KTM 1090 Adventure R

Explora tus límites

Si quieres una auténtica Doble Propósito en tu garaje, abre las puertas a la nueva creación de KTM, que te permitirá mejorar tu pilotaje al tiempo que exploras tus propios límites

(En breve)
¿Cuáles son los aspectos más destacados de esta moto?
Motor y suspensiones. El propulsor bicilíndrico en V presenta una potencia máxima de 125 CV a 8,500 vueltas, con un par de 109 Nm a 6,500 rpm con un cubicaje de 1,050 cc. Las suspensiones (regulables) las firma WP y están especialmente indicadas para uso fuera del camino con 220 mm de recorrido delante y detrás.

 

¿Cómo es su ergonomía?

Muy cómoda. Los reposapiés y el manubrio son regulables, mientras que las rodillas y las piernas encuentran un buen acomodo. Sí es notoria la altura de esta moto, que dificultará su manejo a los pilotos de menor estatura.

¿Para qué tipo de usuarios está indicada?
Es una opción perfecta para quienes acumulan experiencia en el Off Road y, definitivamente, buscan un modelo que los lleve lejos del asfalto.

En esta Casa Editorial hemos reiterado en muchas ocasiones que -hasta ahora- no existe la moto perfecta que permita superar la prueba de carretera-camino con idénticas sensaciones. Se diga lo que se diga, una Doble Propósito suele orientar su vocación más hacia uno u otro cometido y en el caso de la protagonista de esta Prueba Activa podemos afirmar sin temor a equivocarnos que su ambiente natural está alejado del asfalto.

 

Gracias a Moto 3 México hemos realizado la Prueba Activa a uno de los modelos más completos del sector: la KTM 1090 Adventure R, una apasionada de la terracería que no pasa desapercibida entre los amantes del Off Road.

La tradición de KTM en el ramo de la Aventura se remonta a muchos años atrás y persiste hasta nuestros días. Pruebas míticas como el Dakar no se comprenden sin la presencia de los mejores pilotos que han pasado por la marca naranja cosechando éxitos y dejando una impagable herencia ganadora a los ingenieros austriacos, que no suelen tardar en incorporar esta experiencia a sus modelos comerciales.

 

 

Con esta herencia se presenta la 1090 Adventure R, una moto imponente que presenta sus credenciales al segmento más ‘endurero’ con un paquete decididamente Off Road de serie, que lo distingue a simple vista de la versión S, más pensada para carretera.

Las principales diferencias que distinguen a ambas versiones comienzan en el tamaño de sus rines, que crecen respecto a la versión estándar (21” delante y 18” detrás, frente a las 19” y 17” de la S) y los neumáticos de serie Continental TKC 80 Twinduro, duraderos, versátiles y, por supuesto, con tacos.

Otro aspecto clave son sus suspensiones (la Adventure R posee unas WP, totalmente regulables y de mayor recorrido: 220 mm delante y detrás), un ABS desconectable de dos canales, un asiento más elevado (890 mm), un pequeño cubrecárter y una protección tubular para el motor.

Con estos argumentos no es extraño que KTM presuma su Adventure R y la califique como la moto más polivalente y capaz en terrenos abruptos, afirmación que nosotros comprobamos en el desarrollo de esta prueba que discurrió mayoritariamente en brechas y tramos técnicos, así como en ciudad y en carretera.

 

Precisamente en nuestro recorrido en ciudad nos percatamos de la altura de la moto, que puede ser considerada una ventaja para pilotos de talla superior al 1.80 m pero que, definitivamente, resulta elevada para la media nacional; ello a pesar de que existen diferentes opciones para reducirla a través de reglajes en las suspensiones (que limitan el poderoso rango de carrera que ofrece la moto) y con asientos más bajos que se pueden adquirir a través del catálogo de accesorios que ofrece KTM.

La posición de manejo es cómoda y viene determinada por la estrechez de una moto (muy útil en Off Road) que permite que las piernas encajen bien en el bastidor y en el tanque de combustible. La posición de los reposapiés es adecuada y las manetas son 100% regulables; el manubrio (de buen tamaño) también permite una oscilación de 10 mm para ajustar la distancia de brazos a gusto del usuario.

La geometría de su parte ciclo viene determinada por un chasis multitubular en acero al cromo molibdeno cortado con láser que ofrece un acabado sobresaliente y un peso total inferior a los 10 kilos. Igualmente ligero es el basculante, que ofrece la estabilidad necesaria, pero también la flexibilidad para un modelo que se enfrentará a duras pruebas en su día a día. Además, la relación peso-potencia de su parte ciclo liviana y su motor compacto permiten que esta KTM tenga un comportamiento dinámico espectacular, pues con todos los líquidos (incluyendo los 23 litros de gasolina de su tanque de combustible), la moto marca en la báscula 230 kilos.

