, especialmente en conjunto con el rin 19, que posee un tamaño suficiente como para sortear baches de considerable tamaño. En nuestra prueba de manejo destacamos el desempeño de estas ruedas por su adherencia superior y la suavidad que ofrecen, dentro y fuera del asfalto.

La suspensión ajustable la firma ZF, marca que encontramos en componentes de suspensión de gama alta como los que utiliza BMW Motorrad. Delante cuenta con tubos de 43 mm de diámetro y 150 mm de recorrido ajustables en precarga, compresión y amortiguación de rebote. Detrás se encuentra un amortiguador lateral directo al basculante de 150 mm de carrera con depósito separado y multiajuste.
Al término de nuestra prueba analizamos que esta FTR bien podría ser rival directa de modelos como la Ducati Scrambler, la Triumph Scrambler 1200, incluso la R nineT de BMW Motorrad. Pero, la realidad es que estamos ante un modelo muy singular, diseñado bajo los estándares de las carreras Flat Track con detalles icónicos, desde sus llantas, pintura o luz trasera.
La FTR 1200 S no es una moto deportiva, ni de turismo, tampoco es la adecuada para la tierra. La FTR es una motocicleta a secas. Una de esas máquinas que puede hacer un poco de todas estas cosas, con buena forja y un equipamiento superior. Bien rematada y con un estilo diferente que no da ninguna otra marca.

Detalles
1. FRENO DELANTERO: Se compone de doble disco de 320 mm x 5t con pinza de 4 pistones, firmados por Brembo.
2. ESCAPE: Cuenta con el sistema 2 en 1 que combina el cromo y el mate para dar un estilo deportivo, gracias a su posición elevada.
3. CONTROLES Y RETROVISORES: Son de diseño clásico, los espejos circulares y los mandos delgados con agarres antideslizantes, desde el que controlas el encendido y aceleración.
4. MOTOR: Está derivado de las carreras: es un bicilíndrico de 1,203 cc que brinda 120 HP y una respuesta progresiva.

Ficha técnica
MOTOR
TIPO: V-Twin, refrigerado por líquido
Desplazamiento: 1,203 cc
Diámetro x Carrera: 102 mm x 73.6 mm
Relación de compresión: 12.5:1
Sistema de inyección: Electrónica
Torque máximo: 120 Nm @ 6,000 rpm

TRANSMISIÓN
Embrague: Húmedo multidisco
Transmisión: 6 velocidades
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Suspensión delantera: Horquilla Invertida de cartucho con 150 mm de recorrido
Suspensión trasera: Monoamortiguador IFP con 150 mm de recorrido
Frenos delanteros: Doble disco de 320 mm x t5 con pinza de 4 pistones
Freno trasero: Disco simple de 265 mm x t5 con pinza de 2 pistones
Neumático delantero: 120/70 R19 60V
Neumático trasero: 150/70 R18 70V
Rines: 19″ x 3″ y 18″ x 4.25″

DIMENSIONES Y PESOS
Longitud: 2,287 mm
Ancho: 850 mm
Altura: 1,297 mm
Peso (depósito vacío/lleno): 225 kg / 231 kg
Capacidad máxima de carga: 430 kg
Altura del asiento: 805 mm / 840 mm
Distancia entre ejes: 1,524 mm
Distancia al suelo: 183 mm
Inclinación: 26.3°
Huella: 130 mm
Capacidad de combustible: 13 l

COLORES: Titanium Metallic/Thunder Black Pearl, Indian Motorcycle Red/Steel Gray y Race Réplica
PRECIO: Desde $329,900 pesos