Llevan más allá el realismo de los simuladores de pilotaje

Una patente muestra lo que podrá ser el próximo paso de los simuladores de manejo en motocicleta.

El VI-Grade luce como una revolución en el segmento, ya que permitiría simular fuerzas que se ejercen sobre la máquina y el piloto, lo que sería muy útil en el manejo en carreras.

Los dibujos muestran un simulador con brazos articulados, arneses y cables que llevarían la experiencia a nuevos niveles. Los modelos actuales están muy limitados en inclinación y recreación de fuerzas.

Comparados con los simuladores de autos, los de motos tienen muchas más dificultades; básicamente se limita a experiencias cercanas a videojuegos avanzados que permiten que los pilotos memoricen trazados, pero no mucho más.

Por eso VI-Grade implementa los brazos y puntos de anclaje, para la moto y el conductor, que contribuirían a la profesionalización de los simuladores al ofrecer experiencias más cercanas a la pista, con ángulos de inclinación y fuerzas derivadas de la posición y velocidad. Esto brindaría entrenamientos bajo techo de mucho mayor valor.

Como sabemos, no siempre las patentes se convierten en modelos de producción, pero indican hacia dónde podría moverse la industria en el futuro.

Por lo pronto, la idea suena bien para fabricantes y equipos de carreras.