ITALIKA 250 Z

Nuevos desafíos

Probamos el modelo más reciente de la línea Z de Italika, una moto con un diseño rompedor, sencilla de manejar y con unos acabados a prueba de pilotos exigentes

¿En qué ha cambiado respecto al modelo anterior?

Se puede decir que se trata de una moto nueva. El diseño es completamente nuevo (y muy acertado), al igual que los colores y presenta importantes mejoras, como los frenos de disco en ambos trenes.

¿Qué es lo más llamativo de esta moto?

Su aspecto actual y deportivo, que le da presencia a un modelo citadino ligero (130 kilos de peso en seco), sencillo de manejar y que ‘perdona’ muchos errores para quienes estén dando sus primeros pasos en el motociclismo. Además, destaca su nivel de acabados.

¿Para qué tipo de usuarios se recomienda?

Por sus características y su precio contenido podría ser perfectamente la primera moto de jóvenes que se adentren en el mundo de las dos ruedas. Resulta ideal para desplazamientos en ciudad.

La 250Z es un modelo que pesa mucho en Italika y la marca mexicana la ha renovado a conciencia, como si de una nueva motocicleta se tratara. Este profundo cambio (que salta a la vista) representa una nueva singladura de Italika para presentar batalla en un mercado que sigue enamorado de las naked citadinas, auténticos objetos de deseo para un público cada vez más diverso que busca soluciones a la movilidad en las ciudades.

La 250Z nos ha sorprendido con esta remasterización que sigue fiel a un concepto de moto citadina asequible que reúne un diseño muy actual con un nuevo y acertado esquema de colores y unas características técnicas muy por encima del modelo anterior. También es notorio que se han cuidado los detalles y acabados para hacerla una opción mucho más interesante de cara a consumidores cada vez más exigentes que aprovechan la pugna de las marcas por atraer clientes.

En el repaso general a estas características encontramos un monocilíndrico de 4 tiempos con una cilindrada de 250 cc capaz de desarrollar una velocidad máxima de 123 kilómetros por hora. Aunque el rendimiento es muy interesante (17.9 Hp a 7,000 rpm) y deja unas cifras de consumo de 23.5 kilómetros por litro, el hecho de que incorpore un motor carburado y enfriado por aire no hace justicia a un conjunto que está por encima de este tipo de propulsores no tan eficientes. Sin lugar a dudas, la moto ganaría con un motor enfriado por agua (también el medioambiente porque son menos contaminantes).

Resulta muy agradable el sonido que emana el nuevo motor (ruge grave), que corresponde el aumento de cubicaje de un modelo que no cambia mucho su escape corto y ancho, respecto a la versión anterior. Sí se mejoró sustancialmente la transmisión de potencia, con un buen trabajo del acelerador y una potencia constante que permite ejecutar rebases a otros vehículos de un modo inmediato.

En esta Prueba Activa comprobamos que en la ciudad la moto se mueve con soltura (se agradecen los 130 kilos de peso en seco que marca en la báscula) y dinamismo, aprovechando su transmisión de seis velocidades por cadena que comanda un embrague en baño de aceite de muy buen tacto que no produce fatiga.

Precisamente el hecho de poder estar encima de la moto durante horas sin cansancio es uno de los puntos más destacados de esta naked que, con un tanque de 11 litros, permite una autonomía por encima de los 258 kilómetros.

El manubrio se coloca en una posición semielevada (a primera vista parece plano, pero tiene unos dobleces que permiten colocar las manos en un punto más elevado que ayudan a una mejor posición) con la que se puede manejar de un modo más erguido de lo que podría parecer. Las estriberas tienen un aire como si fueran a acabar en el perfilado del chasis de la moto, pero la posición final es muy acertada, semideportiva en los pies. Respecto al asiento, de buen tamaño, también percibimos en marcha que es suave y que tiene un buen agarre.

Otra cuestión interesante del manejo de esta Italika es su sencillez. Podríamos decir que es una moto que ‘perdona’ fallos y que otorga seguridad a pilotos poco experimentados. En ciudad hará escuela y en carreteras secundarias el comportamiento es excelente; en las curvas se comporta de un modo agradable gracias a que es corta de ejes y permite entrar y salir rápido. En el interior de la curva no es tan precisa, pero como hemos referido, permite corregir errores con facilidad.

Su equipo de suspensiones presenta un tarado de fábrica suave, perfecto para soportar los estragos de calles y avenidas con baches y topes. Se compone de una horquilla telescópica al frente y un monoshock detrás, que conceden firmeza y estabilidad en un conjunto con unos rines de 17 pulgadas. Respecto a los frenos, Italika deja atrás el freno de tambor para apostar por los de disco lobulados delante y detrás, para optimizar el rendimiento de un equipo que no deja a deber nada.

Además de ello, la moto viene equipada con luces LED y con un panel de control digital que aloja todos los testigos habituales y, además una conexión USB. En situaciones de sol directo la visibilidad es buena, como también su tamaño. Para completar los detalles con los que Italika remata la nueva 250Z no podemos pasar por alto su colín o el protector de motor (tipo fading) que remarcan su esencia deportiva.

Desde Revista Moto te invitamos a que visites cualquiera de los distribuidores autorizados que Italika tiene en todo el país y conozcas los detalles de financiamiento con los que Italika celebra la llegada de un nuevo miembro de la familia Z que, sin duda, marca el camino de esta exitosa saga.

MOTOR

  • Tipo: 4 Tiempos, monocilíndrico OHC
  • Cilindrada: 250 cc
  • Potencia máxima: 17.9 Hp @ 7,000 rpm
  • Torque máximo: 17.7 Nm @ 6,000 rpm
  • Velocidad máxima: 123 km/h
  • Sistema de arranque Eléctrico

TRANSMISIÓN

  • Transmisión: 6 velocidades
  • Transmisión final: cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS

  • Chasis: N/D
  • Suspensión delantera: Horquilla telescópica
  • Suspensión trasera: Basculante Monoshock
  • Freno delantero: Disco sencillo
  • Freno trasero  Disco sencillo
  • Llanta delantera: 110/70-R17
  • Llanta trasera: 140/60-R17

DIMENSIONES Y PESOS

  • Largo total: 2,030 mm
  • Ancho total: 800 mm
  • Alto total: 1,080 mm
  • Altura del asiento: 780 mm
  • Capacidad de carga: 150 kg
  • Peso en seco: 130 kg
  • Capacidad de aceite: 1.3 l
  • Capacidad de combustible: 11 l
  • Rendimiento de combustible por tanque     258.5 km
X