KTM 1290 SUPER ADVENTURE S 2020

SOBREDOSIS DE AVENTURA

En Revista Moto este mes hemos puesto a prueba la remasterización de uno de los modelos más radicales del catálogo de KTM, apto para quienes quieren viajar sin renunciar a nada

KTM está echando la casa por la ventana este año en la gama MaxiTrail. La 1290 Super Adventure S pasa este mes por la sección de Pruebas Activas de Revista Moto para dar buena cuenta de los progresos de la firma austriaca en un segmento del mercado cada vez menos plácido para BMW Motorrad.

El modelo S es la versión más radical en el catálogo de Aventura de la marca naranja. Por características y precio, la 1290 Super Aventure S sólo tiene por delante al modelo R. Se enmarca en el cada vez más popular segmento Trail con una vocación claramente asfáltica que sobresale sobre sus capacidades Off Road, y hará disfrutar a su piloto de largos viajes por carretera en los que, a su vez, descubrirás brechas y caminos de tierra en los que podrás explorar con una sobredosis de potencia y agilidad.

 

En esta Casa Editorial ya tuvimos oportunidad de probar la versión anterior de este modelo y, con el buen sabor de boca que nos dejó aquella Prueba Activa, nos ponemos a los mandos de la nueva Super Adventure S para volver a caer en la cuenta de que cada vez que nos subimos a una KTM experimentamos una sensación de novedad: la moto se siente diferente, con buena ingeniería y excelente relación peso-potencia (215 kilos en seco – 160 CV) que permite un comportamiento fuera de serie desde su puesta en marcha.

Antes es importante referirnos a un diseño muy actual y musculoso (no hay más que ver el tanque de combustible), con líneas estrechas y finas en la parte frontal donde se sitúan dos tomas de aire de buen tamaño y volúmenes mucho más marcados a partir del depósito.

Igualmente notorio es el conjunto óptico frontal, que sigue rompiendo los esquemas asociados a los faros delanteros con una zona centro de aluminio que alberga los LED y regula la temperatura idónea para el conjunto. Dos franjas más de LED la rodean conformando el sistema de luz diurna, pero lo más destacado (amén del diseño) es el sistema de luz de cuneta para hacer más seguras las curvas. Gracias al sensor de ángulo de inclinación del sistema MSC ajusta su intensidad en tiempo real para que los tres focos por lado iluminen el camino en curva. La experiencia es, sencillamente, fantástica.

EL MOTOR MÁS POTENTE EN LA CATEGORÍA MAXITRAIL
Así de sencillo. El bicilíndrico en V con 1,301 cc, 160 CV de potencia y 140 Nm de par es el propulsor con las cifras más altas del segmento. Derivado de la tecnología de la más alta competición, KTM lo ha dotado de una electrónica impresionante para dominar tanta potencia. Ç

En funcionamiento el motor se siente suave, no tan duro al acelerar. Se enciende por doble bujía de diferente tamaño en cada culata (5 válvulas por cilindro) de forma independiente, lo que mejora la combustión, reduce el consumo y controla mejor la potencia. La confianza de KTM en su nuevo motor es tal que ha elevado sus intervalos de mantenimiento hasta los 15,000 kilómetros. Además, su tanque de combustible de 20 litros de capacidad permite una autonomía de 450 kilómetros.

Con una respuesta muy pareja y lineal, este propulsor presume de no emitir vibraciones y de tener un lado suave y otro increíblemente agresivo a gusto del piloto. Todo esto se consigue a través de sus cuatro modos de manejo: Sport, Street, Rain y Off Road, con una entrega muy directa en el primero de ellos y una reducción de potencia en los dos últimos. Asimismo, el control de tracción se adapta al modo seleccionado, reduciendo el deslizamiento de la rueda trasera en los modos Street y Rain y concediendo más libertad en los modos Sport y Off Road.

Especialmente intensa es la experiencia del modo Sport, donde se siente que toda la moto se activa para desarrollar una potencia que te lleva al límite. La acertada parte ciclo y la mencionada electrónica ayudan a controlar a la bestia.

