Realiza una búsqueda en las noticias:

Las suspensiones, uno de los ajustes más delicados en MotoGP

La temporada de carreras 2019 de MotoGP está por comenzar y muchos son los preparativos que este campeonato ha tenido qué hacer para estar en óptimas condiciones de celebrarse. Particularmente, en el caso de los equipos, por medio de sus mecánicos han estado trabajado en una pretemporada muy agitada, llena de cambios y ajustes para sus motocicletas tengan el máximo desarrollo y rendimiento al momento de que el primer semáforo del año se apague el próximo 10 de marzo en Qatar.

Uno de estos ajustes técnicos a las GP’s se enfoca en los sistemas de suspensión (proporcionados por Öhlins), considerado uno de los arreglos más delicados en una MotoGP, (tan sólo la horquilla delantera cuenta con más de 300 piezas), ya que además de ofrecer la retroalimentación de sensaciones, también determina la geometría de la moto con el piloto.

Retroalimentación que se determina por medio de varios factores que hacen, al final, elegir la mejor suspensión para la moto, entre ellas: las condiciones de pista, el neumático utilizado, el feedback del piloto y los cálculos de los ingenieros.

Ahora bien, dicho lo anterior, tienes que saber que existen cuatro aspectos fundamentales en la revisión y ajuste de la suspensión en una MotoGP: muelles, precarga, compresión y extensión.

Muelles
Los muelles se encargan de soportar el peso suspendido de la moto. Necesitan una fuerza determinada para comprimirse, dependiendo de su dureza por lo que la selección de un muelle específico dependerá de lo que piloto necesite en cada trazado. Los muelles se distinguen por la fuerza necesaria para su compresión y esta se mide en Newtons/milímetro.

Los muelles más duros ofrecen un mayor apoyo en frenada y se comprimen más lentamente. Por otro lado, los blandos tienen menos estabilidad en frenada y podemos llegar a hacer tope de suspensión de frenadas fuertes con el peligro que conlleva.

Su ajuste es simple, sólo se abren las tapas en la horquilla delantera para sacar el componente e introducir uno diferente. En el caso del amortiguador trasero, el proceso es algo más largo y es necesario tener un módulo completo ya listo para cambiar

Precarga
Es la compresión que se realiza sobre el muelle con la moto en reposo. Y su ajuste los técnicos lo hacen usando unas llaves en la parte superior de la horquilla que giran a un lado u otro dependiendo de si quieren aumentar o disminuir la precarga.

Compresión y extensión
Una vez tenemos los muelles que queremos y la precarga ajustada a nuestras necesidades, procedemos a realizar los ajustes de compresión y extensión. La suspensión reacciona comprimiéndose cuando encontramos un bache, en la horquilla al frenar o en el amortiguador trasero al acelerar. Una vez comprimida la suspensión, el muelle siempre tratará de recuperar su posición original comenzando el proceso de extensión o rebote. Dependiendo del ajuste que estemos usando, la extensión se dará más rápidamente o más lentamente.

El amortiguador dispone de un fluido en su interior que pasa por unas válvulas al comprimirse el conjunto. Mediante estas válvulas se puede determinar el ajuste de compresión y extensión, ya que si las cerramos mucho el fluido pasará lentamente, ralentizando el proceso y si las abrimos lograremos el efecto contrario. El ajuste es tan preciso que se puede establecer una velocidad para el momento de compresión y otra para la extensión.

Importante
Es necesario que sepas que, aunque el ajuste se haya hecho en la moto, no se tiene que dar por sentado que será el mismo en todas las motos un equipo. Esto es, que el ajuste que se ha hecho en la moto de Marc Márquez -por ejemplo-, será el mismo que tendrá la GP de Jorge Lorenzo. Y es que, aunque sean modelos iguales, las sensaciones para los competidores son diferentes y se deben de ajustar de acuerdo a las necesidades de cada uno.