Realiza una búsqueda en las noticias:

La japonesa que quería ser alemana

Imagina que quieres una motocicleta y se te presenta un gran dilema, por un lado, quieres la fiabilidad de una marca pero el  estilo de otra.

Ese fue el dilema al que se enfrentó Jorge Rodrigues, empresario portugués de una firma de software quien quería la confianza de un motor de Yamaha pero el estilo que brinda BMW Motorrad.

Partiendo de eso, el empresario se buscó una Yamaha XJR 1200 de 1998 y se puso a personalizarla.

“A la Yamaha XJR la define su motor, es por eso que mi motocicleta tenía que construirse alrededor de este, pero también quería que tuviera un aspecto clásico por lo que considero que hice la BMW R NineT que Yamaha podría haber construido”, afirmó Rodrigues.

Bajo ese concepto, la Yamaha XJR se dejó sólo con el motor, el bastidor y el brazo oscilante. Todo lo demás es completamente nuevo.

custom-yamaha-xjr-2

Para el trabajo Jorge se encargó del diseño y el motor, Pedro Bacalhau de Lab Motorcycle fue el responsable de la pintura, lo eléctrico, la fabricación de algunas piezas y el montaje, mientras que Francisco Castro Ribeiro de RNM tomó parte en las suspensiones, rines y frenos.

Conformado el equipo, Jorge, en diseño, buscó que el tanque le diera un aspecto clásico moderno y que acentuara el motor, para ello optó por una réplica del de una Mojave de Benelli con una tapa estilo Monza para darle un toque extra de retro.

custom-yamaha-xjr-3

custom-yamaha-xjr-8

El mandamás del equipo también escogió que el tanque fuera cubierto en color negro satinado  con rayas doradas. También, un asiento de cuero marrón, un subchasis revisado y una salpicadera pequeña al frente conformaron la estética de la XJR.

custom-yamaha-xjr-7

“La moto no sólo debía lucir bien, también tenía que ser más ágil y deportiva, al quitarle partes no necesarias, le reducimos 40 kilogramos de peso”, afirmó el portugués.

Por otro lado, el encargado de la parte ciclo, Francisco Castro de RNM usó la horquilla y los frenos una Suzuki GSX-R 2010, mientras que los rines de 17” se los tomó prestados a una Ducati 999.

custom-yamaha-xjr-5

custom-yamaha-xjr-4

Otros elementos como un escape Akrapovič, filtros K & N y un kit Dynojet le dieron casi 30 caballos de fuerza adicionales a la Yamaha.

Los manillares, elevadores y algunos contenedores para fluidos fueron proporcionados por Rizoma, mientas que Brembo firmó algunas manijas.  El tablero digital y los interruptores los puso Motogadget.

custom-yamaha-xjr-6

A todo el conjunto lo terminan formando algunas partes de aluminio y luces LED, destacando la trasera que esta incrustada en el marco.

El trabajo parece sencillo a la lectura, sin embargo, adaptar los rines Ducati, la suspensión de la Suzuki, resolver el rompecabezas que era el freno trasero y reconstruir prácticamente toda la electricidad, fue un reto que les llevó un año en completar.

Finalmente, la Yamaha XJR cumplió el sueño de ser una R NineT, y sin duda luce tan bien que su nombre no podría ser otro que Yamaha XJR9T.

custom-yamaha-xjr-9

RECIBE GRATIS ESTA Y OTRAS NOTAS RELACIONADAS EN TU CORREO, DANDO CLICK AQUÍ ]