En esta tarea sobresale la nueva caja de cambios, realmente mejorada respecto al modelo anterior, muy dura y con poco tacto (más propia de un desempeño Off Road). Ahora las velocidades fluyen sin estridencia gracias a un embrague asistido antirrebote que guía perfectamente a la moto, tanto en fuertes reducciones como en grandes aceleraciones, subiendo y bajando velocidades casi sin tocar el embrague. En este sentido, llama la atención la sexta velocidad, que hace las veces de superdirecta, con un recorrido muy largo desde bajas vueltas que permite viajes plácidos en carretera sin tocar el cambio y con un ahorro sustancial de combustible.
El acelerador Ride-by-wire es el complemento perfecto para sacar todo el partido al conjunto, que se comporta a la perfección en curvas, en las que se pueden estirar mucho más las frenadas sin que eso sea un obstáculo para bloquear la rueda trasera. La entrada en curva es suave y cuando bajas se siente ese sentimiento que permite abrir el gas con tranquilidad y generar salidas espectaculares en las que, literalmente, el piloto se puede ‘comer’ todo el arco de potencia para la salida.

En cuanto a la ergonomía, KTM acierta en ofrecer la posibilidad de adaptar esta moto a pilotos de talla más baja. Con un manubrio que se puede mover 10 mm, las estriberas regulables en dos posiciones (nos gustó más la postura más baja, más aventurera que la deportiva) y un asiento ajustable a 860 ó 875 mm, esta moto se adapta a cualquier piloto. También permite regular la cúpula protectora del viento a través de una palanca de accionamiento sencillo; además de una buena protección, en los filos de la cúpula no se pierde profundidad: otro acierto.

PARTE CICLO
El chasis de la 1290 Super Adventure S es multitubular fabricado en acero al cromo-molibdeno con todos sus cortes hechos por láser y soldaduras ejecutadas por robots en las fábricas de KTM. Las buenas geometrías de esta moto, que tiene una flexibilidad muy adecuada, se complementan con un peso total del chasis de menos de 10 kilos. El comportamiento del basculante, de idéntica forja, es excelente y ofrece control y estabilidad a partes iguales, al tiempo que permite cambios de dirección muy rápidos generando pocas inercias. En terrenos abruptos es cuando más notamos el buen trabajo de la parte ciclo, con una rueda trasera que siempre va pegada al piso.

Para el equipo de suspensiones KTM recurre a su marca fetiche: WP, que porta un equipo semiactivo que permite seleccionar diferentes modos dependiendo del uso: Comfort, Street, Sport y Off Road son las cuatro opciones que irán acompañadas de su propia centralita que cuenta con sensores y acelerómetros que adaptan los parámetros. Además, la precarga del muelle se puede ajustar desde el mando izquierdo. Además, cuenta con un amortiguador de dirección WP que complementa un conjunto sobresaliente en cualquier terreno o situación.

Pensando en su vocación asfáltica, la 1290 S porta ruedas Pirelli Scorpion Trail II de 19 pulgadas en la parte delantera y 17 pulgadas, en la parte trasera con rines de aleación forjados que permiten salir avante en la terracería y un uso magnífico en asfalto.

La potencia de frenado corre a cargo de Brembo, gracias a dos discos de 320 mm de diámetro colocados radialmente con pinzas fijas de cuatro pistones. Detrás, trabaja un solo disco de 267 mm de diámetro. Como no podía ser de otro modo, la KTM equipa el ABS 9M + de dos canales que firma Bosch. El paquete de asistencia MSC de Bosch es el primer ABS del mundo sensible al ángulo de inclinación en curvas y permite disponer de la máxima potencia de frenado mientras el sistema ajusta la presión en función del ángulo de inclinación para garantizar la mayor seguridad (el sistema se puede desconectar).

