Realiza una búsqueda en las noticias:

Kawasaki Z250SL 2015 | Mirada animal

En breve:
¿Qué motor porta? Un monocilíndrico ligero de 249 c. c. refrigerado por líquido de 4 tiempos. Su desempeño es deportivo y presta una gran aceleración y potencia regular en todos los rangos de revoluciones. ¿Se trata de una moto ligera? Sí. Su peso en seco es de 148 kilos, lo que la convierte en un vehículo sumamente ágil y manejable. ¿Cómo es su chasis? Es un cuadro de acero entramado que prescinde del bastidor interior que ayuda a bajar el peso total de la Z250SL. Los tubos principales son de acero de alta resistencia. El colector es corto (175 mm) para hacerla más compacta.

 

Si se trataba de disfrazar de moto grande una mediana, Kawasaki lo ha conseguido con la Z250SL. Su apariencia supera con creces las expectativas de las motos de gama media y para ello nada mejor que basarse en los modelos de la serie Z de cilindradas superiores como la Z1 o la Z800 y construir una mini naked con vocación citadina con espíritu deportivo. La carta de presentación de Kawasaki en el mercado de la media potencia es, sencillamente, impactante.

Si a algún despistado le quedan dudas, este modelo es exactamente igual a la versión con carenado, la Ninja 250 SL, pero con una carátula frontal que alberga el juego de luces y los relojes. Pero, eso sí, adornada con líneas completamente afiladas y un aspecto vanguardista del estilo de las grandes superdeportivas de la casa adaptado a un segmento de público mucho mayor que ve con ojos de deseo (y miedo) otras motocicletas de una cilindrada mucho mayor… pero que también tienen buen gusto.

Este es, pues, el planteamiento: de un muy buen producto se pueden sacar dos muy diferentes pero igualmente notorios para copar un amplio segmento de mercado, en este caso el más pujante en Latinoamérica.

 

 EV9A8164

 

Chasis multitubular

Es inevitable fijarse en el chasis y en ese cuadro de acero entramado que articula una serie de elementos tubulares que conforman un conjunto estilizado. Los ingenieros de Kawasaki han optado por utilizar tubos de acero de alta resistencia y 31.8 mm de diámetro para los segmentos principales y un colector corto de 175 mm de largo que conforman un bastidor multitubular que compacta de una manera muy interesante la Z250SL. El soporte del basculante recae sobre una placa de acero y al carecer del bastidor inferior se incide a una de las características de la moto: su bajo peso, que en orden de marcha es de 148 kilos, 150 si se trata de la versión con frenos ABS, como la que Revista Moto ha sometido a una Prueba Activa.

Siguiendo un recorrido lógico orientado por las aristas veremos la disposición de un tanque de combustible estilizado con capacidad para 11 litros con una disposición que se ajusta al chasis para proporcionar al piloto una postura de manejo compacta y darle más control sobre la máquina ayudado por un manubrio recto y muy corto.

Terminando con las cuestiones de ergonomía es fundamental el papel del asiento compartimentado. La parte principal, dedicada al piloto, se sitúa a 780 mm de altura para que un piloto mediano pueda alcanzar el piso sin problemas. El acompañante tiene un lugar totalmente separado y a una altura superior (deportividad por encima de comodidad, no lo duden). Aunque estéticamente resultan muy atractivos, ninguno de los dos es excesivamente mullido.

 

Potencia regular

Esta Kawasaki monta un monocilíndrico de 4 válvulas con doble árbol de levas en cabeza (DOHC) y refrigeración por líquido capaz de desarrollar una potencia máxima de 20.6 KW con sus 249 c. c. y 28 cv a 9,700 rpm y un par motor de 22.6 Nm a 8,200 rpm. Estas cifras se traducen en que la Z250SL pasa de 0 a 100 kilómetros por hora en 5.0 segundos de pura potencia.

La alimentación se basa en un sistema de inyección electrónica de 38 mm de diámetro que cuenta con 10 orificios de pulverización y todo ello da como resultado una entrega de potencia muy regular en los regímenes bajos y medios. O lo que es lo mismo, cuando la Z250SL circula por ciudad, donde el manejo se hace fluido. Es el en tráfico citadino cuando la caja de cambios da lo mejor de sí para facilitar el paso por cualquiera de las seis velocidades con un buen desempeño del embrague que ayudará a los conductores menos experimentados.

Cuando la moto sale a carretera es cuando despierta su espíritu deportivo y se puede apreciar su aceleración explosiva. En los regímenes altos la Kawasaki se transforma en un vehículo mucho más agresivo a medida que el tránsito aumenta y, con ello, la exigencia. La respuesta es mejor a medida que las revoluciones suben y el escape de dos piezas de acero inoxidable y silenciador deportivo empiezan a entonar su sinfonía.

Kawasaki ha dotado a esta moto con tecnología de control de calor para que la tapa del ventilador que se encuentra detrás del radiador envíe el aire caliente hacia abajo y lo aleje del cuerpo del piloto. Además de alejar un foco de calor del piloto, el redireccionamiento del aire ayuda a mantener el tanque a menos temperatura.

 

Sistemas fiables

La Z250SL equipa una horquilla delantera con barras de 37 mm y 110 mm de recorrido, mientras que el trabajo de la parte posterior recae en un sistema Uni-Track con un amortiguador anclado por bieletas que le dan un recorrido de 60 mm que se puede regular la precarga del muelle en cinco posiciones. En líneas generales, este equipo no es sensacional pero sí práctico y fiable siempre que el asfalto proporcione unas mínimas condiciones de estabilidad durante el uso de la moto.

En el apartado de los frenos el desempeño es mejor, especialmente si el modelo porta ABS, que se ofrece como opción. Monta frenos de disco lobulados de 290 mm delante y 220 mm detrás que sujetan pinzas de dos pistones que ofrecen una buena potencia de frenado que aumenta progresivamente.

Si la opción es la de la Z250SL con ABS comprobaremos que el módulo de frenado es compacto (Nissin) que se ubica bajo el tanque de combustible y que presenta una activación independiente del sistema de frenado delantero y trasero que permite una conducción más agresiva con altas cotas de seguridad. Sin ser el sistema ABS mas ajustado para pricipiantes , pues entra un poco tarde, el desempeño no deja de ser muy bueno. Por su parte, los neumáticos, estrechos y deportivos según la herencia de la serie Z, vienen en medidas 100/80-17MC 52S, delante y 130/70-17MC 62S, detrás que se montan sobre unos rines de diez radios.

Al igual que su desempeño, la imagen de esta Kawasaki resulta rompedora y sigue las líneas estilizadas y agresivas de la supermotocicletas naked que llevan tatuadas la Z en sus depósitos. Resulta muy interesante la combinación de volúmenes anchos con otros estrechos tallados sobre elementos curvilíneos en una carrocería perfectamente ajustada donde sobresale un faro multirreflector que recuerda a los de las Ninja con esa mirada animal típica de la saga.

Y, en consonancia con este aire moderno, la moto se completa con tablero de instrumentos totalmente digital que incluye tacómetro, un velocímetro de gran tamaño y los cuentakilómetros, reloj y nivel de gasolina. A la izquierda y derecha de este tablero encontraremos también los testigos luminosos de direccionales, la iluminación seleccionada, carga de la batería, aceite y fallo de motor. Los colores disponibles para esta moto son dos: el clásico verde lima y el negro, como les dije igual que sus hermanas mayores, con las mismas sensaciones.