 

Un propulsor muy destacado

El bicilíndrico en V a 75 grados que monta la 1090 Adventure R se deriva del motor que portaba la 990. Sobre esta base, KTM ha hecho sustanciales modificaciones para mejorar su rendimiento y su adaptación a la normativa Euro 4, así como para aligerar su peso en pos del comportamiento dinámico de este modelo. Es así que, con una potencia máxima de 125 CV a 8,500 vueltas, un par de 109 Nm a 6,500 rpm y un cubicaje de 1,050 cc, esta KTM presenta, además tecnología suficiente como para afirmar se le ha puesto el listón muy alto con sus prestaciones: encendido con doble bujía, acelerador ride-by-wire, control de tracción y cuatro modos de manejo. Asimismo, existen importantes mejoras como el uso del DLC (Diamond-Like Carbon) para recubrir piezas clave del motor, el engrase por cárter seco con tres bombas de aceite o el sistema de refrigeración adicional que permiten que el motor no se sobrecaliente, incluso en condiciones adversas.

La gestión por computadora del motor permite el control de tracción desarrollado en colaboración con Bosch que actúa sobre la llanta trasera: el sistema cierra las válvulas de mariposa para recuperar el agarre. El control de tracción estándar (TC) ofrece cuatro diferentes modos de manejo: Street, Sport, Rain y Off Road, que se pueden seleccionar desde el puño izquierdo. Otra de las novedades es el modo ABS Off Road, que permite bloquear la rueda trasera en combinación con el modo de manejo Off Road, que limita la potencia.

 

En términos generales, encontramos que el motor es suave al acelerar, empujando suavemente en el primer tramo y algo más en la parte media-alta, con buen desempeño de torque y recuperación. La transmisión puede resultar algo dura a aquellas personas poco familiarizadas con el Off Road; sin embargo, nuestra opinión es que están adecuadas al tipo de uso que se le debe dar a este modelo. Respecto al embrague anti-rebote, notamos que es muy suave al tacto, adecuado para recorridos a bajas velocidades en tierra.

Las suspensiones, firmadas por WP, están especialmente diseñadas para su uso en terracería, con más recorrido que el de la versión estándar. Delante, equipa una horquilla invertida con muelles reforzados de 48 mm con 220 mm de recorrido. Detrás, un monoamortiguador PDS WP con 220 mm de recorrido. Los ajustes de agencia nos parecieron muy adecuados, especialmente para el tránsito en tierra, donde permite al piloto acostarse y hacer presión.

En su desempeño por curvas podemos decir que es acorde con sus características: que nadie espere que sea un rayo, pero al ser alta y estrecha presenta ángulos de inclinación mayores (que deben compensarse con una buena relación de masas 50-50). Igualmente, la electrónica hace un buen trabajo y ayuda a que sea más dinámica.

Para detener una moto de un peso considerable KTM confía en Brembo, quien firma el doble disco delantero de 320 mm con pinzas de cuatro pistones y el monodisco de 267 mm con pinza de dos pistones. Adicionalmente, la 1090 Adventure R cuenta con ABS Bosch 9M+ de dos canales (desconectable). La capacidad de frenar es excelente, tanto en tramos técnicos como en carretera y el accionamiento del freno muy suave.

 

El panel de control multifuncional tiene un cuentarrevoluciones analógico con indicación luminosa ajustable del cambio de marcha y una pantalla LCD en blanco y negro que ofrece toda la información que precise para controlar todos los parámetros de la moto. Todo tiene buen tamaño para que, de un solo vistazo, la lectura sea sencilla.

Tras realizar esta Prueba Activa reafirmamos que la 1090 Adventure R es una de las motos más interesantes en el segmento, ideal para pilotos experimentados que quieren llevar más lejos su afición al Off Road. En carretera y ciudad, pasa la prueba, aunque realmente sólo recomendamos transitar por este tipo de vías como camino necesario para llegar al destino preferido de esta KTM: el campo. No dejes de agendar una prueba de manejo en tu agencia oficial más cercana.

 

FICHA TÉCNICA
MOTOR
Tipo: Bicilíndrico, 4 tiempos, refrigerado por líquido, con inyección electrónica
Cilindrada: 1,050 cc
Potencia: 123 hp
Par máximo: 109.32 Nm a 6,500 rpm
Diámetro x Carrera: 103 mm x 63 mm
Relación de compresión: 13:1
Encendido: Transistorizado
TRANSMISIÓN
Transmisión: 6 velocidades
Transmisión final: Cadena
CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Multitubular en acero al cromo molibdeno cortado con láser
Suspensión delantera: Horquilla telescópica hidráulica de 48 mm con 220 mm de recorrido
Suspensión trasera: Monoamortiguador hidráulico con 220 mm de recorrido
Freno delantero: Doble disco de 320 mm de diámetro
Freno trasero: Disco de 267 mm de diámetro
Llanta delantera: 90/90 – 21
Llanta trasera: 150/70 – 18
Rines: Aleación
DIMENSIONES Y PESOS
Ángulo de dirección: 64 °
Altura libre al suelo: 250 mm
Altura del asiento: 890 mm
Capacidad del depósito (aprox.): 23 l
Peso en seco: 207 kg