La corte norteamericana despojará de su logo a los Mongols Motoclub

Tras largos años la imagen del motociclista ha sido desdeñada por muchos, señalándoles de vándalos o criminales, simplemente por su apariencia física. Y es que el uso de chalecos o chamarras de cuero, botas, paliacates, tatuajes y cadenas ha hecho que, para algunas personas, el perfil de los bikers sea catalogada como peligrosa. Sin embargo, cabe aclarar que no todos son así.

Y es que el selecto grupo de personas que integran los diferentes motoclubes en México, en el extranjero y, en cualquier parte del mundo, se encuentran abogados, doctores, ingenieros, licenciados e infinidad de profesionistas y padres de familia que, en sus ratos libres (o muchos otros como estilo de vida) disfrutan del mundo motociclista sanamente.

Aunque, hemos de admitir que nunca falta ‘la mala leche’ como dicen coloquialmente. Esto debido a que existen grupos que, desafortunadamente, han machado la imagen de los motociclistas, en este caso, en Estados Unidos, en donde, de acuerdo al Departamento de Justicia del país norteamericano (FBI) se tienen registradas más de 300 organizaciones de las cuales 5 de ellas están calificadas como amenaza nacional. ¿Sus nombres?

  • Hells Angels
  • Mongols MC
  • Bandidos MC
  • Outlaws MC
  • Sons of Silence

De todos ellos, recientemente el que ha dado la nota es el Mongols Motoclub debido a que el jurado de Santa Ana, California quiere castigarlos con la revocación de su logotipo y todo tipo de marca que identifique a los miembros de este grupo que, de acuerdo a lo informado, se vieron involucrados en temas de crimen organizado como extorsión, conspiración, negocios de drogas y delitos violentos.

Petición de los jueces que actualmente está siendo analizada por un juez federal para dar el fallo a favor o en contra de dicho castigo que, de aprobarse, la imagen y prácticamente el legado del Mongols Motoclub tendrá que desaparecer definitivamente e, incluso le daría el derecho a cualquier agente policial que vea a una persona portando el logotipo para detenerlo y confiscarle el artículo que lleve la marca de los Mongols MC.

Hecho que ha dejado sorprendidos a muchos puesto que es la primera vez en la historia que un jurado ha dictado al Gobierno Federal el derecho de despojar a un Motoclub de su logotipo. Decisión con la que las autoridades norteamericanas, se dice, buscarán hacer desaparecer este club, su imagen y, por supuesto, sus crímenes.

De hecho, la pelea por desaparecer la imagen de esta ‘pandilla’ como han sido catalogados los Mongols MC, tiene ya una década en existencia, entre los fiscales y el Motoclub fundando en Montebello, CA., en 1969, después de que algunos de sus fundadores habían sido rechazados por el Motoclub Hells Angels.

Ahora, con esta situación, también ha surgido la contraparte por el Motoclub y partes afectadas, quienes alegan que este castigo viola los derechos de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos que protege los derechos a la libertad de religión y a la libertad de expresión sin interferencia del gobierno y que dicta: “El Congreso no podrá hacer ninguna ley con respecto al establecimiento de la religión, ni prohibiendo la libre práctica de la misma; ni limitando la libertad de expresión, ni de prensa; ni el derecho a la asamblea pacífica de las personas, ni de solicitar al gobierno una compensación de agravios”. Y ante ello, el abogado del Motoclub Joseph Yanny calificó el fallo como “estúpido” y ha declarado que “si usted fuera un oficial de la ley y supiera que había una pandilla allí afuera y tenían emblemas que identifican quiénes son ¿por qué quieres quitárselos para que no puedas saber quiénes eran?”.

Hoy en día se dice el Motoclub de los Mongols, también llamado la Nación de los Mongols o la Hermandad de los Mongols, tiene su sede en el sur de California y se estima que existan entre mil a 1,500 miembros con todos los parches (con la expansión en Australia en 2013), de los cuales la mayoría de sus socios se encuentran en el sur de California, con capítulos en 14 estados y capítulos internacionales en 13 países.