KTM 250 Adventure: Que comience la aventura

La KTM 250 Adventure es una gran opción para primera moto por su ligereza, facilidad de conducción y prestaciones para ciudad, carretera y off-road
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

KTM 250 Adventure: Que comience la aventura

La KTM 250 Adventure es una gran opción para primera moto por su ligereza, facilidad de conducción y prestaciones para ciudad, carretera y off-road
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest

¿Cómo es su motor?

Con un cuarto de litro y calibrado para uso mixto, este monocilíndrico ofrece un arranque suave que brinda una excepcional facilidad de manejo. No es un impulsor estridente ni que destaque por su potencia, pero cumple con su cometido y mantiene bajo el consumo de combustible. Saca su mejor nota en cuanto a empuje entre 7,000 y 7,500 rpm.

¿Cómo es su manejo?

Por el tamaño de su motor y el diseño del chasis, la moto es divertida de conducir. Si bien es un más alta que una moto de calle, se comporta bien en cualquier camino y ofrece un ágil paso por curva. Perdona muchos errores, por lo que un piloto novato puede adquirir confianza a sus mandos. En un off-road moderado se muestra bastante capaz.

¿Cómo es su diseño?

Mantiene el ADN Ready to Race del fabricante austriaco y la estética de la gama de las aventureras de mayor cubicaje. Con excepción de lo obvio, como el tamaño del motor y algunas piezas de equipamiento, es idéntica a su hermana mayor, la KTM 390 Adventure. Es alta y robusta, pero también ligera y cómoda.

La KTM 250 Adventure es el modelo de entrada al mundo off-road del fabricante austriaco y el más accesible del mercado para iniciarse en el segmento.

Comparte muchas características con su hermana mayor, la KTM 390 Adventure, aunque con potencia acotada, electrónica más discreta y diferentes acabados, pero capaz en todos los aspectos.

La aventurera de un cuarto de litro de KTM fue creada para quienes se introducen en el manejo fuera del asfalto, porque perdona muchos errores, e incluso es una buena opción de primera moto.

El motor de un cilindro y 248.8 cc es el mismo que el de su hermana naked KTM 250 Duke, que tiene doble árbol de levas e inyección electrónica; está calibrado para uso mixto, por lo que saca buena nota dentro y fuera del pavimento. 

EL MOTOR

Muchos pilotos se preguntan sobre las sensaciones que brinda un impulsor de pequeñas dimensiones como éste. De entrada, su arranque es suave y en la salida el primer cambio es bastante corto, lo que brinda una excepcional facilidad de manejo en calle y resulta menos cansado que el de una moto de mayor desplazamiento.

El ruido del motor es contenido, principalmente por las regulaciones medioambientales Euro 5, lo cual podría no gustar a quienes buscan motores atronadores, pero en el manejo off-road, sobre todo, pasa a segundo plano.

El consumo de combustible es más bien bajo, de 3.8 litros cada 100 kilómetros, y eso que la prueba se realizó en un día caluroso y en altura, lo que suele elevar las cifras. Con los 14 litros de capacidad del depósito, recorrimos 370 kilómetros.

El torque de 24 Nm se siente mesurado y saca su mejor nota en cuanto a empuje entre las 7,000 y 7,500 vueltas por minuto, aunque en el manejo cotidiano se siente bien sobre las 6,000 rpm. 

Con el acelerador a fondo y en carretera, la velocidad tope que alcanzamos fue de 142 km/h; sin embargo, a una velocidad de crucero de 110 km/h la motocicleta se siente cómoda y estable.

Las nuevas suspensiones WP Apex están conformadas por horquilla de 43 mm de diámetro y 170 mm de recorrido, y amortiguador de 177 mm de recorrido. Mientras que la parte trasera es ajustable en precarga, la delantera se queda con los valores de fábrica; sin embargo, el taraje funciona correctamente en ciudad, carretera y terracería.

No se trata de la moto más capaz del mercado para off-road ni sobre el asfalto, pero en ambas modalidades cumple con su misión. A pesar de que no se come indistintamente cualquier bache en terracería, entre 30 y 40 km/h la moto se comporta con aplomo.

En la frenada, la horquilla se hunde poco, lo que la hace un poco dura en caminos accidentados; nada que una aceleración moderada no pueda solucionar.

SENSACIONES

Con 256 kilos en seco, la KTM 250 Adventure se siente ligera, por lo que su manejo se disfruta sin estridencias.   

El freno delantero es de disco sencillo de 320 mm con pinza Bybre de cuatro pistones y anclaje radial, y disco trasero de 230 mm con pinza flotante de un pistón.

La desaceleración es contundente y la bomba de freno delantera estira muy bien, lo que posibilita frenadas suaves y precisas, ya sean escalonadas o abruptas. El tacto es de una moto de uso diario, lo cual agradecerán los conductores menos experimentados.

Naturalmente, con dos personas a bordo, la frenada se hace un poco más dura después de una buena dotación de curvas; aunque hay que modificar un poco el manejo con carga, los frenos siempre cumplen a cabalidad.