Para completar el repaso a la evolución de los modelos de aventura de la firma naranja hemos de detenernos en el panel de control, un tablero TFT de 6.5 pulgadas que nos gustó especialmente por varios aspectos. En primer lugar, es uno de los sistemas más fáciles e intuitivos del sector, con un software muy sencillo (que se puede configurar en español) y con una conectividad simple para interactuar con el celular. Además, nos sorprendió lo bien que se adapta a condiciones de luz solar intensa. Control de crucero, arranque sin llave o conexión USB completan la larga lista de ayudas tecnológicas de esta moto.

Nuestras conclusiones sobre la 1290 Super Aventure S no pueden ser más positivas. KTM ha hecho un gran trabajo remasterizando y suavizando el manejo de una moto aventurera, a la que le gusta el asfalto y que permite salir de él para seguir con nuestra ruta por caminos agrestes. La electrónica se ajusta a la perfección a esos grandes viajes para que todo el tiempo encima de la moto sea sinónimo de diversión gracias a su confort y polivalencia.

EN BREVE
¿Cuáles son las principales mejoras respecto a la versión anterior? Principalmente hemos notado mejor relación peso-potencia y una caja de cambios mucho más acorde con la vocación de la moto, destacando su suavidad y una sexta velocidad de gran recorrido que ofrece comodidad y un consumo más contenido de combustible.

¿Cómo es su motor? Sencillamente, este propulsor es el más equipado de su segmento. El bicilíndrico en V con 1,301 cc, 160 CV de potencia y 140 Nm de par tiene las cifras más altas del segmento, se deriva de la tecnología de competición y KTM lo ha dotado de una electrónica impresionante para dominar tanta potencia.

¿Cómo se comporta en carretera? Tiene un comportamiento fantástico. Mejora respecto a la versión anterior una caja de cambios mucho más suave que se apoya de un acelerador electrónico, cuatro modos de manejo y una parte ciclo que da resistencia y agilidad a partes iguales.

VERSIONES
KTM 1290 SUPER ADVENTURE S
Suspensiones WP semiactivas
Sistema MSC (con ABS 9E, control de tracción, iluminación con función cornering)
Llantas de 19” delante y 17” detrás
Sensor de presión
Control de crucero
Travel Pack de serie con asistente en pendientes, control de freno motor y el sistema Quickshifter.
KTM MyRide (equipo de audio con manos libres)

 

KTM 1290 SUPER ADVENTURE R
Ruedas de 21” al frente y 18” detrás
Suspensiones WP de 250 mm de recorrido
Travel Pack opcional
Arranque sin llave
Control de tracción
Modos de conducción Street, Sport, Rain y Off, se añade el Off Road Pack que modifica el funcionamiento del ABS en la rueda delantera, anula el ABS en la rueda trasera y el control de tracción activa una función que permite ciertas derrapadas

 

FICHA TÉCNICA KTM 1290 SUPER ADVENTURE S 2020
MOTOR
Tipo: Bicilíndrico en V a 75º, 4 tiempos
Cilindrada: 1,301 cc
EMS: Keihin con RBW y control de crucero, doble encendido
Par máximo: 140 Nm
Refrigeración: Líquida
Potencia: 160 CV
Arranque: Eléctrico
Diámetro x Carrera: 108 x 71 mm

TRANSMISIÓN
Embrague: Antirrebote PASC (TM), accionamiento hidráulico
Transmisión: 6 marchas
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Multitubular en acero al cromo-molibdeno, con recubrimiento de pintura al polvo
Suspensión delantera: Horquilla semiactiva USD WP de 48 mm de diámetro y 200 mm de recorrido
Suspensión trasera: Amortiguador WP con suspensión semiactiva y 200 mm de recorrido
Frenos delanteros: Dos discos de 320 mm con pinza flotante Brembo de cuatro pistones con anclaje radial
Freno trasero: Disco de 267 mm con pinza fija Brembo de dos pistones
ABS: Combined-ABS 9ME de Bosch (incl. modo Off Road, desconectable)

DIMENSIONES
Altura libre al suelo: 220 mm
Altura del asiento: 860 mm
Ángulo de dirección: 64°
Capacidad del depósito (Aprox.): 23 l
Peso seco: 215 kg

COLORES: Naranja, Plata
PRECIO: $323,900 pesos