En ambos trenes la moto cuenta con sistema de frenos ABS de doble canal y el trasero es desconectable, lo cual ayuda a explotar al máximo las capacidades de la moto en off-road.

El chasis entramado de acero al cromo molibdeno abona a la rigidez en recta y suavidad en el paso por curva. Al tratarse de una moto que invita a viajar, esta característica se agradece. 

COMODIDAD

En el apartado de ergonomía, la moto permite ajustes para carretera y off road. Aunque la motocicleta de entrada se siente alta, incluso un poco más que la KTM 790 Adventure, el asiento a 855 mm desde el suelo queda bien para la gran mayoría de los pilotos, y el hecho de que sea termoformado contribuye al confort de conductor y pasajero con un soporte lumbar bien marcado.

El manillar de acero y estructura cónica proporciona un control adecuado, y saca su mejor nota por su altura en el manejo off-road, cuando se conduce de pie y apoyado en las estriberas. Además, el catálogo de la marca ofrece elevadores para que pilotos más altos ajusten la altura del manillar.

La posición de manejo es semierguida y bastante cómoda en cualquier tipo de manejo. En esto tiene que ver la posición de los posapiés, un poco retraídos, lo que evita el entumecimiento de las piernas al manejar parado en terracería, y ayuda a conservar la comodidad en la posición y la suavidad en el manejo. 

El tanque de combustible, a pesar de su magnitud, nunca estorba en el manejo y permite el movimiento alrededor del asiento para controlar a la motocicleta, ya sea sentado o de pie.

MANEJO 

En la conducción, la entrada por curva es dinámica, aunque no tan veloz como en la KTM 250 Duke, debido a los diámetros más elevados de la aventurera, pero se defiende muy bien y resulta apta para pilotos novatos que buscan mejorar la precisión en el curveo en carreteras.

El manejo del contramanillar es suave, preciso y rápido; en general, la fuerza de la moto es moderada y permite algunos errores. La salida de las curvas es un tanto lenta, pero funciona bastante bien.

DISEÑO

La moto es fiel al ADN Ready to Race de KTM, y en chasis, ergonomía, componentes y estética es prácticamente idéntica a la hermana mayor de 390 cc.

Además del motor y sus cifras, las diferencias más evidentes están en el tablero digital retroiluminado en lugar de una pantalla TFT y la presencia de un foco de halógeno en el faro principal en lugar de una LED. Los botones en las piñas están retroiluminados, lo que le da un carácter de moto Premium.

Podemos afirmar que la KTM 250 Adventure es la motocicleta con mejor equipamiento de serie del segmento de las viajeras de un cuarto de litro.

CONCLUSIÓN

Esta pequeña aventurera es una excelente opción de primera moto porque puede usarse para traslados diarios, viajes en carretera e iniciarse en el manejo off-road. Además, su bajo consumo de gasolina es una gran ventaja.

Aunque en terracería la conducción debe ser más bien moderada, la máquina cumple con la misión. Si lo que buscas es rudeza en el camino y el manejo, puedes probar los modelos especializados en enduro.

Si bien no es la mejor para calle, carretera u off-road, la KTM 250 Adventure es equilibrada y hace bien su trabajo en cualquier circunstancia.

En su segmento, es una moto ligera, capaz y con una buena dotación de tecnología de serie. Su manejo es sencillo y divertido, e invita a recorrer kilómetros. Además, es económica en precio y mantenimiento. 

KTM 250 Adventure

MOTOR

Tipo: Monocilíndrico, 4T

Cilindrada: 249 cc

Potencia máxima: 29.5 CV a 9,000 rpm

Par máximo: 24 Nm a 7,000 rpm

Alimentación: Inyección electrónica

Enfriamiento: Aire

Transmisión secundaria: Cadena 

Marchas: Seis

PARTE CICLO

Suspensión delantera: Horquilla invertida WP Apex con recorrido de 170 mm

Suspensión trasera: Amortiguador WP Apex con recorrido de 177 mm

Freno delantero: Disco de 320 mm con pinza fija Bybre de cuatro pistones

Freno trasero: Disco de 230 mm con pinza flotante Bybre de un pistón

Ruedas: 100/90-19 y 130/80-17

DIMENSIONES

Longitud: 2,085 mm

Altura: 1,263 mm

Anchura: 870 mm

Distancia entre ejes: 1,430 mm

Altura del asiento: 858 mm

Distancia libre al suelo: 200 mm

Peso en seco: 156 kilos

Precio: $119,900

Te podría interesar

2022-mv-agusta-f3-rr---right-side-front-angle-view
MV Agusta F3 RR: Joya de clase mundial
KTM_Metepec_22
KTM llega a Metepec con KTM 50Q Motors
BMW R18 “Bobber Steel” de LDK
¡Para presumir! BMW R18 “Bobber Steel” de LDK
BMW Urban Collection
BMW Motorrad presenta su Urban Collection
maxresdefault
Harley-Davidson suspende producción y entregas

Suscríbete Ahora
a nuestro motoboletín

*Campo Obligatorio